ellitoral.com.ar

Trump respondió a la amenaza de Corea del Norte sobre la cumbre

 Corea del Norte amenaza ahora con cancelar la cumbre entre su líder supremo, Kim Jong-un, y el presidente de EE.UU., Donald Trump, en Singapur el 12 de junio. La razón aducida son las declaraciones del consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, en las que recomienda que Pyongyang adopte el “modelo libio” de desnuclearización. Una maniobra con la que el régimen del Norte busca presionar a Washington y llegar a la reunión desde una posición de fuerza. 
Ante el nuevo pulso, un evasivo Trump añadió incertidumbre. “Tendremos que ver si sigue la cumbre. No nos han notificado ninguna decisión”, dijo a preguntas de los periodistas, al tiempo que insistía en que su objetivo es desnuclearizar Corea del Norte. Con anterioridad a las palabras de Trump, los portavoces oficiales de la Casa Blanca habían señalado que para el presidente la reunión se mantenía y que, en caso de que no se realizase, se proseguiría con la “estrategia de máxima presión” ejercida en el último año y que ha llevado, con apoyo de China y de la comunidad internacional, a que el régimen de Pyonyang se siente en la mesa de negociación.
La declaración norcoreana tiene peso. La firma un influyente cargo del régimen, el viceministro de Exteriores Kim Kye-gwan. Y sienta las bases con las que Corea del Norte quiere negociar: no va a renunciar unilateral y totalmente a su programa nuclear, como le exige Estados Unidos.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Trump respondió a la amenaza de Corea del Norte sobre la cumbre

 Corea del Norte amenaza ahora con cancelar la cumbre entre su líder supremo, Kim Jong-un, y el presidente de EE.UU., Donald Trump, en Singapur el 12 de junio. La razón aducida son las declaraciones del consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, en las que recomienda que Pyongyang adopte el “modelo libio” de desnuclearización. Una maniobra con la que el régimen del Norte busca presionar a Washington y llegar a la reunión desde una posición de fuerza. 
Ante el nuevo pulso, un evasivo Trump añadió incertidumbre. “Tendremos que ver si sigue la cumbre. No nos han notificado ninguna decisión”, dijo a preguntas de los periodistas, al tiempo que insistía en que su objetivo es desnuclearizar Corea del Norte. Con anterioridad a las palabras de Trump, los portavoces oficiales de la Casa Blanca habían señalado que para el presidente la reunión se mantenía y que, en caso de que no se realizase, se proseguiría con la “estrategia de máxima presión” ejercida en el último año y que ha llevado, con apoyo de China y de la comunidad internacional, a que el régimen de Pyonyang se siente en la mesa de negociación.
La declaración norcoreana tiene peso. La firma un influyente cargo del régimen, el viceministro de Exteriores Kim Kye-gwan. Y sienta las bases con las que Corea del Norte quiere negociar: no va a renunciar unilateral y totalmente a su programa nuclear, como le exige Estados Unidos.