ellitoral.com.ar

Nueve de cada 10 personas respiran  aire con altos niveles de contaminantes

Los niveles de contaminación del aire siguen siendo peligrosamente altos en muchas partes del mundo. Nuevos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que nueve de cada 10 personas respiran aire que contiene altos niveles de contaminantes. Estas estimaciones que han sido actualizadas muestran de manera alarmante que 7 millones de personas mueren cada año por la contaminación del aire externo y dentro de las viviendas.
“La contaminación del aire nos amenaza a todos, pero las personas más pobres y marginadas son las más afectadas”, sostuvo el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. 
“Es inaceptable – agregó – que más de 3.000 millones de personas, la mayoría de ellas mujeres y niños, aún inhalen humo mortal todos los días por el uso de estufas y combustibles contaminantes en sus viviendas. Si no tomamos medidas de manera urgente sobre la contaminación del aire, nunca nos acercaremos a lograr el desarrollo sostenible”.
La OMS estima que alrededor de 7 millones de personas mueren cada año por la exposición a partículas finas en el aire que penetra profundamente en los pulmones y el sistema cardiovascular, causando enfermedades como accidentes cerebro-vasculares, enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón, enfermedades pulmonares obstructivas crónicas e infecciones respiratorias, incluida la neumonía.
La contaminación del aire por sí sola causó alrededor de 4,2 millones de muertes en 2016, mientras que la contaminación del aire en las viviendas por cocinar con combustibles y tecnologías contaminantes ocasionó un estimado de 3,8 millones de muertes en el mismo período.
Más del 90% de las muertes relacionadas con la contaminación del aire ocurren en países de ingresos bajos y medios, principalmente en Asia y África, seguidos por países de ingresos bajos y medios de las regiones del Mediterráneo Oriental, Europa y América.
Cerca de 3.000 millones de personas -más del 40% de la población mundial- todavía no tienen acceso a combustibles y tecnologías limpias para cocinar en sus casas, que constituye la principal fuente de contaminación del aire en las viviendas. La OMS ha estado monitoreando la contaminación del aire en las viviendas durante más de una década y, aunque la tasa de acceso a combustibles y tecnologías limpias aumenta en todas partes, las mejoras no alcanzan a mantenerse al ritmo del crecimiento de la población en muchas partes del mundo, particularmente en el África subsahariana.

EL DATO
La OMS reconoce que la contaminación del aire es un importante factor de riesgo para las enfermedades no transmisibles y causa un cuarto (24%) de todas las muertes de adultos por enfermedad cardíaca, 25% por infarto, 43% por enfermedad pulmonar obstructiva crónica y 29% por cáncer de pulmón. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Nueve de cada 10 personas respiran  aire con altos niveles de contaminantes

Los niveles de contaminación del aire siguen siendo peligrosamente altos en muchas partes del mundo. Nuevos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que nueve de cada 10 personas respiran aire que contiene altos niveles de contaminantes. Estas estimaciones que han sido actualizadas muestran de manera alarmante que 7 millones de personas mueren cada año por la contaminación del aire externo y dentro de las viviendas.
“La contaminación del aire nos amenaza a todos, pero las personas más pobres y marginadas son las más afectadas”, sostuvo el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. 
“Es inaceptable – agregó – que más de 3.000 millones de personas, la mayoría de ellas mujeres y niños, aún inhalen humo mortal todos los días por el uso de estufas y combustibles contaminantes en sus viviendas. Si no tomamos medidas de manera urgente sobre la contaminación del aire, nunca nos acercaremos a lograr el desarrollo sostenible”.
La OMS estima que alrededor de 7 millones de personas mueren cada año por la exposición a partículas finas en el aire que penetra profundamente en los pulmones y el sistema cardiovascular, causando enfermedades como accidentes cerebro-vasculares, enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón, enfermedades pulmonares obstructivas crónicas e infecciones respiratorias, incluida la neumonía.
La contaminación del aire por sí sola causó alrededor de 4,2 millones de muertes en 2016, mientras que la contaminación del aire en las viviendas por cocinar con combustibles y tecnologías contaminantes ocasionó un estimado de 3,8 millones de muertes en el mismo período.
Más del 90% de las muertes relacionadas con la contaminación del aire ocurren en países de ingresos bajos y medios, principalmente en Asia y África, seguidos por países de ingresos bajos y medios de las regiones del Mediterráneo Oriental, Europa y América.
Cerca de 3.000 millones de personas -más del 40% de la población mundial- todavía no tienen acceso a combustibles y tecnologías limpias para cocinar en sus casas, que constituye la principal fuente de contaminación del aire en las viviendas. La OMS ha estado monitoreando la contaminación del aire en las viviendas durante más de una década y, aunque la tasa de acceso a combustibles y tecnologías limpias aumenta en todas partes, las mejoras no alcanzan a mantenerse al ritmo del crecimiento de la población en muchas partes del mundo, particularmente en el África subsahariana.

EL DATO
La OMS reconoce que la contaminación del aire es un importante factor de riesgo para las enfermedades no transmisibles y causa un cuarto (24%) de todas las muertes de adultos por enfermedad cardíaca, 25% por infarto, 43% por enfermedad pulmonar obstructiva crónica y 29% por cáncer de pulmón.