Abastecer de alimentos a 600 millones de personas en 2020 requiere definir la agenda tecnológica del sector para los próximos años. Createch, con la participación del Inta, convocará este miércoles y jueves a pensar sistemas agrícolas competitivos y sustentables.

Con una cosecha récord de 137 millones de toneladas en la campaña 2016/2017, el sector agrícola es el protagonista principal del regreso al crecimiento de la Argentina y tiene otro desafío por delante: aumentar la producción en un 2 % anual y abastecer de alimentos a 600 millones de personas en 2020. Para alcanzar ese objetivo, es estratégico definir la agenda tecnológica de la agroindustria de los próximos años, para lo cual el congreso Createch –organizado por Aacrea con la participación del Inta – convocará este miércoles y jueves, en el estadio Orfeo de la ciudad de Córdoba, a pensar sistemas más competitivos y sustentables.
La agroindustria genera el 32% de empleo directo a escala nacional, aporta el 18% del PBI, invierte U$s40 mil millones anuales y representa el 60% de las exportaciones globales. Por eso se la reconoce como el motor del desarrollo económico y social del país.
Mariano Bosch, vicepresidente del Inta, aseguró: “El sector ha alcanzado un desarrollo interesante pero no suficiente, entonces estamos en un momento bisagra donde podemos dar el salto”. Para eso, “es central pensar la agroindustria del futuro con sistemas agrícolas más competitivos y sustentables”, comentó.
Por su visión estratégica para encarar los desafíos del agro y su experiencia en articular con los diversos actores, el Inta formó parte del equipo responsable del temario de Createch, con el objetivo de generar un espacio de intercambio y construcción colectiva para definir la agenda tecnológica de la agroindustria en los próximos años. “Es un excelente signo de los tiempos que desde lo privado se valorice el trabajo de una organización del Estado”, observó.
Generación de empleo, agregado de valor, conocimiento, sustentabilidad, productividad son algunos de los temas que abordará. Además, “el congreso está claramente orientado a la búsqueda de tecnologías y sistemas de producción que contemplen todas estas nuevas implicancias que el mundo está viendo en relación con el cuidado del ambiente”, manifestó Bosch.
“Los nuevos conceptos de sustentabilidad son mucho más amplios de lo que se pensaba hace 15 o 20 años”, aseguró. “Estamos hablando de calentamiento global y otros temas que muestran que hay un margen para corregir”, advirtió y agregó que “el Inta es punta de lanza en lo que hace a la investigación desde el punto de vista ambiental y en lo que es tecnologías y procesos”.

Hacia adelante
Michael Dover, presidente de la comisión organizadora del Createch, indicó que “Argentina, históricamente, ha sido adoptadora temprana de tecnología, desde el silo bolsa, la soja transgénica, siempre ha sido muy dinámica”. Pese a tratarse de “un ámbito difícil desde lo económico, un país sin subsidios, a diferencia de otros países desarrollados, el productor siempre ha estado buscando la manera creativa de poder hacer más rentables y sostenibles sus negocios”, aseguró.
“Es un evento que organizamos cada tres años, donde paramos la pelota y miramos para adelante cuáles son las tecnologías, oportunidades y amenazas que se nos vienen en el corto y mediano plazo”, planteó. “Hay cuatro grandes ejes: uno es Ambiente y cambio climático, otro es Tecnologías y procesos, Empresas atractivas y el último Las personas y la tecnología”, explicó.
El primero abordará los desarrollos disponibles para enfrentar la variabilidad climática y casos de empresas que incorporaron este tipo de herramientas.
El bloque de Tecnologías y procesos expondrá el impacto de la automatización y robótica, el rol de las innovaciones para gestionar más y mejor las empresas agropecuarias y la importancia de las herramientas genéticas como potenciadoras de las actividades productivas. Ahí disertarán especialistas del Inta: Enrique Paván, del Grupo de Nutrición y Metabolismo de Balcarce –Buenos Aires–, sobre los desafíos de los sistemas de producción animal; Fernando Andrade, de la Unidad Integrada Balcarce acerca de tecnologías y procesos de producción y Esteban Hopp, investigador de Castelar.
En cuanto a su exposición sobre las herramientas genéticas y la edición génica, Hopp expresó: “Si dimensionamos el impacto que han tenido los cultivos mejorados tanto por mutagénesis y transgénesis en el sector agroindustrial argentino hasta ahora, se puede tener una idea del impacto que tendrá una tecnología que permite hacer las mismas aplicaciones pero de nueva generación”.
En ese sentido, explicó que “la edición génica produjo ya un salto tecnológico para la ingeniería genética porque ahora se pueden editar, corregir y mejorar secuencias específicas de nucleótidos en el ADN de una manera más sencilla, precisa y  económica” y comentó que permite obtener, en forma mejorada, los mismos productos que por mutagénesis “pero con varias ventajas porque las mutaciones no son al azar, sino dirigidas en forma específica”.
El eje Empresas atractivas es una invitación a incorporar los conceptos de sostenibilidad, pensamiento estratégico, diversificación y colaboración, como motor de la integración productiva y público privada para generar modelos de emprendimientos exitosos y perdurables. Para Dover, se trata de “hacerlas atractivas no sólo para los accionistas actuales y la próxima generación, sino también para las comunidades donde están radicadas, porque si no se suman a desarrollo de las comunidades no van a ser sostenibles en el tiempo”.
El último bloque analizará el proceso de cambio en el sector agropecuario, el factor humano en las empresas y la generación y potenciación de la cultura innovadora en los equipos de trabajo mediante la tecnología.


 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Campo

    Tapas del día