ellitoral.com.ar

Domingo 16de Junio de 2019CORRIENTES14°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$43,00

Dolar Venta:$45,00

Compañía de danza aérea Eleve será uno de los atractivos de la primera luna chamamecera

n Dará inicio hoy, a las 21, una nueva edición de la Fiesta Nacional del Chamamé, y uno de las novedades de la noche inaugural será la presentación de la compañía de danza aérea Eleve, que presentará un espectáculo de alto vuelo combinando efectos aéreos y audiovisuales. 
Eleve es una compañía de teatro aéreo que nació hace 10 años, con la intención de generar una propuesta artística que sea desafiante, que impacte, que sorprenda y que, a la vez, emocione.
A lo largo de su extensa trayectoria, siempre buscó contar historias de un modo diferente, utilizando la tecnología y la destreza aérea como una especie de trampolín al cielo. 
Las estructuras que utiliza en el aire cobran vida propia con motores, pantallas y efectos. Los muros sobre los que se desplazan los actores cuentan historias a través de proyecciones interactivas. 
La motivan los desafíos, lo que la convirtió en la única companía de danza aérea del mundo en lograr un récord Guinness, por tener el escenario suspendido más alto del mundo emplazado en la cima del Obelisco porteño para la apertura de Showmatch en el 2016.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Compañía de danza aérea Eleve será uno de los atractivos de la primera luna chamamecera

n Dará inicio hoy, a las 21, una nueva edición de la Fiesta Nacional del Chamamé, y uno de las novedades de la noche inaugural será la presentación de la compañía de danza aérea Eleve, que presentará un espectáculo de alto vuelo combinando efectos aéreos y audiovisuales. 
Eleve es una compañía de teatro aéreo que nació hace 10 años, con la intención de generar una propuesta artística que sea desafiante, que impacte, que sorprenda y que, a la vez, emocione.
A lo largo de su extensa trayectoria, siempre buscó contar historias de un modo diferente, utilizando la tecnología y la destreza aérea como una especie de trampolín al cielo. 
Las estructuras que utiliza en el aire cobran vida propia con motores, pantallas y efectos. Los muros sobre los que se desplazan los actores cuentan historias a través de proyecciones interactivas. 
La motivan los desafíos, lo que la convirtió en la única companía de danza aérea del mundo en lograr un récord Guinness, por tener el escenario suspendido más alto del mundo emplazado en la cima del Obelisco porteño para la apertura de Showmatch en el 2016.