ellitoral.com.ar

Jueves 17de Enero de 2019CORRIENTES26°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$36,80

Dolar Venta:$38,60

El BID habilita crédito de USD 300 millones para mitigar desastres naturales

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó  un préstamo contingente por USD 300 millones al Estado nacional, que permitiría acceder a fondos ante eventuales inundaciones y terremotos a fin de mitigar los efectos que estos desastres naturales puedan ocasionar sobre sus finanzas públicas.
El acuerdo es resultado de la negociación y el trabajo conjunto del Ministerio de Hacienda y el equipo técnico de expertos del BID. Los fondos fueron aprobados bajo la modalidad de Facilidad de Crédito Contingente para Emergencias por Desastres Naturales, una herramienta innovadora del BID que fomenta el enfoque integrado de gestión financiera de riesgos, basado en la planificación y el financiamiento anticipado.
La operación se estructura como una cobertura financiera de rápido acceso y costo eficiente para hacer frente a los gastos públicos extraordinarios que surjan a partir de ese tipo de emergencias, cuya ocurrencia puede ejercer presiones sobre el gasto público y complicar los esfuerzos del gobierno de avanzar hacia una posición fiscal más sólida.
Argentina es un país expuesto a la ocurrencia de desastres naturales. En los últimos 50 años, 58 inundaciones severas y 3 terremotos fueron reportados en el país, afectando a más de 14 millones de personas y provocando más de USD 10.000 millones en pérdidas. En este sentido, el programa también busca continuar apoyando al país en el desarrollo de una política nacional para la gestión integral de los riesgos de desastres naturales.
El organismo ejecutor del programa será la Dirección de Programas y Proyectos Especiales y con Enfoque Sectorial Amplio del Ministerio de Hacienda, con el apoyo de la Secretaría de Protección Civil del Ministerio de Seguridad de la Nación, en el marco del Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo y la Protección Civil (Sinagir).
De acuerdo a este programa, las inundaciones regionales, de núcleos urbanos, de llanura, tormentas severas, incidentes con presas de dos tipos e incidentes forestales, son los principales riesgos ante los que se encuentran expuestas las provincias del nordeste argentino.
En este informe se explica que en el NEA en el 77% de los casos, las lluvias causan el desborde de los principales ríos de la región (Paraná, Bermejo, Pilcomayo, Uruguay, Paraguay y sus afluentes), todos ellos parte de la Cuenca del Plata y que en esta región se producen también inundaciones en áreas bajas de llanura que pueden únicamente anticiparse con pocos días, a diferencia de lo que ocurre con los grandes ríos.
Ante estos riesgos, eminentemente hidrometeorológicos, los organismos en el Sinagir, además de recomendar profundizar controles y prevenir riesgos de acuerdo a la normativa vigente, sugieren identificar las zonas vulnerables ante este tipo de “eventos ponderando el grado de afectación específica”, confeccionar y mantener actualizado un plan de acción en caso de emergencia, diseñar un plan de recolección de residuos para evitar el bloqueo del sistema de alcantarillado y acequias, mantener acondicionados los centros de evacuados y diseñado un plan de logística de traslado, y establecer reservas de material para asistencia médica, agua, colchones, alimentos y elementos de limpieza. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

El BID habilita crédito de USD 300 millones para mitigar desastres naturales

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó  un préstamo contingente por USD 300 millones al Estado nacional, que permitiría acceder a fondos ante eventuales inundaciones y terremotos a fin de mitigar los efectos que estos desastres naturales puedan ocasionar sobre sus finanzas públicas.
El acuerdo es resultado de la negociación y el trabajo conjunto del Ministerio de Hacienda y el equipo técnico de expertos del BID. Los fondos fueron aprobados bajo la modalidad de Facilidad de Crédito Contingente para Emergencias por Desastres Naturales, una herramienta innovadora del BID que fomenta el enfoque integrado de gestión financiera de riesgos, basado en la planificación y el financiamiento anticipado.
La operación se estructura como una cobertura financiera de rápido acceso y costo eficiente para hacer frente a los gastos públicos extraordinarios que surjan a partir de ese tipo de emergencias, cuya ocurrencia puede ejercer presiones sobre el gasto público y complicar los esfuerzos del gobierno de avanzar hacia una posición fiscal más sólida.
Argentina es un país expuesto a la ocurrencia de desastres naturales. En los últimos 50 años, 58 inundaciones severas y 3 terremotos fueron reportados en el país, afectando a más de 14 millones de personas y provocando más de USD 10.000 millones en pérdidas. En este sentido, el programa también busca continuar apoyando al país en el desarrollo de una política nacional para la gestión integral de los riesgos de desastres naturales.
El organismo ejecutor del programa será la Dirección de Programas y Proyectos Especiales y con Enfoque Sectorial Amplio del Ministerio de Hacienda, con el apoyo de la Secretaría de Protección Civil del Ministerio de Seguridad de la Nación, en el marco del Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo y la Protección Civil (Sinagir).
De acuerdo a este programa, las inundaciones regionales, de núcleos urbanos, de llanura, tormentas severas, incidentes con presas de dos tipos e incidentes forestales, son los principales riesgos ante los que se encuentran expuestas las provincias del nordeste argentino.
En este informe se explica que en el NEA en el 77% de los casos, las lluvias causan el desborde de los principales ríos de la región (Paraná, Bermejo, Pilcomayo, Uruguay, Paraguay y sus afluentes), todos ellos parte de la Cuenca del Plata y que en esta región se producen también inundaciones en áreas bajas de llanura que pueden únicamente anticiparse con pocos días, a diferencia de lo que ocurre con los grandes ríos.
Ante estos riesgos, eminentemente hidrometeorológicos, los organismos en el Sinagir, además de recomendar profundizar controles y prevenir riesgos de acuerdo a la normativa vigente, sugieren identificar las zonas vulnerables ante este tipo de “eventos ponderando el grado de afectación específica”, confeccionar y mantener actualizado un plan de acción en caso de emergencia, diseñar un plan de recolección de residuos para evitar el bloqueo del sistema de alcantarillado y acequias, mantener acondicionados los centros de evacuados y diseñado un plan de logística de traslado, y establecer reservas de material para asistencia médica, agua, colchones, alimentos y elementos de limpieza.