ellitoral.com.ar

Domingo 16de Junio de 2019CORRIENTES14°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$43,00

Dolar Venta:$45,00

11 de enero

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1872... y las fuerzas revolucionarias de Corrientes triunfan en Paso del Medio sobre una partida del ejército gubernamental que estaba a cargo del caudillo “baibienista” Eustaquio Acuña, a quien lo derrotan completamente.
Los revolucionarios estaban a las órdenes de los coroneles Raymundo Fernández Reguera y Juan C. Romero. El movimiento revolucionario había estallado en la capital de la provincia en horas de la madrugada del día 9, encontrándose al frente del mismo el coronel Desiderio Sosa, quien alentado por sectores que siempre estuvieron en contra de la candidatura a gobernador de Agustín Pedro Justo y de su vicegobernador el coronel Manuel J. Calvo, no dudó en comandar la acción. El último gobernador había sido el coronel Santiago Baibiene quien, tras obtener su resonante triunfo al frente de las tropas de la provincia en la batalla de Ñaembé, quedó constituido en el gran elector de la provincia, y fue el que decidió las candidaturas de Justo y Calvo, con el enojo de sus correligionarios liberales, quienes nunca admitieron una salida política en los términos que resultó. 
Los revolucionarios, que actuaban políticamente en el recientemente creado grupo del “fusionismo”, lo integraban nacionalistas y liberales que se alejaron disconforme del gobierno de Justo, quien  asumió el 25 de diciembre de 1871 designando en su gabinete, en una palabra, a los hombres del estado mayor del baibienismo. Todos estos acontecimientos transformaron al “fusionismo” en una fuerza poderosa. Había, subyacentemente, una gran rivalidad militar entre Santiago Baibiene y Desiderio Sosa, ambos de reconocidos prestigio, ganados en los campos de batalla. 
El coronel Desiderio Sosa se puso al frente de los revolucionarios en toda la provincia y el coronel Santiago Baibiene fue colocado por el gobernador al mando de las fuerzas gubernamentales. El 9 de enero lo detienen al doctor Justo y toda la provincia queda levantada en armas. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

11 de enero

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1872... y las fuerzas revolucionarias de Corrientes triunfan en Paso del Medio sobre una partida del ejército gubernamental que estaba a cargo del caudillo “baibienista” Eustaquio Acuña, a quien lo derrotan completamente.
Los revolucionarios estaban a las órdenes de los coroneles Raymundo Fernández Reguera y Juan C. Romero. El movimiento revolucionario había estallado en la capital de la provincia en horas de la madrugada del día 9, encontrándose al frente del mismo el coronel Desiderio Sosa, quien alentado por sectores que siempre estuvieron en contra de la candidatura a gobernador de Agustín Pedro Justo y de su vicegobernador el coronel Manuel J. Calvo, no dudó en comandar la acción. El último gobernador había sido el coronel Santiago Baibiene quien, tras obtener su resonante triunfo al frente de las tropas de la provincia en la batalla de Ñaembé, quedó constituido en el gran elector de la provincia, y fue el que decidió las candidaturas de Justo y Calvo, con el enojo de sus correligionarios liberales, quienes nunca admitieron una salida política en los términos que resultó. 
Los revolucionarios, que actuaban políticamente en el recientemente creado grupo del “fusionismo”, lo integraban nacionalistas y liberales que se alejaron disconforme del gobierno de Justo, quien  asumió el 25 de diciembre de 1871 designando en su gabinete, en una palabra, a los hombres del estado mayor del baibienismo. Todos estos acontecimientos transformaron al “fusionismo” en una fuerza poderosa. Había, subyacentemente, una gran rivalidad militar entre Santiago Baibiene y Desiderio Sosa, ambos de reconocidos prestigio, ganados en los campos de batalla. 
El coronel Desiderio Sosa se puso al frente de los revolucionarios en toda la provincia y el coronel Santiago Baibiene fue colocado por el gobernador al mando de las fuerzas gubernamentales. El 9 de enero lo detienen al doctor Justo y toda la provincia queda levantada en armas.