Colectivos autogestionados, una alternativa para las bandas emergentes
ellitoral.com.ar

Miércoles 19de Diciembre de 2018CORRIENTES22°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$37,30

Dolar Venta:$39,10

Colectivos autogestionados, una alternativa para las bandas emergentes

imagen_1
“LA BUENA VIOLENCIA DE LA MENTE” HABLA DE SU SELLO “DEL MONTE”

El under del rock encontró hace algunos años una alternativa para ingresar al rock business sin recurrir a grandes discográficas. Se trata de la autogestión y el trabajo colaborativo, un sistema que garantiza a las nuevas bandas un espacio en escenarios locales, regionales y hasta nacionales.
Aunque en Corrientes el desarrollo de la escena roquera es limitado, cada vez son más los grupos que buscan salir delante. Este es el caso por ejemplo de “La Buena Violencia de la Mente” y “Carlos Sánchez y las llaves”, que se unieron para lanzar el sello independiente “Del Monte”. “La idea es generar una especie de colectivo, algo que nos permita viajar y llevar nuestra música a distintas provincias sin tener que instalarnos en Buenos Aires”, dijo Ale Marasso que junto a Guido Lovato (ambos integrantes de “La Buena Violencia de la Mente”), visitaron El Litoral para hablar de la banda y especialmente del sello que será presentado este fin de semana en Picasso Pub. 

¿“La Buena Violencia de la Mente” comenzó como un proyecto serio o un entretenimiento?
Guido Lovato: “La Buena Violencia de la Mente” nace en 2007 cuando regresé de un viaje. Ahí me puse en contacto con Ale y le dije “vamos a hacer algo”. Así arrancamos con un proyecto de verano en el cual se acopló otro integrante y después se generó un trío conformado por Alejandro Marasso, Raúl Velásquez, que no pudo venir hoy y yo que soy el baterista Guido Lovato. Comenzamos con la idea de componer, grabar y salir a tocar. En el primer tiempo grabamos un primer disco que se llamó “La Buena Violencia de la Mente”. Después seguimos con la realización de algo así como una ópera de rock, algo más complejo con mucha composición y trabajo.
Alejandro Marasso: Si bien a nosotros no nos interesa encasillarnos en algo, podemos decir que nacimos con una fuerte influencia del rock progresivo de los años ‘70.

¿Cuántos discos tienen?
A: Dos, el segundo disco se llama “Saga de los Pájaros”. Después hubo una publicación digital que se hizo, pero fue un trabajo difícil que llevó mucho tiempo y por distintas razones se publicó cuando la banda estaba separada. Apareció sólo en formato digital. Estuvo un tiempo colgado en Internet y después lo saqué porque a mí personalmente me dejó de gustar. Me encantan las canciones del disco, lo que no me agradó fue el resultado sonoro final.

 Ahora están lanzando un sello, ¿cómo surgió esa idea?
G: Estamos trabajando en conjunto.
A: Espera, contale. Nosotros en julio nos volvimos a juntar y ahí iniciamos una serie de actividades.
G: Claro, en julio como decía Ale se vuelve a reunir el grupo original de la banda. Haciendo un poco de historia quiero resaltar que después del segundo disco se trabajó en canciones con otra formación. Ale y yo seguíamos participando, Rauli se había ido a vivir a Buenos Aires en ese entonces. Después de ese tercer grupo de canciones hicimos un cuarto grupo. Ninguno fue grabado y lanzado. Entonces en composición hay cuatro discos listos. Luego de eso entramos en una etapa en la que decidimos cerrar las puertas de “La Buena Violencia”, porque ya no estaba Rauli. No era el mismo espíritu, Ale encaró el proyecto de “Ale Marasso y los camalotes” y yo siempre voy flotando al lado de él, y le metimos a eso junto a otro grupo de gente. Fue en eso en lo que estuvimos trabajando hasta el año pasado que también “Los Camalotes” se estancaron en una orilla. Apareció Rauli nuevamente con una propuesta de juntarnos y “La Buena Violencia de la Mente” volvió a los escenarios con un repertorio muy amplio. A partir de ahí surgió la idea de llegar un poco más lejos de lo que lo hicimos la última vez. Avanzar un poco más era empezar a ver qué queríamos nosotros. “Queremos quedarnos acá en Corrientes, bueno tenemos la sala, contamos con un lugar donde trabajar y decidimos ampliar el espectro. De esta manera comenzamos a organizar el sello que se llama “Del Monte”. 

 ¿Cuál es el objetivo del sello “Del Monte”?
G. Bueno el sello es más que nada una productora, una ejecutora, un ente que va a tramitar recitales y cuestiones relacionadas a la producción musical y lo que podamos ir armando con los grupos que están trabajando hoy en el estudio “Del Monte”, que son “La Buena Violencia de la Mente” y “Carlos Sánchez y las llaves”. Eso no significa que las puertas van a estar cerradas para los demás, pero decidimos en un principio trabajar para nosotros porque somos los que estamos ahí y trabajamos. No es que tenemos una oficina con gente trabajando para las bandas. LA primera producción del sello es el lanzamiento. 

¿Cómo va a ser el lanzamiento?
G: Bueno las dos bandas del sello van a participar del lanzamiento junto a Ale como solista y también con los Camalotes. Básicamente se trata de un intercambio con un grupo muy importante de músicos de Buenos Aires que pertenecen a un sello independiente que se llama “Noseso Records” y ellos van a estar presentes. Serán más o menos 10 personas que van a estar visitando la ciudad tocando en distintos grupos y compartiendo escenario con las bandas anfitrionas.
A: Están programados cinco recitales, el primero para  el sábado, a las 12, en Picasso, que es algo así como el escenario del rock acá en Corrientes. Ese día se presenta “La Buena Violencia de la Mente”, y está invitada “Gualicho Turbio”, que es una banda muy interesante que hace algo así como blues, psicodélico de garaje con mezcla de punk. Es muy interesante porque está formada por un cantante que toca las maracas, un armoniquista y un baterista que con los pies toca la batería, con la mano toca la guitarra y canta. Es algo así como una “mono banda” y la música tiene una energía muy buena que te da ganas de bailar. 
El domingo, a las 22, va a haber un recital acústico con tinte poético, en el que se presentará Zelmar Garín. El es el fundador de “Noseso Records” y su música es increíble, a mi me parece un lujo que venga a tocar a Corrientes. El siguiente fin de semana tenemos la presentación del viernes con “Carlos Sánchez y las Llaves”, y “Fútbol”, una banda muy rockera que te agita y despierta (es una banda que hace muchas giras con Pez). Al día siguiente (siempre en Picasso) toca de nuevo “La Buena Violencia”, “Ale Marasso y los Camalotes” y luego “Riki Riki Tave”, que es un grupo emergente de Buenos Aires. El cierre será el domingo en Resistencia.

 ¿Cómo se contactaron con la gente de “Noseso Records”?
A: El cantante de “Gualicho Turbio”, Juanjo Cabrera se contactó conmigo hace muchos años para decirme que le encantaba “La Buena Violencia”. El era militar y estuvo trabajando en una base en Formosa y siempre tenía como una doble vida. Hablaba con la gente de Formosa preguntando por las bandas locales y así un disco de “La Buena Violencia” aparece en manos de él y se vuelve como fan de la banda. Cuando se enteró que nosotros volvíamos a juntarnos se mandó y vino. Ahí el me contó cómo era el trabajo en “Noseso Records”, que si bien pertenece al under porteño es una gran puerta para nosotros porque la prensa especializada en rock está muy atenta a ellos. 

 Ahora vienen ellos, ¿ustedes tienen pensado ir a Buenos Aires?
A: Esa es la idea. Parece que es un poco como está funcionando el rock ahora. Nosotros cuando comenzamos a tocar en 2006, 2007 había otra mentalidad, no se usaban tanto las redes sociales en lo que es difusión de música. Vos hoy por hoy grabas un disco en Corrientes, lo subís y lo escucha alguien en Japón en Córdoba y te invita a tocar. Ya no es necesario que te instales en Buenos Aires a trabajar. Desde ese lugar nosotros nos queremos conformar como sello para generar una especie de colectivo, algo que vaya viajando por distintas ciudades.

¿En Corrientes hay un circuito del rock?
G: Con respecto al circuito de acá, tengo que decir que por suerte tenemos Picasso, un lugar que tiene mucha capacidad de gente y pudo sobrevivir al temblor que hubo en el centro. Si no contáramos con este pub tendríamos que alquilar un lugar. Este espacio es como una embajada que nos permite hacer un pacto con esta gente de Buenos Aires, después se puede hacer con otros de otras provincias. No obstante, no queremos caer en el círculo de tocar siempre en el mismo escenario, porque ya lo hicimos. Ahora lo que queremos es traer gente y que después nos lleve al Picasso de su provincia y así.
A:  Yo quiero aprovechar el sello para traer luego mayores cosas. Otros grupos de otras ciudades pero siempre del under porque nosotros no somos empresarios de la música.

POR VERONICA ECHEZARRAGA
vechezarraga@ellitoral.com.ar
¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Colectivos autogestionados, una alternativa para las bandas emergentes

“LA BUENA VIOLENCIA DE LA MENTE” HABLA DE SU SELLO “DEL MONTE”

El under del rock encontró hace algunos años una alternativa para ingresar al rock business sin recurrir a grandes discográficas. Se trata de la autogestión y el trabajo colaborativo, un sistema que garantiza a las nuevas bandas un espacio en escenarios locales, regionales y hasta nacionales.
Aunque en Corrientes el desarrollo de la escena roquera es limitado, cada vez son más los grupos que buscan salir delante. Este es el caso por ejemplo de “La Buena Violencia de la Mente” y “Carlos Sánchez y las llaves”, que se unieron para lanzar el sello independiente “Del Monte”. “La idea es generar una especie de colectivo, algo que nos permita viajar y llevar nuestra música a distintas provincias sin tener que instalarnos en Buenos Aires”, dijo Ale Marasso que junto a Guido Lovato (ambos integrantes de “La Buena Violencia de la Mente”), visitaron El Litoral para hablar de la banda y especialmente del sello que será presentado este fin de semana en Picasso Pub. 

¿“La Buena Violencia de la Mente” comenzó como un proyecto serio o un entretenimiento?
Guido Lovato: “La Buena Violencia de la Mente” nace en 2007 cuando regresé de un viaje. Ahí me puse en contacto con Ale y le dije “vamos a hacer algo”. Así arrancamos con un proyecto de verano en el cual se acopló otro integrante y después se generó un trío conformado por Alejandro Marasso, Raúl Velásquez, que no pudo venir hoy y yo que soy el baterista Guido Lovato. Comenzamos con la idea de componer, grabar y salir a tocar. En el primer tiempo grabamos un primer disco que se llamó “La Buena Violencia de la Mente”. Después seguimos con la realización de algo así como una ópera de rock, algo más complejo con mucha composición y trabajo.
Alejandro Marasso: Si bien a nosotros no nos interesa encasillarnos en algo, podemos decir que nacimos con una fuerte influencia del rock progresivo de los años ‘70.

¿Cuántos discos tienen?
A: Dos, el segundo disco se llama “Saga de los Pájaros”. Después hubo una publicación digital que se hizo, pero fue un trabajo difícil que llevó mucho tiempo y por distintas razones se publicó cuando la banda estaba separada. Apareció sólo en formato digital. Estuvo un tiempo colgado en Internet y después lo saqué porque a mí personalmente me dejó de gustar. Me encantan las canciones del disco, lo que no me agradó fue el resultado sonoro final.

 Ahora están lanzando un sello, ¿cómo surgió esa idea?
G: Estamos trabajando en conjunto.
A: Espera, contale. Nosotros en julio nos volvimos a juntar y ahí iniciamos una serie de actividades.
G: Claro, en julio como decía Ale se vuelve a reunir el grupo original de la banda. Haciendo un poco de historia quiero resaltar que después del segundo disco se trabajó en canciones con otra formación. Ale y yo seguíamos participando, Rauli se había ido a vivir a Buenos Aires en ese entonces. Después de ese tercer grupo de canciones hicimos un cuarto grupo. Ninguno fue grabado y lanzado. Entonces en composición hay cuatro discos listos. Luego de eso entramos en una etapa en la que decidimos cerrar las puertas de “La Buena Violencia”, porque ya no estaba Rauli. No era el mismo espíritu, Ale encaró el proyecto de “Ale Marasso y los camalotes” y yo siempre voy flotando al lado de él, y le metimos a eso junto a otro grupo de gente. Fue en eso en lo que estuvimos trabajando hasta el año pasado que también “Los Camalotes” se estancaron en una orilla. Apareció Rauli nuevamente con una propuesta de juntarnos y “La Buena Violencia de la Mente” volvió a los escenarios con un repertorio muy amplio. A partir de ahí surgió la idea de llegar un poco más lejos de lo que lo hicimos la última vez. Avanzar un poco más era empezar a ver qué queríamos nosotros. “Queremos quedarnos acá en Corrientes, bueno tenemos la sala, contamos con un lugar donde trabajar y decidimos ampliar el espectro. De esta manera comenzamos a organizar el sello que se llama “Del Monte”. 

 ¿Cuál es el objetivo del sello “Del Monte”?
G. Bueno el sello es más que nada una productora, una ejecutora, un ente que va a tramitar recitales y cuestiones relacionadas a la producción musical y lo que podamos ir armando con los grupos que están trabajando hoy en el estudio “Del Monte”, que son “La Buena Violencia de la Mente” y “Carlos Sánchez y las llaves”. Eso no significa que las puertas van a estar cerradas para los demás, pero decidimos en un principio trabajar para nosotros porque somos los que estamos ahí y trabajamos. No es que tenemos una oficina con gente trabajando para las bandas. LA primera producción del sello es el lanzamiento. 

¿Cómo va a ser el lanzamiento?
G: Bueno las dos bandas del sello van a participar del lanzamiento junto a Ale como solista y también con los Camalotes. Básicamente se trata de un intercambio con un grupo muy importante de músicos de Buenos Aires que pertenecen a un sello independiente que se llama “Noseso Records” y ellos van a estar presentes. Serán más o menos 10 personas que van a estar visitando la ciudad tocando en distintos grupos y compartiendo escenario con las bandas anfitrionas.
A: Están programados cinco recitales, el primero para  el sábado, a las 12, en Picasso, que es algo así como el escenario del rock acá en Corrientes. Ese día se presenta “La Buena Violencia de la Mente”, y está invitada “Gualicho Turbio”, que es una banda muy interesante que hace algo así como blues, psicodélico de garaje con mezcla de punk. Es muy interesante porque está formada por un cantante que toca las maracas, un armoniquista y un baterista que con los pies toca la batería, con la mano toca la guitarra y canta. Es algo así como una “mono banda” y la música tiene una energía muy buena que te da ganas de bailar. 
El domingo, a las 22, va a haber un recital acústico con tinte poético, en el que se presentará Zelmar Garín. El es el fundador de “Noseso Records” y su música es increíble, a mi me parece un lujo que venga a tocar a Corrientes. El siguiente fin de semana tenemos la presentación del viernes con “Carlos Sánchez y las Llaves”, y “Fútbol”, una banda muy rockera que te agita y despierta (es una banda que hace muchas giras con Pez). Al día siguiente (siempre en Picasso) toca de nuevo “La Buena Violencia”, “Ale Marasso y los Camalotes” y luego “Riki Riki Tave”, que es un grupo emergente de Buenos Aires. El cierre será el domingo en Resistencia.

 ¿Cómo se contactaron con la gente de “Noseso Records”?
A: El cantante de “Gualicho Turbio”, Juanjo Cabrera se contactó conmigo hace muchos años para decirme que le encantaba “La Buena Violencia”. El era militar y estuvo trabajando en una base en Formosa y siempre tenía como una doble vida. Hablaba con la gente de Formosa preguntando por las bandas locales y así un disco de “La Buena Violencia” aparece en manos de él y se vuelve como fan de la banda. Cuando se enteró que nosotros volvíamos a juntarnos se mandó y vino. Ahí el me contó cómo era el trabajo en “Noseso Records”, que si bien pertenece al under porteño es una gran puerta para nosotros porque la prensa especializada en rock está muy atenta a ellos. 

 Ahora vienen ellos, ¿ustedes tienen pensado ir a Buenos Aires?
A: Esa es la idea. Parece que es un poco como está funcionando el rock ahora. Nosotros cuando comenzamos a tocar en 2006, 2007 había otra mentalidad, no se usaban tanto las redes sociales en lo que es difusión de música. Vos hoy por hoy grabas un disco en Corrientes, lo subís y lo escucha alguien en Japón en Córdoba y te invita a tocar. Ya no es necesario que te instales en Buenos Aires a trabajar. Desde ese lugar nosotros nos queremos conformar como sello para generar una especie de colectivo, algo que vaya viajando por distintas ciudades.

¿En Corrientes hay un circuito del rock?
G: Con respecto al circuito de acá, tengo que decir que por suerte tenemos Picasso, un lugar que tiene mucha capacidad de gente y pudo sobrevivir al temblor que hubo en el centro. Si no contáramos con este pub tendríamos que alquilar un lugar. Este espacio es como una embajada que nos permite hacer un pacto con esta gente de Buenos Aires, después se puede hacer con otros de otras provincias. No obstante, no queremos caer en el círculo de tocar siempre en el mismo escenario, porque ya lo hicimos. Ahora lo que queremos es traer gente y que después nos lleve al Picasso de su provincia y así.
A:  Yo quiero aprovechar el sello para traer luego mayores cosas. Otros grupos de otras ciudades pero siempre del under porque nosotros no somos empresarios de la música.

POR VERONICA ECHEZARRAGA
vechezarraga@ellitoral.com.ar