Dirigentes priorizaron que sea una final en paz
ellitoral.com.ar

Miércoles 14 de Noviembre de 2018 CORRIENTES19°Pronóstico Extendido clima_parcial_noche

Dolar Compra: $35,10

Dolar Venta: $36,90

Dirigentes priorizaron que sea una final en paz

Daniel Angelici, presidente de Boca, Rodolfo D’Onofrio, su par de River y Alejandro Domínguez, el máximo referente de la dirigencia de Sudamérica, coincidieron en disfrutar de la definición y “transmitir buenos valores”. Reinó un clima de cordialidad.
 

imagen_1

El paraguayo Alejandro Domínguez, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), sostuvo ayer que “en 58 años nunca se dio una final como esta” entre Boca y River, y coincidió con los presidentes de la AFA, Claudio Tapia, Daniel Angelici (de Boca) y Rodolfo D’Onofrio (de River) en que la prioridad de la histórica final de la Copa Libertadores es que se viva “en paz”. 
“Boca y River son dos clubes que ya ganaron la Libertadores y que también han perdido finales. Tienen mucha experiencia. Esto no es más que un juego y hay que transmitir buenos valores”, dijo Domínguez en el inicio de la conferencia de prensa.
“Todos los argentinos tenemos que estar orgullosos porque llegaron a la final dos equipos de la Argentina. Hay que disfrutarlo en paz y en familia. El que gane se llevará la felicidad y la alegría, y el que pierda, la tristeza, pero al otro día volverá a trabajar. Disfrutemos de esta final con responsabilidad”, dijo Angelici.
D’Onofrio, por su parte, expresó: “Esto es un juego. Demostremos que en la Argentina no hay grietas, que el fútbol puede ser un punto de unión. Aquellos más radicalizados de nuestros hinchas, que se contengan. Piensen que enfrente también quieren ganar y que son rivales”.
En tanto, “Chiqui” Tapia manifestó que “esta final lleva al fútbol argentino a lo más alto. Entendamos que esto no es más que un partido de fútbol”. El titular de la Asociación del Fútbol Argentino agregó: “Debemos entender las enormes expectativas que genera este superclásico con muchísima madurez, desde los dirigentes y todos ustedes (por los periodistas) también”.
Sobre la sanción al técnico Marcelo Gallardo, que deberá cumplir cuatro fechas de suspensión y no podrá entrar a La Bombonera hoy en el partido de ida, River presentó la apelación aunque no obtuvo respuesta. D’Onofrio aseguró que “los reglamentos están para cumplirse y si alguien no lo cumplió, debe tener su sanción. Para los argentinos el derecho de admisión es para los delincuentes, no para alguien que llega tarde”.
En un clima de cordialidad, Domínguez invitó al presidente del club de Núñez a que “plantee y participe en las reuniones de la Conmebol. Este reglamento está ahí, desde el principio del campeonato, y es igual para todos. No puedo inmiscuirme en un ente como lo es el Tribunal de Disciplina”. 
El titular de la Conmebol añadió que la final única de la Copa, que comenzará a implementarse el año próximo, está pensada “para generar una justicia deportiva. El 70% de las veces, la final de la Libertadores se la queda el que cierra la serie en su cancha”. Además, sostuvo que el sistema del “VAR vino a quedarse y ha hecho justicia”.
En otro de los temas que coincidieron los presidentes de River y de Boca fue en que los estadios “quedan chicos” para una final de semejante popularidad.
El “Tano” Angelici aclaró -consultado por las quejas de los hinchas de Boca por la venta de entradas- que “nosotros no vendemos entradas. Esta vez se decidió hacerlo en dos tandas. No entendía cuando había al mediodía varios hinchas en la puerta del club. Lo lamento y entiendo al socio que no pudo conseguir entradas”.
D’Onofrio, en tanto, subrayó que “en este tipo de partidos cualquier estadio es chico. Estamos considerando la remodelación del Monumental o construir un estadio nuevo. Estamos trabajando en ambas alternativas”.
“De construir un estadio, vamos a poner el acento en la comodidad, que sea moderno y techado, como el que tiene Gremio de Porto Alegre”, explicó el presidente del “Millonario”.
Angelici también ratificó que en Boca “vamos a ver si seguimos con la tradición (con el actual estadio remodelado) o si construimos un nuevo estadio para 80.000 espectadores. El año próximo, el último de mi mandato, voy a transmitir al socio todas las obras que desarrollamos en La Bombonera. Y sentaremos las bases para dar una solución definitiva a este tema”.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Dirigentes priorizaron que sea una final en paz

Daniel Angelici, presidente de Boca, Rodolfo D’Onofrio, su par de River y Alejandro Domínguez, el máximo referente de la dirigencia de Sudamérica, coincidieron en disfrutar de la definición y “transmitir buenos valores”. Reinó un clima de cordialidad.
 

<p>Encuentro. Tapia, Angelici, Domínguez y D’Onofrio, ayer en la conferencia de prensa. </p>

Encuentro. Tapia, Angelici, Domínguez y D’Onofrio, ayer en la conferencia de prensa. 

El paraguayo Alejandro Domínguez, presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), sostuvo ayer que “en 58 años nunca se dio una final como esta” entre Boca y River, y coincidió con los presidentes de la AFA, Claudio Tapia, Daniel Angelici (de Boca) y Rodolfo D’Onofrio (de River) en que la prioridad de la histórica final de la Copa Libertadores es que se viva “en paz”. 
“Boca y River son dos clubes que ya ganaron la Libertadores y que también han perdido finales. Tienen mucha experiencia. Esto no es más que un juego y hay que transmitir buenos valores”, dijo Domínguez en el inicio de la conferencia de prensa.
“Todos los argentinos tenemos que estar orgullosos porque llegaron a la final dos equipos de la Argentina. Hay que disfrutarlo en paz y en familia. El que gane se llevará la felicidad y la alegría, y el que pierda, la tristeza, pero al otro día volverá a trabajar. Disfrutemos de esta final con responsabilidad”, dijo Angelici.
D’Onofrio, por su parte, expresó: “Esto es un juego. Demostremos que en la Argentina no hay grietas, que el fútbol puede ser un punto de unión. Aquellos más radicalizados de nuestros hinchas, que se contengan. Piensen que enfrente también quieren ganar y que son rivales”.
En tanto, “Chiqui” Tapia manifestó que “esta final lleva al fútbol argentino a lo más alto. Entendamos que esto no es más que un partido de fútbol”. El titular de la Asociación del Fútbol Argentino agregó: “Debemos entender las enormes expectativas que genera este superclásico con muchísima madurez, desde los dirigentes y todos ustedes (por los periodistas) también”.
Sobre la sanción al técnico Marcelo Gallardo, que deberá cumplir cuatro fechas de suspensión y no podrá entrar a La Bombonera hoy en el partido de ida, River presentó la apelación aunque no obtuvo respuesta. D’Onofrio aseguró que “los reglamentos están para cumplirse y si alguien no lo cumplió, debe tener su sanción. Para los argentinos el derecho de admisión es para los delincuentes, no para alguien que llega tarde”.
En un clima de cordialidad, Domínguez invitó al presidente del club de Núñez a que “plantee y participe en las reuniones de la Conmebol. Este reglamento está ahí, desde el principio del campeonato, y es igual para todos. No puedo inmiscuirme en un ente como lo es el Tribunal de Disciplina”. 
El titular de la Conmebol añadió que la final única de la Copa, que comenzará a implementarse el año próximo, está pensada “para generar una justicia deportiva. El 70% de las veces, la final de la Libertadores se la queda el que cierra la serie en su cancha”. Además, sostuvo que el sistema del “VAR vino a quedarse y ha hecho justicia”.
En otro de los temas que coincidieron los presidentes de River y de Boca fue en que los estadios “quedan chicos” para una final de semejante popularidad.
El “Tano” Angelici aclaró -consultado por las quejas de los hinchas de Boca por la venta de entradas- que “nosotros no vendemos entradas. Esta vez se decidió hacerlo en dos tandas. No entendía cuando había al mediodía varios hinchas en la puerta del club. Lo lamento y entiendo al socio que no pudo conseguir entradas”.
D’Onofrio, en tanto, subrayó que “en este tipo de partidos cualquier estadio es chico. Estamos considerando la remodelación del Monumental o construir un estadio nuevo. Estamos trabajando en ambas alternativas”.
“De construir un estadio, vamos a poner el acento en la comodidad, que sea moderno y techado, como el que tiene Gremio de Porto Alegre”, explicó el presidente del “Millonario”.
Angelici también ratificó que en Boca “vamos a ver si seguimos con la tradición (con el actual estadio remodelado) o si construimos un nuevo estadio para 80.000 espectadores. El año próximo, el último de mi mandato, voy a transmitir al socio todas las obras que desarrollamos en La Bombonera. Y sentaremos las bases para dar una solución definitiva a este tema”.