El colectivero asesinado en Buenos Aires era correntino
ellitoral.com.ar

El colectivero asesinado en Buenos Aires era correntino

Se trata de Leandro Alcaráz de 25 años. Había llegado al conurbano bonaerense tras terminar el secundario. Sus familiares que residen en Corrientes viajaron ayer para poder despedirlo.
 

imagen_1

Leandro Alcaráz, el chofer que asesinaron de dos disparos en Buenos Aires, era oriundo de Corrientes. Según consignó  Infobae,  Alcaráz tenía 25 años y el 14 de mayo cumplía 26. Era fanático de River, iba a la cancha siempre y cuando sus turnos se lo permitían. También era un apasionado de los accesorios para autos y de los vehículos “tuneados”.
Este chofer de 25 años había llegado a Buenos Aires desde Corrientes poco después de terminar la escuela secundaria. Según comentaron sus allegados, el joven se desvivía por su familia.
Entre tanto, Margarita, tía de la victima, contó a C5N que “todavía no pude ver a mi hermano, que es el papá de Leandro, vive en Corrientes y está viajando para acá”. “Ahora estoy conteniendo a mis padres que son los abuelos de él”, agregó.
Leandro Miguel Alcaráz murió cerca de las 17 del domingo sentado en el interno 103 de la línea 620, con un disparo de bala en el tórax y otro en la cabeza.
Según indicaron algunos testigos, el crimen fue cometido por dos jóvenes que, después de haber discutido con él porque no disponían de la tarjeta Sube, seguían a bordo del colectivo. En este punto, hay dos versiones. Algunos testigos dicen que una mujer se hizo cargo y pagó el boleto de los asesinos. Otros indican que Leandro decidió llevarlos gratis.
El hecho ocurrió a la altura del kilómetro 35, en el llamado barrio San Pedro. Un vecino de la zona llamado Carlos Garay aseguró a la policía bonaerense que a las 17 escuchó el sonido de dos disparos desde su casa. Al salir a la calle, vio a los dos atacantes salir corriendo del colectivo y escapar del lugar.
Una vez en el colectivo, vio la gravedad del estado de salud de Alcaráz. Entonces, Garay les pidió a algunos pasajeros del vehículo que lo ayudaran a moverlo y manejó él mismo el ómnibus hasta el hospital Simplemente Evita. El esfuerzo fue en vano: Alcaráz llegó muerto al centro de salud.
Dos jóvenes fueron demorados ayer a la tarde por la Policía Bonaerense en el marco de la investigación por el asesinato de Leandro Alcaráz. 
Durante el mediodía la policía detuvo a otro joven pero pocas horas después lo liberó, ya que la fiscal que investiga la muerte del chofer consideró que no tenía pruebas suficientes para quedar detenido.
Los dos jóvenes, de 17 y 18 años, fueron identificados como Jonhatán Maximiliano Avecedo y otro apodado “Tanito”, quienes fueron detenidos luego de que los vecinos de La Matanza viralizaran sus fotos en las redes sociales y los acusaron de haber sido los autores del crimen.
Ambos fueron interceptados en la calle Río de la Plata al 7900 en la localidad de Virrey del Pino. Están demorados y en las próximas horas podrían recuperar la libertad.
Según fuentes del Ministerio de Seguridad consultadas por Infobae, los jóvenes podrían ser liberados en las próximas horas porque no tendrían relación con el crimen del colectivero.
Mientras tanto, toda una familia aguarda en el hospital Simplemente Evita a que se les entregue el cuerpo del “Cabezón” para poder ser velado. 
Todo en el mismo día en el que se pensaba celebrar un cumpleaños infantil en una casa a punto de ser terminada. “Leandro era un hombre extremadamente tranquilo. Hablaba poco y siempre buscaba escaparle al quilombo. Cuando la sala de choferes se llenaba de gente y empezaba a haber gritos y bromas, él se iba. A veces se iba al colectivo a limpiarlo o se llevaba el mate a la vereda. Yo hacía lo mismo, por eso nos hicimos muy amigos”, explicó Omar Aguirre, chofer y amigo de la víctima.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

El colectivero asesinado en Buenos Aires era correntino

Se trata de Leandro Alcaráz de 25 años. Había llegado al conurbano bonaerense tras terminar el secundario. Sus familiares que residen en Corrientes viajaron ayer para poder despedirlo.
 

<p>Investigación. Por el homicidio del colectivero hay dos jóvenes demorados.</p>

Investigación. Por el homicidio del colectivero hay dos jóvenes demorados.

Leandro Alcaráz, el chofer que asesinaron de dos disparos en Buenos Aires, era oriundo de Corrientes. Según consignó  Infobae,  Alcaráz tenía 25 años y el 14 de mayo cumplía 26. Era fanático de River, iba a la cancha siempre y cuando sus turnos se lo permitían. También era un apasionado de los accesorios para autos y de los vehículos “tuneados”.
Este chofer de 25 años había llegado a Buenos Aires desde Corrientes poco después de terminar la escuela secundaria. Según comentaron sus allegados, el joven se desvivía por su familia.
Entre tanto, Margarita, tía de la victima, contó a C5N que “todavía no pude ver a mi hermano, que es el papá de Leandro, vive en Corrientes y está viajando para acá”. “Ahora estoy conteniendo a mis padres que son los abuelos de él”, agregó.
Leandro Miguel Alcaráz murió cerca de las 17 del domingo sentado en el interno 103 de la línea 620, con un disparo de bala en el tórax y otro en la cabeza.
Según indicaron algunos testigos, el crimen fue cometido por dos jóvenes que, después de haber discutido con él porque no disponían de la tarjeta Sube, seguían a bordo del colectivo. En este punto, hay dos versiones. Algunos testigos dicen que una mujer se hizo cargo y pagó el boleto de los asesinos. Otros indican que Leandro decidió llevarlos gratis.
El hecho ocurrió a la altura del kilómetro 35, en el llamado barrio San Pedro. Un vecino de la zona llamado Carlos Garay aseguró a la policía bonaerense que a las 17 escuchó el sonido de dos disparos desde su casa. Al salir a la calle, vio a los dos atacantes salir corriendo del colectivo y escapar del lugar.
Una vez en el colectivo, vio la gravedad del estado de salud de Alcaráz. Entonces, Garay les pidió a algunos pasajeros del vehículo que lo ayudaran a moverlo y manejó él mismo el ómnibus hasta el hospital Simplemente Evita. El esfuerzo fue en vano: Alcaráz llegó muerto al centro de salud.
Dos jóvenes fueron demorados ayer a la tarde por la Policía Bonaerense en el marco de la investigación por el asesinato de Leandro Alcaráz. 
Durante el mediodía la policía detuvo a otro joven pero pocas horas después lo liberó, ya que la fiscal que investiga la muerte del chofer consideró que no tenía pruebas suficientes para quedar detenido.
Los dos jóvenes, de 17 y 18 años, fueron identificados como Jonhatán Maximiliano Avecedo y otro apodado “Tanito”, quienes fueron detenidos luego de que los vecinos de La Matanza viralizaran sus fotos en las redes sociales y los acusaron de haber sido los autores del crimen.
Ambos fueron interceptados en la calle Río de la Plata al 7900 en la localidad de Virrey del Pino. Están demorados y en las próximas horas podrían recuperar la libertad.
Según fuentes del Ministerio de Seguridad consultadas por Infobae, los jóvenes podrían ser liberados en las próximas horas porque no tendrían relación con el crimen del colectivero.
Mientras tanto, toda una familia aguarda en el hospital Simplemente Evita a que se les entregue el cuerpo del “Cabezón” para poder ser velado. 
Todo en el mismo día en el que se pensaba celebrar un cumpleaños infantil en una casa a punto de ser terminada. “Leandro era un hombre extremadamente tranquilo. Hablaba poco y siempre buscaba escaparle al quilombo. Cuando la sala de choferes se llenaba de gente y empezaba a haber gritos y bromas, él se iba. A veces se iba al colectivo a limpiarlo o se llevaba el mate a la vereda. Yo hacía lo mismo, por eso nos hicimos muy amigos”, explicó Omar Aguirre, chofer y amigo de la víctima.