Con un reloj sincronizado con las antiguas campanas, la iglesia de Esquina volvió a marcar el paso del tiempo
ellitoral.com.ar

Lunes 19de Noviembre de 2018CORRIENTES15°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$35,10

Dolar Venta:$36,90

Con un reloj sincronizado con las antiguas campanas, la iglesia de Esquina volvió a marcar el paso del tiempo

imagen_0
imagen_1
imagen_2
imagen_3

 La Iglesia Santa Rita de Casia de Esquina no sólo recuperó el reloj que hasta la década del 70 marcaba el tiempo desde una de sus torres, sino que ahora ya nadie tendrá que subir 60 escalones para hacer sonar las campanas. La adquisición que ya se exhibe en el monumento histórico e integrante del patrimonio cultural de la Provincia se concretó gracias al aporte de los feligreses que el año pasado compraron un bono contribución.
En julio pasado, el párroco Juan Carlos Mendoza  firmó un convenio con Guillermo del Valle, de la empresa Gnomon. “Parecía que no se iba a poder, pero gracias a Dios y Santa Rita de Casia, patrona de lo imposible, lo logramos y en septiembre la parroquia recuperará su reloj que estará sincronizado con el campanario”, expresó en aquella oportunidad el sacerdote a El Litoral.
Precisamente, el pasado martes un equipo de la citada firma arribó a la ciudad. “Somos cuatro, Alejandro, Julian Guzman, Mariano Grande y quien te habla”, expresó Del Valle a El Litoral. Tras lo cual acotó que en la noche del miércoles culminaron con la instalación y lograron iluminarlo.
Y desde ayer, no sólo se puede ver el paso del tiempo en la iglesia, sino también quienes están en la zona pueden escucharlo.
“Desde las 7 y hasta la medianoche, como el reloj está sincronizado con las campanas, estas suenan cada hora y la cantidad de veces que lo hacen indican la hora que es”, explicó Del Valle.
A lo que agregó, “cada media hora se pueden oír las campanas que, además, tienen un repiqueteo distinto cuando se convoca a una misa, cuando se trata de un responso, etc”.
“Ahora ya está en pleno funcionamiento el sistema. Así que el reloj con sus agujas indica qué hora es y también hace sonar a las antiguas campanas: una es de acero y data de 1920 y la otra, es de 1940 y de bronce”, concluyó Del Valle.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Con un reloj sincronizado con las antiguas campanas, la iglesia de Esquina volvió a marcar el paso del tiempo

 La Iglesia Santa Rita de Casia de Esquina no sólo recuperó el reloj que hasta la década del 70 marcaba el tiempo desde una de sus torres, sino que ahora ya nadie tendrá que subir 60 escalones para hacer sonar las campanas. La adquisición que ya se exhibe en el monumento histórico e integrante del patrimonio cultural de la Provincia se concretó gracias al aporte de los feligreses que el año pasado compraron un bono contribución.
En julio pasado, el párroco Juan Carlos Mendoza  firmó un convenio con Guillermo del Valle, de la empresa Gnomon. “Parecía que no se iba a poder, pero gracias a Dios y Santa Rita de Casia, patrona de lo imposible, lo logramos y en septiembre la parroquia recuperará su reloj que estará sincronizado con el campanario”, expresó en aquella oportunidad el sacerdote a El Litoral.
Precisamente, el pasado martes un equipo de la citada firma arribó a la ciudad. “Somos cuatro, Alejandro, Julian Guzman, Mariano Grande y quien te habla”, expresó Del Valle a El Litoral. Tras lo cual acotó que en la noche del miércoles culminaron con la instalación y lograron iluminarlo.
Y desde ayer, no sólo se puede ver el paso del tiempo en la iglesia, sino también quienes están en la zona pueden escucharlo.
“Desde las 7 y hasta la medianoche, como el reloj está sincronizado con las campanas, estas suenan cada hora y la cantidad de veces que lo hacen indican la hora que es”, explicó Del Valle.
A lo que agregó, “cada media hora se pueden oír las campanas que, además, tienen un repiqueteo distinto cuando se convoca a una misa, cuando se trata de un responso, etc”.
“Ahora ya está en pleno funcionamiento el sistema. Así que el reloj con sus agujas indica qué hora es y también hace sonar a las antiguas campanas: una es de acero y data de 1920 y la otra, es de 1940 y de bronce”, concluyó Del Valle.