Fernández cuenta cuando River vino a llevarse a “Pancho” Sá
ellitoral.com.ar

Miércoles 19de Diciembre de 2018CORRIENTES22°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$37,30

Dolar Venta:$39,10

Fernández cuenta cuando River vino a llevarse a “Pancho” Sá

REY DE COPAS. FRANCISCO SA, CON LA CAMISETA DE BOCA JUNIORS, DONDE TRIUNFO AL IGUAL QUE EN INDEPENDIENTE.
HURACAN. FERNANDEZ (EL QUINTO DE IZQUIERDA A DERECHA EN LA FILA DE ARRIBA) CON EL EQUIPO DEL B° BERON de ASTRADA.
En las historias futboleras, hasta hoy en día se habla de que dirigentes de River Plate vinieron un día a verlo a Francisco Fernández y se terminaron llevando a Francisco “Pancho” Sá, el formoseño de Las Lomitas que surgió en las inferiores de Central Goya, pasando luego por Huracán, para  después triunfar con Independiente y Boca.
¿Cómo fue aquella historia: la gente de River vino a llevarse a Francisco Fernández o a Francisco Sá?
“Yo quiero aclarar algo porque pasa el tiempo y esto no es así como se dice. No sé quién fue el que inventó esto. La verdadera historia es es la siguiente: me tocó jugar un Regional contra Sarmiento, en partidos de ida y vuelta. Ganamos, 1 a 0, en Lipton y fuimos al Chaco a disputar la revancha. Eduardo Maglioni marró un penal sobre la hora y clasificamos nosotros. A los 15 minutos se fueron expulsados Nelson Martínez de Sarmiento y Pancho Sá.
Finalizado el encuentro se acercó un hombre de saco y corbata y me preguntó en los vestuarios cómo me llamaba. Fernández le dije y se dio media vuelta. Antes de irse, le pregunté quién era. Soy directivo de River y vine para llevar a Sá. Pensé que era usted, pero el informe que llevo es que me gustó más su rendimiento que lo que hizo Sá esta tarde. Me confundí, pensé que Sá era usted, me contestó. Como había periodistas cerca se armó toda toda una historia, y se tergiversó todo”.
¿Cuándo se enteró que Pancho Sá finalmente iba a River?
“Pasó un tiempo hasta que se me acercó Pocho Romero Feris y me dijo: ‘¿Sabés que lo llevo a Pancho a River?’. Bueno le contesté, ojalá que le vaya bien. Si algo tengo es que no soy egoísta. Eso le cayó muy mal a Labruna, el técnico vio que lo quisieron apurar o armar el equipo. No le gustó que Pocho impusiera su influencia. Lo ponía a Sá -recomendado- muy pocas veces. Cuando Didí lo reemplaza a Labruna en la dirección técnica, vienen a jugar a cancha de Lipton, empatamos 1 a 1 y pararon en Empedrado. Oscar Romero, técnico de la selección correntina y yo los visitamos y le preguntamos al entrenador por qué Pancho no jugaba, y Didí nos mostró una lista de jugadores que pasaban los 25 años, que estaban marginados, entre ellos, Sá. Había que darles prioridad a los pibes de esa época: Juan José López, Joaquín Martínez, Norberto Alonso, Ghiso, Merlo, etc. Eso fue lo que pasó”.
Pero ¿después triunfó en Independiente?
“Una tarde en una práctica, los hermanos Ermindo y Daniel Onega, Roberto Matosas y Ferreiro estaban castigados y entrenaban aparte. En ese interín, en un descanso, “Pipo” Ferreiro, ex Independiente, le dijo: ‘¿Qué vas a hacer ahora Pancho?’. Y él le contestó que quería jugar o sino se volvía a Corrientes.
Ferreiro lo llamó a Vladislao Cap, ex River, que era entrenador del “Rojo” y lo recomendó. Pancho entró en Indepen-diente con el pie derecho. Justo que llegó se lesionó el capitán, Rubén Marino Navarro, alias “Hacha Brava”, y Cap lo llamó a Sá y le dijo que entre en su lugar. Pancho ingresó, se mandó un partidazo y nunca más dejó la titularidad.
Esto marca que estaba predestinado a que Pancho fuera un jugador destacado a nivel internacional.
“A eso yo llamo suerte. Llegó en el momento justo y mostró sus condiciones que lo llevaron incluso a jugar el Mundial de Alemania. En cambio a mí, desde los 23 a los 30 años el tiempo me pasó volando. Quiero decir con esto que si alguien en ese lapso me decía tenés que viajar a Buenos Aires y te van a poner a prueba, yo estaba seguro de que no iba a fallar”.

El mejor partido de su vida
“Fernández ya había tomado la decisión de colgar los botines, pero a las pocas semanas sonó el teléfono. Me dijo que era el doctor García, presidente de Sarmiento y me pidió que jugara con ellos un amistoso en el Chaco ante Boca Juniors. Le contesté que no, por varias razones que no vienen al caso, pero como insistió le dije que de la única forma que jugaría sería que ellos me paguen algún honorario. Discutimos un rato y accedió. El técnico boquense era José María Silvero, campeón del ‘69, o sea, el actual campeón del fútbol argentino. Jugamos y empatamos 1 a 1.
Ante Boca campeón y con todas sus figuras, jugué el mejor partido de mi vida, y les demostré a los marplatenses que no era un fracasado. Yo me sentía seguro de mis condiciones. 
En el primer tiempo, marqué a “Rojitas” (Angel Clemente Rojas) y en el segundo, al tanque cordobés, Hugo Curioni. Antes de jugar me dije que era el momento de mostrarles a todos lo que yo podía hacer. En esa época jugar contra Boca Juniors en el interior era inevitable la goleada. Pero ese partido jugué como nunca, barrí a los costados, salí jugando, gané por arriba, me mandé un partidazo. Le gané siempre a Rojitas y a Curioni. Nunca lo podré olvidar”.
¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Fernández cuenta cuando River vino a llevarse a “Pancho” Sá

REY DE COPAS. FRANCISCO SA, CON LA CAMISETA DE BOCA JUNIORS, DONDE TRIUNFO AL IGUAL QUE EN INDEPENDIENTE.
REY DE COPAS. FRANCISCO SA, CON LA CAMISETA DE BOCA JUNIORS, DONDE TRIUNFO AL IGUAL QUE EN INDEPENDIENTE.
En las historias futboleras, hasta hoy en día se habla de que dirigentes de River Plate vinieron un día a verlo a Francisco Fernández y se terminaron llevando a Francisco “Pancho” Sá, el formoseño de Las Lomitas que surgió en las inferiores de Central Goya, pasando luego por Huracán, para  después triunfar con Independiente y Boca.
¿Cómo fue aquella historia: la gente de River vino a llevarse a Francisco Fernández o a Francisco Sá?
“Yo quiero aclarar algo porque pasa el tiempo y esto no es así como se dice. No sé quién fue el que inventó esto. La verdadera historia es es la siguiente: me tocó jugar un Regional contra Sarmiento, en partidos de ida y vuelta. Ganamos, 1 a 0, en Lipton y fuimos al Chaco a disputar la revancha. Eduardo Maglioni marró un penal sobre la hora y clasificamos nosotros. A los 15 minutos se fueron expulsados Nelson Martínez de Sarmiento y Pancho Sá.
Finalizado el encuentro se acercó un hombre de saco y corbata y me preguntó en los vestuarios cómo me llamaba. Fernández le dije y se dio media vuelta. Antes de irse, le pregunté quién era. Soy directivo de River y vine para llevar a Sá. Pensé que era usted, pero el informe que llevo es que me gustó más su rendimiento que lo que hizo Sá esta tarde. Me confundí, pensé que Sá era usted, me contestó. Como había periodistas cerca se armó toda toda una historia, y se tergiversó todo”.
¿Cuándo se enteró que Pancho Sá finalmente iba a River?
“Pasó un tiempo hasta que se me acercó Pocho Romero Feris y me dijo: ‘¿Sabés que lo llevo a Pancho a River?’. Bueno le contesté, ojalá que le vaya bien. Si algo tengo es que no soy egoísta. Eso le cayó muy mal a Labruna, el técnico vio que lo quisieron apurar o armar el equipo. No le gustó que Pocho impusiera su influencia. Lo ponía a Sá -recomendado- muy pocas veces. Cuando Didí lo reemplaza a Labruna en la dirección técnica, vienen a jugar a cancha de Lipton, empatamos 1 a 1 y pararon en Empedrado. Oscar Romero, técnico de la selección correntina y yo los visitamos y le preguntamos al entrenador por qué Pancho no jugaba, y Didí nos mostró una lista de jugadores que pasaban los 25 años, que estaban marginados, entre ellos, Sá. Había que darles prioridad a los pibes de esa época: Juan José López, Joaquín Martínez, Norberto Alonso, Ghiso, Merlo, etc. Eso fue lo que pasó”.
Pero ¿después triunfó en Independiente?
“Una tarde en una práctica, los hermanos Ermindo y Daniel Onega, Roberto Matosas y Ferreiro estaban castigados y entrenaban aparte. En ese interín, en un descanso, “Pipo” Ferreiro, ex Independiente, le dijo: ‘¿Qué vas a hacer ahora Pancho?’. Y él le contestó que quería jugar o sino se volvía a Corrientes.
Ferreiro lo llamó a Vladislao Cap, ex River, que era entrenador del “Rojo” y lo recomendó. Pancho entró en Indepen-diente con el pie derecho. Justo que llegó se lesionó el capitán, Rubén Marino Navarro, alias “Hacha Brava”, y Cap lo llamó a Sá y le dijo que entre en su lugar. Pancho ingresó, se mandó un partidazo y nunca más dejó la titularidad.
Esto marca que estaba predestinado a que Pancho fuera un jugador destacado a nivel internacional.
“A eso yo llamo suerte. Llegó en el momento justo y mostró sus condiciones que lo llevaron incluso a jugar el Mundial de Alemania. En cambio a mí, desde los 23 a los 30 años el tiempo me pasó volando. Quiero decir con esto que si alguien en ese lapso me decía tenés que viajar a Buenos Aires y te van a poner a prueba, yo estaba seguro de que no iba a fallar”.

El mejor partido de su vida
“Fernández ya había tomado la decisión de colgar los botines, pero a las pocas semanas sonó el teléfono. Me dijo que era el doctor García, presidente de Sarmiento y me pidió que jugara con ellos un amistoso en el Chaco ante Boca Juniors. Le contesté que no, por varias razones que no vienen al caso, pero como insistió le dije que de la única forma que jugaría sería que ellos me paguen algún honorario. Discutimos un rato y accedió. El técnico boquense era José María Silvero, campeón del ‘69, o sea, el actual campeón del fútbol argentino. Jugamos y empatamos 1 a 1.
Ante Boca campeón y con todas sus figuras, jugué el mejor partido de mi vida, y les demostré a los marplatenses que no era un fracasado. Yo me sentía seguro de mis condiciones. 
En el primer tiempo, marqué a “Rojitas” (Angel Clemente Rojas) y en el segundo, al tanque cordobés, Hugo Curioni. Antes de jugar me dije que era el momento de mostrarles a todos lo que yo podía hacer. En esa época jugar contra Boca Juniors en el interior era inevitable la goleada. Pero ese partido jugué como nunca, barrí a los costados, salí jugando, gané por arriba, me mandé un partidazo. Le gané siempre a Rojitas y a Curioni. Nunca lo podré olvidar”.