Vandenbroele puede contar cómo el dueño del banco Macro forjó una alianza con Boudou desde los tiempos de “Aimé” en la Anses, que se potenció en el Ministerio de Economía.

 

Por Hugo Alconada Mon 
Nota publicada en el diario La Nación.

Tres son los nombres que puede aportar el ahora arrepentido  Alejandro Vandenbroele: Jorge Brito, Ricardo Echegaray y Gildo Insfrán. El banquero más importante de la Argentina, el ex titular de la Afip y el eterno gobernador de Formosa. ¿Por qué puede Vandenbroele incriminar a tres figuras tan disímiles? Porque los tres se conectan a través del ex vicepresidente, Amado Boudou. Señalado como su presunto testaferro, las evidencias muestran que Vandenbroele comenzó a trabajar para él y para su alter ego, José María Núñez Carmona, desde 2009. Y de allí al trío señalado resta sólo un paso. ¿Qué puede contar Vandenbroele sobre Brito? Cómo el dueño del banco Macro forjó una alianza con Boudou desde los tiempos de “Aimé” en la Anses, que se potenció en el Ministerio de Economía.
Puede contar que a pedido de Boudou, la misteriosa sociedad The Old Fund comenzó a operar en el Banco Macro, donde obtuvo facilidades y beneficios, como así también puede contar cómo un colaborador de Brito, Máximo “Macho” Lanusse, desembarcó de un día para otro en la ex Ciccone Calcográfico, como su teórico número dos, pero con un sueldo más alto que el suyo, que era el presidente.
Vandenbroele puede contar, además, cómo fue la verdadera “ruta del dinero” para resucitar la ex Ciccone. Un buen amigo de Brito, Raúl Moneta, puso el rostro, pero no era el verdadero financista. Y puede contar quién solventó sus gastos -y los de Lanusse, entre otros- desde que estalló el escándalo.
¿Qué puede contar sobre Echegaray? Puede revelar cuál fue el verdadero rol del entonces titular del organismo tributario en la resurrección de la ex Ciccone. Por ejemplo, a la hora de concederle un plan de pagos excepcional que en la copia del expediente administrativo de la Afip que recibió la Justicia jamás se concedió a esa empresa, pero que varias fuentes confirmaron a La Nación que sí se otorgó pero que, tras el escándalo, se adulteraron los tramos decisivos del expediente para protegerlo a Echegaray. 

Negocios y poder
Puede contar, además, cómo era la relación entre Boudou y Echegaray -que se conocen desde sus años universitarios en Mar del Plata, y cómo era la interacción entre los lugartenientes de ambos, Guido Forcieri y Rafael Resnick Brenner.
¿Qué puede contar sobre Gildo Insfrán? Puede revelar cuál fue la verdadera razón por la que el gobierno de Formosa contrató a The Old Fund para un supuesto asesoramiento para el que no tenía especialistas, ni experiencia previa, pero por la que cobró $ 7,8 millones. Con un dato adicional: The Old Fund debía asesorar a Formosa en la reestructuración de su deuda con el Estado nacional, cuando Boudou era ministro de Economía.
En este caso, Vandenbroele podría aportar información sobre la “ruta del dinero”. Apenas cobró esa comisión de $7,8 millones, el ahora arrepentido giró $2,2 millones (cerca del 30%) a Martín Cortés, quien por entonces era accionista, director y presidente del Banco de Formosa, además de los principales operadores de Insfrán en Buenos Aires.
Vandenbroele puede contar, además, qué pasó con el resto del dinero. ¿Por qué? Porque sólo se sabe que compró dólares por más de $4 millones y se los llevó, en efectivo, de la cuenta bancaria de The Old Fund. Desapareció por las calles de la City porteña con más de US$1,2 millón, cash. ¿A dónde fue a parar ese dinero? Si se sabe, al menos, de qué banco lo retiró: el Macro, de Brito.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Opinión

    Tapas del día
    Columnistas