Un cruce de Whatsapp complica a Diego Lagomarsino
ellitoral.com.ar

Jueves 20de Septiembre de 2018CORRIENTES22°Pronóstico Extendidoclima_parcial

Dolar Compra:$39.00

Dolar Venta:$40.20

Un cruce de Whatsapp complica a Diego Lagomarsino

imagen_1

La causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman sumó ahora un nuevo interrogante: un peritaje sobre el teléfono del fiscal de la Amia detectó que Diego Lagomarsino, el perito informático que le prestó el arma, lo había llamado el sábado 17 de enero de 2015 por la mañana, algo que hasta el momento nadie detectó.
El dato contradice la versión que había dado el propio Lagomarsino en sus declaraciones indagatorias desde el comienzo de la investigación. Es que siempre sostuvo que fue Nisman el que lo llamó el sábado por la tarde para citarlo a su casa, oportunidad en que le pidió un arma que él finalmente le prestó. Fue ese arma el que se usó, según sostiene la hipótesis de la investigación, y la que convirtió a Lagomarsino en un “partícipe necesario del homicidio”.
“Yo estaba en la pileta de mi casa con mi mujer, mis dos hijos y mi cuñada María Soledad López. Era más o menos las cuatro y media de la tarde. En ese momento recibí un llamado en mi línea. Yo tenía varios celulares, pero no los di de baja porque los usaba laboralmente”, contó Lagomarsino ante el juez Julián Ercolini. “En un primer momento no lo escuché. Después me avisó mi mujer que sonaba y atendí. El llamado provenía de un número privado”, señaló .
“Las llamadas de Alberto siempre figuraban en privado, acotó. Cuando atendí el llamado, me dijo si podía ir y le dije voy. Ahí subí a mi casa, me cambié, agarré mi mochila porque normalmente eran problemas técnicos y fui”.
Pero ahora el análisis de Gendarmería sostiene que quien inicia las comunicaciones ese sábado clave fue Lagomarsino, con un mensaje que le escribe por Whatsapp a Nisman, a las 11.30 de la mañana. “Nisman contestó y después Lagomarsino le vuelve a mandar a otro mensaje a las 13”, señalaron.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Un cruce de Whatsapp complica a Diego Lagomarsino

La causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman sumó ahora un nuevo interrogante: un peritaje sobre el teléfono del fiscal de la Amia detectó que Diego Lagomarsino, el perito informático que le prestó el arma, lo había llamado el sábado 17 de enero de 2015 por la mañana, algo que hasta el momento nadie detectó.
El dato contradice la versión que había dado el propio Lagomarsino en sus declaraciones indagatorias desde el comienzo de la investigación. Es que siempre sostuvo que fue Nisman el que lo llamó el sábado por la tarde para citarlo a su casa, oportunidad en que le pidió un arma que él finalmente le prestó. Fue ese arma el que se usó, según sostiene la hipótesis de la investigación, y la que convirtió a Lagomarsino en un “partícipe necesario del homicidio”.
“Yo estaba en la pileta de mi casa con mi mujer, mis dos hijos y mi cuñada María Soledad López. Era más o menos las cuatro y media de la tarde. En ese momento recibí un llamado en mi línea. Yo tenía varios celulares, pero no los di de baja porque los usaba laboralmente”, contó Lagomarsino ante el juez Julián Ercolini. “En un primer momento no lo escuché. Después me avisó mi mujer que sonaba y atendí. El llamado provenía de un número privado”, señaló .
“Las llamadas de Alberto siempre figuraban en privado, acotó. Cuando atendí el llamado, me dijo si podía ir y le dije voy. Ahí subí a mi casa, me cambié, agarré mi mochila porque normalmente eran problemas técnicos y fui”.
Pero ahora el análisis de Gendarmería sostiene que quien inicia las comunicaciones ese sábado clave fue Lagomarsino, con un mensaje que le escribe por Whatsapp a Nisman, a las 11.30 de la mañana. “Nisman contestó y después Lagomarsino le vuelve a mandar a otro mensaje a las 13”, señalaron.