Presentarán los discos de Rudi Flores y de Julio Ramírez
ellitoral.com.ar

Sabado 17 de Noviembre de 2018 CORRIENTES25°Pronóstico Extendido clima_parcial_noche

Dolar Compra: $35,10

Dolar Venta: $36,90

Presentarán los discos de Rudi Flores y de Julio Ramírez

Este viernes 9 el Teatro Oficial albergará la muestra de dos placas en el marco de Punto de Encuentro Chamamé. El evento contará con la presencia de importantes músicos.

imagen_1

En Punto de Encuentro Chamamé, organizado por el Instituto de Cultura de Corrientes, presentarán en sociedad el disco "Cocomarola en guitarras", de Rudi Flores y Guitarras Correntinas; y de "En dos hileras" de Julio Ramírez. Comenzará a las 21.30.

Entre los músicos presentes estarán Samuel Rodríguez, Facundo Rodríguez, Néstor Ferreyra, Gabriel Cocomarola y Juan Pablo Navarro.

Reseña del disco de Rudi Flores
"Podríamos decir sin temor a equivocarnos que  la guitarra es el alma musical de América Latina...y quizás haya sido en el siglo XX el instrumento que mejor se adaptó a las diferentes expresiones musicales regionales en el mundo.  En el continente americano la guitarra está presente en todos los géneros, ya sea en su condición de instrumento acompañante o en un rol de instrumento protagónico. En Argentina su sonido se relaciona de una u otra forma con los principales géneros folklóricos y es en la zona de Cuyo, donde claramente, cumple con su doble función,  la de instrumento principal e instrumento acompañante. Sin embargo, a pesar de desempeñarse como instrumento secundario en la mayor parte de los ritmos argentinos, ya sea acompañando al canto, al acordeón, al charango, al bandoneón, al violín, etc.. la guitarra siguió desarrollándose como entidad independiente paralelamente a los movimientos musicales  populares de cada región, continuando en ese proceso, con el desarrollo del lenguaje musical propio de cada zona, y al mismo tiempo situándose técnicamente en un nivel superior al del simple papel de acompañantes gracias al aporte fundamental de guitarristas, especialmente solistas. Y entre estos, podemos citar a Eduardo Falú como uno de los más influyentes en el plano de la guitarra solista dentro de la música folklórica argentina.
En el Litoral argentino, los instrumentos que le dan la identidad sonora al chamamé son el acordeón y el bandoneón, a los que se le suma, una vez más, la guitarra en su rol de acompañante. El nombre que contribuyo considerablemente a la evolución de la guitarra chamamecera dentro del formato instrumental, en el que los líderes melódicos siempre fueron los fuelles, fue Antonio Niz, quien dejo una gran variedad de recursos  y un sonido personal que enriqueció notablemente la presencia de la guitarra en el chamamé, creando una escuela estilística que fue una importante guía para los guitarristas de generaciones posteriores, entre los que me cuento. 
En este trabajo discográfico veo realizado uno de mis proyectos musicales más importantes y donde presento un repertorio que tiene para mí un significado especial ya que lo vengo escuchando desde mi niñez.
Es un repertorio grabado, compuesto y delicadamente arreglado por Transito Cocomarola, el "Taita del Chamamé" y por el acordeonista del "Taita" en esa época quien para mí, es el “Acordeon Mayor del Chamamé”, Roque Librado González. La mayoría de los temas grabados pertenecen a ellos dos pero no todos, sin embargo todas las obras si fueron grabadas por el conjunto de Tránsito Cocomarola (de ahi el nombre elegido como titulo del presente CD) Esos arreglos los transcribí para guitarras, dentro de las posibilidades técnicas que ofrece la guitarra con respecto a las del acordeón o bandoneón, intentando de esta forma, respetar el espíritu de los arreglos originales.
En mi condición de guitarrista chamamecero, tengo la ocasión y la responsabilidad de dejar registrado en este disco un repertorio, dedicado totalmente a  la música que me identifica, con el instrumento que me acompañó toda la vida y con el anhelo de hacer, a través del sonido familiar de las guitarras, mi contribución a un mundo sonoro ya definido e instalado hace tiempo en el chamamé, contribución que tendrá el mismo espíritu y el mismo sentir del género, con la sola diferencia que ahora serán las cuerdas las encargadas de llevar a las almas y a los corazones chamameceros, las melodías que siempre fueron responsabilidad de los fuelles.
Tengo el placer y el honor de contar en este disco con la valiosa presencia de Facundo Rodriguez, joven talento  chamamecero ,apasionado del genero y sobre todo de este repertorio, y de otro gran musico correntino, “Cacho” Ferreyra, quien cumple en este disco con el doble rol de técnico de grabación y bajista."
Quiero agradecer especialmente a la empresa SPS Salud y a la productora "Ramos Generales" por haber brindado su apoyo  para que este disco sea editado en el año del centenario del natalicio de Tránsito Cocomarola.

Reseña del disco de Julio Ramírez, por el Chango Spasiuk
Cuando pensamos  en el  mundo sonoro  del nordeste argentino aparece una tradición y una música inmensa  llamada  chamame. 
Hoy es un lenguaje con infinitos rostros, infinitas  formas  instrumentales, poéticas, grupales , sonidos simples o estéticas muy  complejas y  contrapuntísticas. 
Sin detenernos mucho en tratar de hablar de los orígenes del chamame y de  su  historia, no puede  faltar  un instrumento  clave e  imprescindible en la definición de su sonido actual, el  acordeón diatónico  o popularmente  llamado la  verdulera. 
Veintiún  botones en la mano derecha, ocho en la mano izquierda, con un sonido y un color  muy  original  y poderoso. 
El  chamame  ya  era  una  música, un lenguaje en desarrollo antes de la inmigración europea de fines del 1800. Esta inmigración es quien trajo  este  instrumento a la Argentina y es donde se termina de definir la forma de lo que  hoy  llamamos la tradición del chamame.
Julio Ramírez  es un acordeonista y bandoneonista  nacido en la provincia de Chaco. Talentoso en todo lo que emprende, trae este hermoso disco, grabado enteramente con esta acordeón verdulera, guitarras, cantores, e invitados.
Todo de tan buen gusto, dinámico, acústico y una virtuosa manera de tocar que cuesta creer que con tan pocas  notas y con un instrumento limitado se  pueda  crear y decir tanto.
Es un disco  necesario en estos tiempos de nuestra música popular, para mostrar  al mundo tan original manera  de tocar el acordeón y para dejar testimonio de esta escuela que nos dejaron grandes maestros y pioneros .
Esta música es un alimento imprescindible para nosotros ahora y para el porvenir   .
 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Presentarán los discos de Rudi Flores y de Julio Ramírez

Este viernes 9 el Teatro Oficial albergará la muestra de dos placas en el marco de Punto de Encuentro Chamamé. El evento contará con la presencia de importantes músicos.

En Punto de Encuentro Chamamé, organizado por el Instituto de Cultura de Corrientes, presentarán en sociedad el disco "Cocomarola en guitarras", de Rudi Flores y Guitarras Correntinas; y de "En dos hileras" de Julio Ramírez. Comenzará a las 21.30.

Entre los músicos presentes estarán Samuel Rodríguez, Facundo Rodríguez, Néstor Ferreyra, Gabriel Cocomarola y Juan Pablo Navarro.

Reseña del disco de Rudi Flores
"Podríamos decir sin temor a equivocarnos que  la guitarra es el alma musical de América Latina...y quizás haya sido en el siglo XX el instrumento que mejor se adaptó a las diferentes expresiones musicales regionales en el mundo.  En el continente americano la guitarra está presente en todos los géneros, ya sea en su condición de instrumento acompañante o en un rol de instrumento protagónico. En Argentina su sonido se relaciona de una u otra forma con los principales géneros folklóricos y es en la zona de Cuyo, donde claramente, cumple con su doble función,  la de instrumento principal e instrumento acompañante. Sin embargo, a pesar de desempeñarse como instrumento secundario en la mayor parte de los ritmos argentinos, ya sea acompañando al canto, al acordeón, al charango, al bandoneón, al violín, etc.. la guitarra siguió desarrollándose como entidad independiente paralelamente a los movimientos musicales  populares de cada región, continuando en ese proceso, con el desarrollo del lenguaje musical propio de cada zona, y al mismo tiempo situándose técnicamente en un nivel superior al del simple papel de acompañantes gracias al aporte fundamental de guitarristas, especialmente solistas. Y entre estos, podemos citar a Eduardo Falú como uno de los más influyentes en el plano de la guitarra solista dentro de la música folklórica argentina.
En el Litoral argentino, los instrumentos que le dan la identidad sonora al chamamé son el acordeón y el bandoneón, a los que se le suma, una vez más, la guitarra en su rol de acompañante. El nombre que contribuyo considerablemente a la evolución de la guitarra chamamecera dentro del formato instrumental, en el que los líderes melódicos siempre fueron los fuelles, fue Antonio Niz, quien dejo una gran variedad de recursos  y un sonido personal que enriqueció notablemente la presencia de la guitarra en el chamamé, creando una escuela estilística que fue una importante guía para los guitarristas de generaciones posteriores, entre los que me cuento. 
En este trabajo discográfico veo realizado uno de mis proyectos musicales más importantes y donde presento un repertorio que tiene para mí un significado especial ya que lo vengo escuchando desde mi niñez.
Es un repertorio grabado, compuesto y delicadamente arreglado por Transito Cocomarola, el "Taita del Chamamé" y por el acordeonista del "Taita" en esa época quien para mí, es el “Acordeon Mayor del Chamamé”, Roque Librado González. La mayoría de los temas grabados pertenecen a ellos dos pero no todos, sin embargo todas las obras si fueron grabadas por el conjunto de Tránsito Cocomarola (de ahi el nombre elegido como titulo del presente CD) Esos arreglos los transcribí para guitarras, dentro de las posibilidades técnicas que ofrece la guitarra con respecto a las del acordeón o bandoneón, intentando de esta forma, respetar el espíritu de los arreglos originales.
En mi condición de guitarrista chamamecero, tengo la ocasión y la responsabilidad de dejar registrado en este disco un repertorio, dedicado totalmente a  la música que me identifica, con el instrumento que me acompañó toda la vida y con el anhelo de hacer, a través del sonido familiar de las guitarras, mi contribución a un mundo sonoro ya definido e instalado hace tiempo en el chamamé, contribución que tendrá el mismo espíritu y el mismo sentir del género, con la sola diferencia que ahora serán las cuerdas las encargadas de llevar a las almas y a los corazones chamameceros, las melodías que siempre fueron responsabilidad de los fuelles.
Tengo el placer y el honor de contar en este disco con la valiosa presencia de Facundo Rodriguez, joven talento  chamamecero ,apasionado del genero y sobre todo de este repertorio, y de otro gran musico correntino, “Cacho” Ferreyra, quien cumple en este disco con el doble rol de técnico de grabación y bajista."
Quiero agradecer especialmente a la empresa SPS Salud y a la productora "Ramos Generales" por haber brindado su apoyo  para que este disco sea editado en el año del centenario del natalicio de Tránsito Cocomarola.

Reseña del disco de Julio Ramírez, por el Chango Spasiuk
Cuando pensamos  en el  mundo sonoro  del nordeste argentino aparece una tradición y una música inmensa  llamada  chamame. 
Hoy es un lenguaje con infinitos rostros, infinitas  formas  instrumentales, poéticas, grupales , sonidos simples o estéticas muy  complejas y  contrapuntísticas. 
Sin detenernos mucho en tratar de hablar de los orígenes del chamame y de  su  historia, no puede  faltar  un instrumento  clave e  imprescindible en la definición de su sonido actual, el  acordeón diatónico  o popularmente  llamado la  verdulera. 
Veintiún  botones en la mano derecha, ocho en la mano izquierda, con un sonido y un color  muy  original  y poderoso. 
El  chamame  ya  era  una  música, un lenguaje en desarrollo antes de la inmigración europea de fines del 1800. Esta inmigración es quien trajo  este  instrumento a la Argentina y es donde se termina de definir la forma de lo que  hoy  llamamos la tradición del chamame.
Julio Ramírez  es un acordeonista y bandoneonista  nacido en la provincia de Chaco. Talentoso en todo lo que emprende, trae este hermoso disco, grabado enteramente con esta acordeón verdulera, guitarras, cantores, e invitados.
Todo de tan buen gusto, dinámico, acústico y una virtuosa manera de tocar que cuesta creer que con tan pocas  notas y con un instrumento limitado se  pueda  crear y decir tanto.
Es un disco  necesario en estos tiempos de nuestra música popular, para mostrar  al mundo tan original manera  de tocar el acordeón y para dejar testimonio de esta escuela que nos dejaron grandes maestros y pioneros .
Esta música es un alimento imprescindible para nosotros ahora y para el porvenir   .