Comida, comida, comida y más comida. Fin de año y todo parece ser que gira en torno a reuniones, fiestas y claro ¡hay comida! Cómo controlar las tentaciones y no caer en la pesadez y cargar con unos kilitos de más? 

Por Narella Antonina Colussi
Colaboración Especial
Llegamos a la época más festiva del año, despedidas, cierre de ciclos, cenas, agasajos, Navidad y Año Nuevo, todos los eventos giran alrededor de comidas que constituyen una verdadera tentación. Se comparten bocaditos fríos, platos tradicionales, postres, pan dulce, garrapiñada y el famoso brindis en donde predomina el alcohol y las gaseosas azucaradas. A la hora de cuidar la nutrición, es necesario conocer la importancia de disfrutar con placer de los platos que nos gustan pero estando atentos a evitar excesos que pueden perjudicar la salud, lo cual se logra controlando las porciones y planificando las comidas.
Es común que de sólo pensar en todos los alimentos que nombramos empecemos a preocuparnos por cuál será el estado de nuestro estómago el día después de las cenas, el estado de nuestro peso, si es que afrontamos un plan de descenso, o el estado general de nuestra salud si es que padecemos enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión o dislipemias. 
Estas preocupaciones se presentan acompañadas de la falsa creencia de que para no dañar nuestra salud deberemos auto prohibirnos todas las delicias culinarias típicas y solamente consumir la frustrante hoja de lechuga y el tomate. 
 
Buena nueva 
La buena noticia es que ¡no debe ser así!, los seres humanos nos alimentamos, además de por cuestiones meramente biológicas, por factores sociales que se encuentran en la constante búsqueda de placer, por ello la comida, generalmente, es el centro de las reuniones y eventos, descuidando muchas veces que lo esencial es la compañía y disfrutar de los buenos ratos.
Por esto, recomendamos que pongamos en nuestros platos alimentos ricos, típicos de las festividades, adheridos a nuestros gustos y costumbres pero asumiendo la responsabilidad de que cada quien debe cuidar las porciones que consume y priorizar el cuidado de la salud y el alcance de un estilo de vida saludable.     
 
Consejos  
Para quitar dramatismo a la cuestión y sembrar conciencia de los frutos beneficiosos de asumir la auto responsabilidad de nuestra salud, compartimos algunos nutri consejos que permitirán que disfrutemos relajada y placenteramente de las festividades sin sentir culpa al día después:
* Constituir el pensamiento de que se puede consumir todos los alimentos placenteros y típicos de ésta época pero con autocontrol para evitar excesos.
* Tener en claro de que ¡no se trata de la última cena! Sino de momentos especiales del año que se comparten con familia y amigos por lo cual el eje de la atención debe girar en torno a ello y no a devorar un banquete entero.
* Los días previos a los festejos proponerse comer saludablemente, cuidar la hidratación con el consumo de agua, fomentar la ingesta de frutas y verduras de estación, privilegiar el consumo de carnes magras y evitar las golosinas, dulces y snacks.
* Controlar el consumo de alcohol antes y después de los diferentes eventos, procurando realizar las comidas con agua, gaseosas zero o aguas saborizadas light y reservar la copa de vino o champagne para el momento del brindis.
* No saltear las 4 comidas que deben realizarse al día ni restringir grupos de alimentos.
* No abandonar la actividad física: es el principal aliado amortiguador en el balance energético. La caminata, el gimnasio, la bicicleta fija o la cinta son herramientas silenciosas que apoyan nuestro buen estado de salud.
* Mesa dulce: alimentos típicos como pan dulce, budín, turrón, garrapiñada, tiramisú, helado, etc. no están prohibidos de ninguna manera sino que deben consumirse en el momento oportuno para generar placer y en la cantidad adecuada para que no constituyan un exceso dietético.
* Determinar que este  tiempo final del año constituye un momento de auto reflexión y de sembrar conciencia para realizar los cambios necesarios en el estilo de vida.
Para culminar como última recomendación es necesario recordar que ninguna de estas sugerencias serán de utilidad y darán frutos positivos sin la disciplina y autodeterminación individual de llevar una alimentación equilibrada que permita gozar de un buen estado de salud. Las auto prohibiciones o dietas restrictivas que prohíben grupos de alimentos o nutrientes en particular, son estrategias que  te permitirán conseguir un breve descenso de peso, pero no son sustentables a largo plazo y generalmente se presentan acompañadas del famoso “efecto rebote”.
 
EL DATO
Narella Antonina Colussi
Magíster Internacional en Nutrición y Dietética con especialización en Nutrición Clínica.
Mendoza 1471, Corrientes. Celular: 0379154628308
 
 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día