Los sueldos perdieron 15,1% ante la inflación en un año
ellitoral.com.ar

Sabado 17 de Noviembre de 2018 CORRIENTES25°Pronóstico Extendido clima_parcial_noche

Dolar Compra: $35,10

Dolar Venta: $36,90

Los sueldos perdieron 15,1% ante la inflación en un año

Se trata de una medición de la Secretaría de Trabajo de la Nación sobre la base de aumentos promedio de 25,4%. 
 

imagen_1

Mientras se discute un bono para los trabajadores privados, la Secretaría de Trabajo informó que en los últimos doce meses, a septiembre, los salarios de los empleados formales o en blanco aumentaron 25,4%, período en que la inflación sumó 40,5% según el Indec. Es un pérdida de 15,1 puntos.
En consecuencia, de estos datos oficiales se desprende que el poder de compra de los sueldos formales retrocedieron 10,7%.
Esta caída del salario real no sería compensada por el bono de hasta $5.000 que el Gobierno, los empresarios y la CGT están discutiendo. Es que se trata de un extra de bajo monto, en dos cuotas, por única vez, no remunerativo, que alcanzaría solo a los asalariados privados, y hasta podría ser tomado a cuenta de futuros aumentos salariales. Y que además, por la contracción económica y caída de las ventas, muchas empresas, en especial pymes, dicen que no podrían afrontar esos pagos. 
No están incluidos en el cobro del bono los empleados públicos, ni los jubilados y pensionados y demás beneficiarios de prestaciones sociales, y menos aún los trabajadores informales o “en negro”.  
Los datos de la evolución de los salarios formales surge de la “Remuneración Imponible promedio de los trabajadores estables” (Ripte) que elabora Trabajo y que toma en cuenta las remuneraciones imponibles con destino al Sistema de Jubilaciones y Pensiones y el total de trabajadores dependientes que figuran en las declaraciones de las empresas.
A septiembre, el sueldo promedio bruto (antes de los descuentos de jubilación y salud de 17%) era de $31.523,6 versus $25.136,3 de septiembre de 2017.
Esa pérdida salarial fue muy intensa a partir de mayo en adelante. Desde entonces, todos los meses la inflación superó a la suba de los salarios. Por ejemplo, en septiembre, con una inflación del 6,5%, los salarios formales sólo aumentaron 1,8%. Se descuenta que en octubre, con una inflación estimada de entre 5 y 6%, esa diferencia se mantuvo, acrecentando la pérdida salarial del año.
Se estima que a diciembre la pérdida salarial de 2018 podría rondar los 17/18 puntos.
El retroceso salarial de este año se suma a los de años anteriores. En los dos últimos años y nueve meses, en promedio, los salarios formales tuvieron un incremento de 99,5%. Pasaron de $15.800,97 (diciembre de 2017) a $31.523.06 (septiembre de 2018), de acuerdo a los datos de Trabajo.
En ese período la inflación promedio acumulada fue de 132,8% (40,9% en 2016, 24,8% en 2017 y 32,4% entre enero y septiembre).

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Los sueldos perdieron 15,1% ante la inflación en un año

Se trata de una medición de la Secretaría de Trabajo de la Nación sobre la base de aumentos promedio de 25,4%. 
 

Mientras se discute un bono para los trabajadores privados, la Secretaría de Trabajo informó que en los últimos doce meses, a septiembre, los salarios de los empleados formales o en blanco aumentaron 25,4%, período en que la inflación sumó 40,5% según el Indec. Es un pérdida de 15,1 puntos.
En consecuencia, de estos datos oficiales se desprende que el poder de compra de los sueldos formales retrocedieron 10,7%.
Esta caída del salario real no sería compensada por el bono de hasta $5.000 que el Gobierno, los empresarios y la CGT están discutiendo. Es que se trata de un extra de bajo monto, en dos cuotas, por única vez, no remunerativo, que alcanzaría solo a los asalariados privados, y hasta podría ser tomado a cuenta de futuros aumentos salariales. Y que además, por la contracción económica y caída de las ventas, muchas empresas, en especial pymes, dicen que no podrían afrontar esos pagos. 
No están incluidos en el cobro del bono los empleados públicos, ni los jubilados y pensionados y demás beneficiarios de prestaciones sociales, y menos aún los trabajadores informales o “en negro”.  
Los datos de la evolución de los salarios formales surge de la “Remuneración Imponible promedio de los trabajadores estables” (Ripte) que elabora Trabajo y que toma en cuenta las remuneraciones imponibles con destino al Sistema de Jubilaciones y Pensiones y el total de trabajadores dependientes que figuran en las declaraciones de las empresas.
A septiembre, el sueldo promedio bruto (antes de los descuentos de jubilación y salud de 17%) era de $31.523,6 versus $25.136,3 de septiembre de 2017.
Esa pérdida salarial fue muy intensa a partir de mayo en adelante. Desde entonces, todos los meses la inflación superó a la suba de los salarios. Por ejemplo, en septiembre, con una inflación del 6,5%, los salarios formales sólo aumentaron 1,8%. Se descuenta que en octubre, con una inflación estimada de entre 5 y 6%, esa diferencia se mantuvo, acrecentando la pérdida salarial del año.
Se estima que a diciembre la pérdida salarial de 2018 podría rondar los 17/18 puntos.
El retroceso salarial de este año se suma a los de años anteriores. En los dos últimos años y nueve meses, en promedio, los salarios formales tuvieron un incremento de 99,5%. Pasaron de $15.800,97 (diciembre de 2017) a $31.523.06 (septiembre de 2018), de acuerdo a los datos de Trabajo.
En ese período la inflación promedio acumulada fue de 132,8% (40,9% en 2016, 24,8% en 2017 y 32,4% entre enero y septiembre).