Se conoció el sexo de los yaguaretés nacidos en el Iberá
ellitoral.com.ar

Viernes 21de Septiembre de 2018CORRIENTES31°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$36,90

Dolar Venta:$38,10

Se conoció el sexo de los yaguaretés nacidos en el Iberá

Los pequeños cumplieron un mes de vida y el equipo de profesionales de CLT realizaron el primer chequeo sanitario para poder maximizar su supervivencia. Allí pudieron determinar que se trata de una hembra y un macho. 

imagen_1

El equipo profesional de CLT logró ingresar durante unos 40 minutos, donde procedieron a la desparasitación, el chequeo de peso y determinaron el sexo de los dos pequeños yaguaretés. Los resultados arrojaron que Tania tuvo un macho (peso actual 3.300 kilos) y una hembra (peso actual 3.050 kilos).

Desde CLT informaron que para que los profesionales puedan ingresar al corral, Tania fue trasladada a otro cercano empleando un silbato al cual ella está acostumbrada a responder, donde permaneció tranquila y ajena al procedimiento. Los tres miembros del equipo vistieron mamelucos descartables (de un sólo uso) para evitar el contagio de patógenos y minimizar el olor humano.

En CLT consideraron "fundamental que los cachorros conserven su comportamiento natural, como una condición clave para que pueden llegar a independizarse y vivir en libertad. Por eso nuestra prioridad fue realizar el procedimiento con la mínima intervención necesaria".

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Se conoció el sexo de los yaguaretés nacidos en el Iberá

Los pequeños cumplieron un mes de vida y el equipo de profesionales de CLT realizaron el primer chequeo sanitario para poder maximizar su supervivencia. Allí pudieron determinar que se trata de una hembra y un macho. 

El equipo profesional de CLT logró ingresar durante unos 40 minutos, donde procedieron a la desparasitación, el chequeo de peso y determinaron el sexo de los dos pequeños yaguaretés. Los resultados arrojaron que Tania tuvo un macho (peso actual 3.300 kilos) y una hembra (peso actual 3.050 kilos).

Desde CLT informaron que para que los profesionales puedan ingresar al corral, Tania fue trasladada a otro cercano empleando un silbato al cual ella está acostumbrada a responder, donde permaneció tranquila y ajena al procedimiento. Los tres miembros del equipo vistieron mamelucos descartables (de un sólo uso) para evitar el contagio de patógenos y minimizar el olor humano.

En CLT consideraron "fundamental que los cachorros conserven su comportamiento natural, como una condición clave para que pueden llegar a independizarse y vivir en libertad. Por eso nuestra prioridad fue realizar el procedimiento con la mínima intervención necesaria".