El establecimiento educativo ubicado en el barrio Madariaga empezó a adaptarse a las necesidades especiales de sus alumnos, dado que cuentan con 15 estudiantes con capacidades diferentes. Ayer comenzaron las reformas de los sanitarios.

 

En la Escuela N° 8 “Juan Bautista Alberdi” ayer comenzaron las reformas estructurales de sanitarios, que serán ajustados a los parámetros de accesibilidad universal. La novedad fue celebrada por toda la comunidad, pero sobre todo por una alumna con silla de ruedas a quien las barreras arquitectónicas le significaban un problema.
Desde hace varios años que los docentes de dicha institución vienen trabajando para contener intelectualmente a los niños con requerimiento de educación especial; y al mismo tiempo fueron solicitando reformas edilicias para adaptar la antigua arquitectura de la escuela a las necesidades específicas del alumnado.
De hecho actualmente asisten al establecimiento educativo 15 estudiantes con diferentes discapacidades. Quienes en la mayoría de los casos necesitan de salones amplios, libres de distracción y con circulación accesible.
En este contexto, a comienzo de año se colocaron rampas en los accesos, actualmente avanzan las obras de accesibilidad en los sanitarios y mientras tanto aguardan que se apruebe la edificación de dos nuevas aulas accesibles.
“Teníamos como necesidad urgente la adaptación de los baños, ya que tenemos una estudiante con silla de ruedas y el año que viene desde el jardín de infantes nos avisaron que sumaremos un alumno que tiene una discapacidad motriz. Realizamos los pedidos formales al Ministerio de Educación, y ya comenzaron las reformas de los sanitarios”, comentó a El Litoral la directora de la Escuela N° 8 Margarita Morales.
La urgencia del caso radicaba en el hecho de que la alumna necesitaba del acompañamiento continuo de su madre, dado que los docentes no pueden tener trato directo en los ámbitos de privacidad. “Su madre tenía que venir durante la jornada lectiva para acompañarla al baño y los días en que se sentía descompuesta directamente tenía que faltar”, comentó al respecto la profesora.

Aulas
La Escuela N° 8 de a poco se fue adaptando a las necesidades especiales del alumnado. “Nos queda sólo por gestionar el pedido de dos aulas, justamente por necesidades integradoras ya que actualmente utilizamos la biblioteca y el escenario como salones”, indicó Margarita Morales.
Por un lado, la utilización del escenario como aula será problemático el año que viene ya que le tocará a un grado que cuenta con un estudiante que tiene problemas de disminución visual y el sector posee varios escalones.
 “Necesitamos más aulas, pero por lo pronto ese salón se tendrá que mover porque tiene tres escalones y será peligroso”, señaló la docente.
En tanto que la biblioteca no pueden utilizarla en el caso de alumnos con autismo debido a que se trata de un ámbito de fácil distracción.
Para cerrar, desde la institución indicaron que trabajan junto con las docentes integradoras, que llegan desde las escuelas especiales con quienes articulan la labor de inclusión en pos de la adaptación de aquellos que tengan necesidades de educación especial. Continuamente se realizan capacitaciones al respecto.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Educación

    Tapas del día