Toda una familia carnavaleando
ellitoral.com.ar

Toda una familia carnavaleando

“En el seno familiar se vive el carnaval con mucha intensidad. Parte de mi familia está tocando en Arandú. Mi hermano Agustín dirige la batería y Emanuel toca el cavaquiño en el carro. Los dos son muy buenos músicos y están muy enganchados con la comparsa. Toda la familia está apoyando a los hijos. Mis tíos, mi madrina, tengo tres sobrinas, Xiomara, Nahir y Samir, están en Sapucay. Toda la familia carnavaleando y estamos muy contentos de que así sea”, cuenta Uli Gómez, percusionista de gran trayectoria y que este año se sumó al carro musical de Sapucay con G-Latina.
“En la familia no hay revanchismos. Esto de que algunos estamos en un lado y otros en un lugar diferente vivimos muy bien. En mi caso vengo a tocar, vengo a pasarla bien, quiero que la gente se sienta bien con la música, nada más. La verdad es que quien gana o pierde lo decide el jurado, pero yo vengo a tocar y a disfrutar, nada más. Quiero que todos disfruten del carnaval y de la música. Quiero que todos disfruten sobre todo de los tambores”, desliza y su rostro moreno se enciende con la sonrisa amable de Uli Gómez. 
Agustín también se había mostrado feliz de estar en el carnaval y de disfrutar de esta experiencia en el seno familiar. “Nosotros somos cuatro hermanos. Tres somos músicos y laburamos de la música. Ahora aportamos al carnaval cada uno desde su lugar. Emanuel toca el cavaquiño, pero además ejecuta todo lo que sea cuerdas, y yo junto con Uli hacemos percusión”, cuenta.
“Esta es una muy buena experiencia. Uli es más grande y ya suma muchos años de práctica musical. Emanuel es el primer año que está en el carnaval. Soy el más chico pero hace tres años que empecé a laburar sólo de la música”, cierra Agustín Gómez. 
 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Toda una familia carnavaleando

“En el seno familiar se vive el carnaval con mucha intensidad. Parte de mi familia está tocando en Arandú. Mi hermano Agustín dirige la batería y Emanuel toca el cavaquiño en el carro. Los dos son muy buenos músicos y están muy enganchados con la comparsa. Toda la familia está apoyando a los hijos. Mis tíos, mi madrina, tengo tres sobrinas, Xiomara, Nahir y Samir, están en Sapucay. Toda la familia carnavaleando y estamos muy contentos de que así sea”, cuenta Uli Gómez, percusionista de gran trayectoria y que este año se sumó al carro musical de Sapucay con G-Latina.
“En la familia no hay revanchismos. Esto de que algunos estamos en un lado y otros en un lugar diferente vivimos muy bien. En mi caso vengo a tocar, vengo a pasarla bien, quiero que la gente se sienta bien con la música, nada más. La verdad es que quien gana o pierde lo decide el jurado, pero yo vengo a tocar y a disfrutar, nada más. Quiero que todos disfruten del carnaval y de la música. Quiero que todos disfruten sobre todo de los tambores”, desliza y su rostro moreno se enciende con la sonrisa amable de Uli Gómez. 
Agustín también se había mostrado feliz de estar en el carnaval y de disfrutar de esta experiencia en el seno familiar. “Nosotros somos cuatro hermanos. Tres somos músicos y laburamos de la música. Ahora aportamos al carnaval cada uno desde su lugar. Emanuel toca el cavaquiño, pero además ejecuta todo lo que sea cuerdas, y yo junto con Uli hacemos percusión”, cuenta.
“Esta es una muy buena experiencia. Uli es más grande y ya suma muchos años de práctica musical. Emanuel es el primer año que está en el carnaval. Soy el más chico pero hace tres años que empecé a laburar sólo de la música”, cierra Agustín Gómez.