México y EE. UU., dos siameses inseparables
ellitoral.com.ar

México y EE. UU., dos siameses inseparables

La corrupción endémica afecta todos los estamentos de la vida económica y política, y la violencia asociada al narcotráfico parece ser ya parte del paisaje cotidiano. Mientras que Estados Unidos provee los consumidores, los dólares y las armas, México hace lo propio con la droga y 
los muertos.

imagen_1

Por Luis Rosales
Nota publicada en infobae.com

Llega algo realmente nuevo al poder mexicano. Casi de la envergadura del cambio del año 2000, cuando el ex CEO de la Coca Cola, Vicente Fox, derrotaba al candidato del PRI y terminaba con sus 71 años ininterrumpidos de “democracia a la azteca”.
Desde el 1º de diciembre ocupará el Palacio de los Pinos Andrés Manuel López Obrador, Amlo como se lo conoce en su tierra, alguien polémico y que despierta por igual amores y odios. Muchos temen que se trate de un nuevo Hugo Chávez a ritmos de ranchera y sin impronta caribeña, algo que provocaría un verdadero terremoto geopolítico con consecuencias aún mayores que las del bolivariano. México es mucho más que Venezuela, hasta en el mundo del petróleo superabundante. Otros, en cambio, señalan que el Amlo actual es la versión domesticada y moderada del Amlo rebelde de hace algunos años. Que, después de tantas derrotas y frenos en su carrera hacia lo alto del poder, aprendió la lección y entendió que para llegar y mantenerse hay que moderarse y correrse hacia el centro.
La agenda interna mexicana es una verdadera olla a presión. La corrupción endémica afecta todos los estamentos de la vida económica y política, y la violencia asociada al narcotráfico parece ser ya parte del paisaje cotidiano.
Amlo tiene una oportunidad histórica de pararse de frente y encarar estos temas de raíz. Su prédica radical y sus pocos compromisos con los estamentos de poder tradicionales le permiten tener bastante más libertad de acción que muchos de sus antecesores. Desde hace años, la sociedad mexicana vive trabada en alambiques anquilosados que la han transformado en una especie de grave enfermo reumático y arteriosclerótico. Utilizando a su favor y teniendo en cuenta los errores cometidos por sus correligionarios venezolanos, argentinos, ecuatorianos y nicaragüenses, podría demostrar también que no es necesario quedarse ilegalmente con una porción importante del PBI de los países como forma de retribución para dedicarse a trabajar por y para los pobres. Amlo gobernó por muchos años el DF sin ostentar demasiados antecedentes por corrupción. Toda una rareza para la izquierda latinoamericana.
Pero uno de los aspectos en los que más inquieta esta pateada del tablero radica en la futura relación con el gigante del norte. México y los Estados Unidos son dos siameses inseparables. Aunque uno de ellos creció mucho más que el otro. Su frontera común es una de las más transitadas por personas y bienes, al tiempo que una de las más calientes del mundo. Permanentes encuentros y desencuentros se han alternado en el devenir de esta relación bilateral entre pueblos vecinos. Desde aquellos tiempos en que los expansivos y ambiciosos arquitectos de los Estados Unidos de más al norte, hablando en inglés, se expandían sin límites hacia el oeste, muchas veces a expensas de los mexicanos, tratando de llegar al Pacífico y los muy rentables mercados de Oriente; los Estados Unidos de más al sur, en castellano, dilapidaban en guerras civiles y revoluciones la enorme herencia recibida del imperio español.
En la actualidad son tres los principales “issues” que determinan la problemática de esa relación tan estrecha e indisoluble: comercio con el Nafta incluido, inmigración y narcotráfico.
La llegada de Donald Trump y su estilo tan particular al Salón Oval puso a todos ellos en tela de juicio. El Nafta está en cuarentena y, probablemente, Amlo coincida en el fondo con la visión trampista de replantear y dar de nuevo, defendiendo los intereses de ambas partes. Ambos responden a fuertes tradiciones nacionalistas y tienen una visión bastante negativa de estos acuerdos; tal vez esa sea la base para una renegociación muy dura, pero tal vez más duradera.
Respecto de la inmigración, son mexicanos los principales protagonistas de la verdadera tragedia que se vive todos los días en una de las líneas fronterizas más calientes del planeta. Dos de cada tres inmigrantes ilegales que llegan a los Estados Unidos provienen de su vecino sureño. Hasta se habla de la “maldición de Moctezuma”, que consistiría en el repoblamiento por parte de mexicanos del más de un millón de kilómetros cuadrados arrebatados a lo largo del siglo XIX.
En materia de narcotráfico algunos mexicanos lo califican irónicamente como un joint venture entre los dos países: mientras que Estados Unidos provee los consumidores, los dólares y las armas, México hace lo propio con la droga y los muertos. 
El avance de la legalización de la marihuana en ambos lados de la frontera podría significar un paso adelante en un nuevo esquema que pretenda superar a la ya varias veces perdida “guerra contra la droga” que encaran los Estados Unidos desde los tiempos reaganianos. Por ese camino, sólo se consiguió seguir alimentando a los gángsters del narcotráfico y a los corruptos sistemas de control policial y judicial, que en muchos países sólo simulan trabajar, mostrando cada tanto algún estruendoso decomiso.
Dada esta voluminosa agenda, son muchos los especialistas que presagian un verdadero duelo entre titanes, entre los Pinos y la Casa Blanca. Sin embargo, tal vez el destino nos depare alguna sorpresa. Trump ya ha demostrado que, por su personalidad, estilo o su experiencia empresarial anterior, prefiere lidiar e intentar acordar con sus aparentes enemigos declarados antes que armonizar o estrechar con los amigos y socios. En su razonamiento casi binario, a los últimos ya los tiene, por lo que sale de cacería a la conquista de nuevas presas. Se encontrará en este caso con un hueso duro de roer, un contrincante de peso, tanto o más implacable que él mismo y que saldrá a defender los intereses de su país contra viento y marea. Pero como en su relación con el Papa Francisco o con el dictador Kim, tal vez Trump y Amlo terminen confluyendo y de los aparentes blancos y negros comience a surgir alguna gama de grises.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

México y EE. UU., dos siameses inseparables

La corrupción endémica afecta todos los estamentos de la vida económica y política, y la violencia asociada al narcotráfico parece ser ya parte del paisaje cotidiano. Mientras que Estados Unidos provee los consumidores, los dólares y las armas, México hace lo propio con la droga y 
los muertos.

Por Luis Rosales
Nota publicada en infobae.com

Llega algo realmente nuevo al poder mexicano. Casi de la envergadura del cambio del año 2000, cuando el ex CEO de la Coca Cola, Vicente Fox, derrotaba al candidato del PRI y terminaba con sus 71 años ininterrumpidos de “democracia a la azteca”.
Desde el 1º de diciembre ocupará el Palacio de los Pinos Andrés Manuel López Obrador, Amlo como se lo conoce en su tierra, alguien polémico y que despierta por igual amores y odios. Muchos temen que se trate de un nuevo Hugo Chávez a ritmos de ranchera y sin impronta caribeña, algo que provocaría un verdadero terremoto geopolítico con consecuencias aún mayores que las del bolivariano. México es mucho más que Venezuela, hasta en el mundo del petróleo superabundante. Otros, en cambio, señalan que el Amlo actual es la versión domesticada y moderada del Amlo rebelde de hace algunos años. Que, después de tantas derrotas y frenos en su carrera hacia lo alto del poder, aprendió la lección y entendió que para llegar y mantenerse hay que moderarse y correrse hacia el centro.
La agenda interna mexicana es una verdadera olla a presión. La corrupción endémica afecta todos los estamentos de la vida económica y política, y la violencia asociada al narcotráfico parece ser ya parte del paisaje cotidiano.
Amlo tiene una oportunidad histórica de pararse de frente y encarar estos temas de raíz. Su prédica radical y sus pocos compromisos con los estamentos de poder tradicionales le permiten tener bastante más libertad de acción que muchos de sus antecesores. Desde hace años, la sociedad mexicana vive trabada en alambiques anquilosados que la han transformado en una especie de grave enfermo reumático y arteriosclerótico. Utilizando a su favor y teniendo en cuenta los errores cometidos por sus correligionarios venezolanos, argentinos, ecuatorianos y nicaragüenses, podría demostrar también que no es necesario quedarse ilegalmente con una porción importante del PBI de los países como forma de retribución para dedicarse a trabajar por y para los pobres. Amlo gobernó por muchos años el DF sin ostentar demasiados antecedentes por corrupción. Toda una rareza para la izquierda latinoamericana.
Pero uno de los aspectos en los que más inquieta esta pateada del tablero radica en la futura relación con el gigante del norte. México y los Estados Unidos son dos siameses inseparables. Aunque uno de ellos creció mucho más que el otro. Su frontera común es una de las más transitadas por personas y bienes, al tiempo que una de las más calientes del mundo. Permanentes encuentros y desencuentros se han alternado en el devenir de esta relación bilateral entre pueblos vecinos. Desde aquellos tiempos en que los expansivos y ambiciosos arquitectos de los Estados Unidos de más al norte, hablando en inglés, se expandían sin límites hacia el oeste, muchas veces a expensas de los mexicanos, tratando de llegar al Pacífico y los muy rentables mercados de Oriente; los Estados Unidos de más al sur, en castellano, dilapidaban en guerras civiles y revoluciones la enorme herencia recibida del imperio español.
En la actualidad son tres los principales “issues” que determinan la problemática de esa relación tan estrecha e indisoluble: comercio con el Nafta incluido, inmigración y narcotráfico.
La llegada de Donald Trump y su estilo tan particular al Salón Oval puso a todos ellos en tela de juicio. El Nafta está en cuarentena y, probablemente, Amlo coincida en el fondo con la visión trampista de replantear y dar de nuevo, defendiendo los intereses de ambas partes. Ambos responden a fuertes tradiciones nacionalistas y tienen una visión bastante negativa de estos acuerdos; tal vez esa sea la base para una renegociación muy dura, pero tal vez más duradera.
Respecto de la inmigración, son mexicanos los principales protagonistas de la verdadera tragedia que se vive todos los días en una de las líneas fronterizas más calientes del planeta. Dos de cada tres inmigrantes ilegales que llegan a los Estados Unidos provienen de su vecino sureño. Hasta se habla de la “maldición de Moctezuma”, que consistiría en el repoblamiento por parte de mexicanos del más de un millón de kilómetros cuadrados arrebatados a lo largo del siglo XIX.
En materia de narcotráfico algunos mexicanos lo califican irónicamente como un joint venture entre los dos países: mientras que Estados Unidos provee los consumidores, los dólares y las armas, México hace lo propio con la droga y los muertos. 
El avance de la legalización de la marihuana en ambos lados de la frontera podría significar un paso adelante en un nuevo esquema que pretenda superar a la ya varias veces perdida “guerra contra la droga” que encaran los Estados Unidos desde los tiempos reaganianos. Por ese camino, sólo se consiguió seguir alimentando a los gángsters del narcotráfico y a los corruptos sistemas de control policial y judicial, que en muchos países sólo simulan trabajar, mostrando cada tanto algún estruendoso decomiso.
Dada esta voluminosa agenda, son muchos los especialistas que presagian un verdadero duelo entre titanes, entre los Pinos y la Casa Blanca. Sin embargo, tal vez el destino nos depare alguna sorpresa. Trump ya ha demostrado que, por su personalidad, estilo o su experiencia empresarial anterior, prefiere lidiar e intentar acordar con sus aparentes enemigos declarados antes que armonizar o estrechar con los amigos y socios. En su razonamiento casi binario, a los últimos ya los tiene, por lo que sale de cacería a la conquista de nuevas presas. Se encontrará en este caso con un hueso duro de roer, un contrincante de peso, tanto o más implacable que él mismo y que saldrá a defender los intereses de su país contra viento y marea. Pero como en su relación con el Papa Francisco o con el dictador Kim, tal vez Trump y Amlo terminen confluyendo y de los aparentes blancos y negros comience a surgir alguna gama de grises.