Reclaman cambios tras el caso del Aquarius
ellitoral.com.ar

Reclaman cambios tras el caso del Aquarius

imagen_1

El presidente del Parlamento Europeo (PE), Antonio Tajani, la mayor parte de los eurodiputados y el comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, reclamaron ayer a los gobiernos de Europa que tomen el caso Aquarius como revulsivo para reformar sus políticas de inmigración y asilo.
Tanto Tajani como Avramopoulos abogaron por no cargar contra Italia tras el rechazo del Aquarius, una postura que ha recibido críticas de la Izquierda Unitaria y los Verdes, que consideraron que Roma quebrantó el derecho internacional al no dar puerto al buque.
El cambio de signo del gobierno italiano, que integra ahora la antiinmigratoria Liga Norte de Matteo Salvini, determinó que el sábado pasado Roma denegara el acceso a puerto al buque Aquarius, de la ONG SOS Mediterranée y de Médicos Sin Fronteras, y que con otras dos naves, italianas, transporta 630 rescatados de las aguas del Mediterráneo.
Por su cercanía geográfica con el norte de Africa, Italia recibe desde hace años la mayor parte de los refugiados que, desde Asia y el Africa subsahariana, se atreven a afrontar la “ruta del Mediterráneo” para ir a vivir a Europa. 
Según el reglamento de Dublin, que señala que el primer país al que llega el solicitante es competente para su demanda de asilo, hasta ahora Italia ha sido el que más refugiados tuvo que admitir, y viene haciendo permanentes pedidos de colaboración al resto de la UE. 
En un debate en la sesión plenaria, los legisladores europeos instaron a que los países del norte no dejen solos a los mediterráneos frente a los arribos, y a que en la próxima cumbre europea se desbloquee la reforma.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Reclaman cambios tras el caso del Aquarius

El presidente del Parlamento Europeo (PE), Antonio Tajani, la mayor parte de los eurodiputados y el comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, reclamaron ayer a los gobiernos de Europa que tomen el caso Aquarius como revulsivo para reformar sus políticas de inmigración y asilo.
Tanto Tajani como Avramopoulos abogaron por no cargar contra Italia tras el rechazo del Aquarius, una postura que ha recibido críticas de la Izquierda Unitaria y los Verdes, que consideraron que Roma quebrantó el derecho internacional al no dar puerto al buque.
El cambio de signo del gobierno italiano, que integra ahora la antiinmigratoria Liga Norte de Matteo Salvini, determinó que el sábado pasado Roma denegara el acceso a puerto al buque Aquarius, de la ONG SOS Mediterranée y de Médicos Sin Fronteras, y que con otras dos naves, italianas, transporta 630 rescatados de las aguas del Mediterráneo.
Por su cercanía geográfica con el norte de Africa, Italia recibe desde hace años la mayor parte de los refugiados que, desde Asia y el Africa subsahariana, se atreven a afrontar la “ruta del Mediterráneo” para ir a vivir a Europa. 
Según el reglamento de Dublin, que señala que el primer país al que llega el solicitante es competente para su demanda de asilo, hasta ahora Italia ha sido el que más refugiados tuvo que admitir, y viene haciendo permanentes pedidos de colaboración al resto de la UE. 
En un debate en la sesión plenaria, los legisladores europeos instaron a que los países del norte no dejen solos a los mediterráneos frente a los arribos, y a que en la próxima cumbre europea se desbloquee la reforma.