En el San Marcos y parte del Canindeyú reclaman por mejoras en los desagües
ellitoral.com.ar

Jueves 17de Enero de 2019CORRIENTES26°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$36,80

Dolar Venta:$38,60

En el San Marcos y parte del Canindeyú reclaman por mejoras en los desagües

imagen_1

Con cada precipitación, que supera los 100 milímetros en pocos lapsos de tiempo, distintas zonas de la Capital reiteran problemas históricos en materia de anegamientos e inundaciones y luego de las pérdidas e inconvenientes que registran las familias afectadas, son múltiples los reclamos por mejor infraestructura para el escurrimiento del agua. Tras las fuertes tormentas de la semana pasada, unos 20 grupos familiares de los barrios San Marcos y Cacique Canindeyú, que debieron ser evacuados en instalaciones municipales del barrio Independencia, solicitaron a la Municipalidad obras de desagües y mejoramiento de las zanjas de la zona para evitar inundaciones.
Durante las fuertes tormentas de la semana pasada unas 20 familias de la zona del San Marcos y Canindeyú debieron ser evacuadas en la Casa Educativa Terapéutica (CET) del barrio Independencia, donde durante un día recibieron asistencia con alimentos, ropas y colchones hasta que cesó la lluvia y pudieron regresar a sus hogares. “Siempre con cada lluvia fuerte nos inundamos y, además de tener que salir de nuestras casas, perdemos todas nuestras cosas. Desde hace varios años que venimos pidiendo que mejoren las zanjas y canales, pero los arreglos son temporales y siempre vuelven los problemas”, manifestó a El Litoral una de las mujeres que fue evacuada la semana pasada en el CET del Independencia. “Más allá de la limpieza de las zanjas, queremos que mejoren los entubamientos y los desagües porque siempre tenemos los mismos problemas. Anteriormente fuimos evacuados en la Escuela N° 404”, indicó otra de las mujeres.
Otro de los inconvenientes que registran los habitantes de la zona son las alimañas que encuentran en sus casas una vez que baja el agua, como también las múltiples pérdidas materiales en los domicilios. “Cada vez que volvemos tenemos miedo por los alacranes, víboras y bichos que hay dentro de las casas y por el peligro que representan para los niños”, señalaron.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

En el San Marcos y parte del Canindeyú reclaman por mejoras en los desagües

<p>Asistencia. Familias del San Marcos recibieron ayuda tras las lluvias.</p>

Asistencia. Familias del San Marcos recibieron ayuda tras las lluvias.

Con cada precipitación, que supera los 100 milímetros en pocos lapsos de tiempo, distintas zonas de la Capital reiteran problemas históricos en materia de anegamientos e inundaciones y luego de las pérdidas e inconvenientes que registran las familias afectadas, son múltiples los reclamos por mejor infraestructura para el escurrimiento del agua. Tras las fuertes tormentas de la semana pasada, unos 20 grupos familiares de los barrios San Marcos y Cacique Canindeyú, que debieron ser evacuados en instalaciones municipales del barrio Independencia, solicitaron a la Municipalidad obras de desagües y mejoramiento de las zanjas de la zona para evitar inundaciones.
Durante las fuertes tormentas de la semana pasada unas 20 familias de la zona del San Marcos y Canindeyú debieron ser evacuadas en la Casa Educativa Terapéutica (CET) del barrio Independencia, donde durante un día recibieron asistencia con alimentos, ropas y colchones hasta que cesó la lluvia y pudieron regresar a sus hogares. “Siempre con cada lluvia fuerte nos inundamos y, además de tener que salir de nuestras casas, perdemos todas nuestras cosas. Desde hace varios años que venimos pidiendo que mejoren las zanjas y canales, pero los arreglos son temporales y siempre vuelven los problemas”, manifestó a El Litoral una de las mujeres que fue evacuada la semana pasada en el CET del Independencia. “Más allá de la limpieza de las zanjas, queremos que mejoren los entubamientos y los desagües porque siempre tenemos los mismos problemas. Anteriormente fuimos evacuados en la Escuela N° 404”, indicó otra de las mujeres.
Otro de los inconvenientes que registran los habitantes de la zona son las alimañas que encuentran en sus casas una vez que baja el agua, como también las múltiples pérdidas materiales en los domicilios. “Cada vez que volvemos tenemos miedo por los alacranes, víboras y bichos que hay dentro de las casas y por el peligro que representan para los niños”, señalaron.