Horacio Rodríguez Egaña realizó el remate anual de La Legua
ellitoral.com.ar

Horacio Rodríguez Egaña realizó el remate anual de La Legua

imagen_0
imagen_1

La firma Horacio Rodríguez Egaña Consignaciones SRL realizó el pasado viernes el 4° remate anual de la cabaña La Legua en Curuzú Cuatiá, que además contó con una concentración de 130 vaquillonas preñadas de productores de esa zona. Con buen plazo y precios satisfactorios, se vendieron toros de las razas Braford, Polled Hereford y Angus.
Una agradable jornada acompañó a la casa consignataria, que antes de las ventas ofreció un almuerzo que congregó aproximadamente a 170 personas. En este marco, se realizó el 4° remate anual de cabaña La Legua en Curuzú Cuatiá, con toros de las razas Braford, Polled Hereford y Angus colorados, que llegaron desde sus campos de la provincia de Buenos Aires.
El martillo estuvo en manos de Guillermo Rodríguez Egaña, y la venta de toros se realizó con un plazo de 90 días libres y 90 días más con el 3% de interés mensual. Por su parte, las vaquillonas salieron a venta con 60 días libres para el pago.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Horacio Rodríguez Egaña realizó el remate anual de La Legua

<p>Toros. La cabaña La Legua trajo nuevamente su genética a Curuzú Cuatiá. </p>

Toros. La cabaña La Legua trajo nuevamente su genética a Curuzú Cuatiá. 

La firma Horacio Rodríguez Egaña Consignaciones SRL realizó el pasado viernes el 4° remate anual de la cabaña La Legua en Curuzú Cuatiá, que además contó con una concentración de 130 vaquillonas preñadas de productores de esa zona. Con buen plazo y precios satisfactorios, se vendieron toros de las razas Braford, Polled Hereford y Angus.
Una agradable jornada acompañó a la casa consignataria, que antes de las ventas ofreció un almuerzo que congregó aproximadamente a 170 personas. En este marco, se realizó el 4° remate anual de cabaña La Legua en Curuzú Cuatiá, con toros de las razas Braford, Polled Hereford y Angus colorados, que llegaron desde sus campos de la provincia de Buenos Aires.
El martillo estuvo en manos de Guillermo Rodríguez Egaña, y la venta de toros se realizó con un plazo de 90 días libres y 90 días más con el 3% de interés mensual. Por su parte, las vaquillonas salieron a venta con 60 días libres para el pago.