Viernes 19de Agosto de 2022CORRIENTES11°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$134,2

Dolar Venta:$142,2

Viernes 19de Agosto de 2022CORRIENTES11°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$134,2

Dolar Venta:$142,2

/Ellitoral.com.ar/ Cultura

Ofelia Leiva dio una lección de pasión chamamecera el lunes en el Cocomarola

El clima le sigue jugando una mala pasada a la fiesta grande. El lunes hubo chamamé tras dos suspensiones, pero ayer al cierre de esta edición una nueva tormenta volvió a impedir la realización de la celebración popular.  

Verónica Echezárraga

vechezarraga@ellitoral.com.ar

Con apenas 32 minutos en escena, Ofelia Leiva brindó el lunes una poderosa lección de pasión chamamecera convirtiéndose así en lo más ovacionado de la segunda noche efectiva de la Fiesta Nacional del Chamamé. Fue una velada cargada de artistas de primer nivel donde se destacó el virtuosismo del Chango Spasiuk y su exquisito homenaje a Tomás Barrios. La potencia de La Pilarcita, la energía de Yangos y la alegría de Los Pibes (de Paraguay) elevaron el termómetro mientras que La Sole (Pastorutti), con casi una hora y media de espectáculo no supo conquistar al público festivalero. 

Luego de dos suspensiones por cuestiones climáticas, el chamamé volvió a apoderarse el lunes del Anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola y lo hizo con una grilla extensa que incluyó la reprogramación de artistas que debían presentarse el fin de semana. Ofelia Leiva fue una de las reprogramadas y quizás por eso su tiempo en escena fue inferior al de años anteriores. 

La cantora es leyenda viva del chamamé y aunque su cuerpo tiene “muchas nanas”, como ella misma lo afirma, el amor y la pasión por el género hacen que no pueda alejarse de la música. Sobre el escenario Ofelia fue auténtica y sin filtros a la hora de reclamar, “gracias por estar siempre. Este año tengo poco tiempo”, adelantó con la tranquilidad de quien le cuenta algo a un amigo y en el mismo tono agradeció la presencia de todos sus hijos; “mis hijas están sentadas por allá atrás porque no tuvieron lugar”, comentó. 

Aunque su voz ya no es la de antes, su sola presencia enamora y acelera el corazón chamamecero despertando en el auditorio ovaciones que pocos artistas logran. “Vamos a cantarle al más grande. Donde estés Taita”, dijo apuntando al cielo y comenzaron así los primeros acordes de “Sigue tu luz”. 

Su repertorio fue clásico y la presentación impecablemente acompañada por una banda que conoce y cuida a Ofelia. En los 32 minutos que duró el show se escucharon temas como “Che mitaro Guaré”; “Bajo el cielo de Mantilla”, “Todo el mundo a bailar” y “A puerto Tirol” entre otros y se despidió con un “hasta siempre, o hasta que Dios disponga”.

Lo malo

Aunque es difícil calcular la cantidad de público presente, se estima que el lunes en el Cocomarola había más de 10 mil personas y este número hizo colapsar una vez más el sistema de sanitarios, pese a que el aumento del número de baños había sido una de las obras realizadas en el anfiteatro. Otro punto negativo tuvo que ver con el barro que, producto de las lluvias constantes, complicó el tránsito en el predio y quitó comodidad al auditorio. 

Por otra parte es importante remarcar que durante la noche del lunes, la prensa tuvo que lidiar con un equipo de seguridad que no estuvo a la altura de las circunstancias y en lugar de garantizar la comodidad de quienes tienen la tarea de difundir al mundo la Fiesta Nacional del Chamamé, se ocupó de complicar la cobertura y por momentos hasta maltratar a los trabajadores de distintos medios de comunicación. 

No obstante el mayor inconveniente de la velada fue quizás el sonido ya que esto deslució la presentación de un importante número de artistas como por ejemplo el Chango Spasiuk o Pablo Delvalle durante el homenaje a Marta Quiles y hasta la propia Soledad cantó por momentos con volumen bajo. 

Lo bueno

La presencia del Chango Spasiuk es en cada edición de esta Fiesta uno de los momentos sonoramente más elevados. Acompañado por músicos de primera categoría el misionero desplegó un exquisito repertorio y pese a los inconvenientes de sonido su propuesta se ubicó entre lo mejor de la noche. Tras recibir un reconocimiento por parte del Gobierno Provincial y Sadaic, el artista nacido en Apóstoles realizó un homenaje al recientemente fallecido Tomás Barrios, para el cual invitó al escenario a Néstor y Tomás Barrios. 

El Ballet Oficial con su obra “Litoraleños” fue el lunes otro de los grandes momentos. La presentación contó con la participación de Florencia de Pompert quien interpretó el tema de Ramón Ayala “El Mensú”. También el homenaje a Marta Quiles con su poema “A fin de cuentas” fue uno de los buenos espectáculos de la velada. 

Lo divertido 

La del lunes fue sin dudas una noche bien festivalera donde reinó el baile y la diversión con artistas como Los Pibes (del Paraguay); también subieron la temperatura los brasileros “Yangos” y lo mismo pasó con La Pilarcita, quien se pasó en el tiempo y desde la organización le cortaron el sonido. Chingoli Bofill estuvo también entre los que supieron divertir al auditorio chamamecero.  

La Sole 

Pasadas las 2 de la madrugada y con un anfiteatro a pleno, entró en escena Natalia Pastorutti y enseguida su hermana Soledad para interpretar “La Gringa” tema que está promocionando desde los primeros días de este año. Su show continuó con “Todos somos pueblo”, pero no consiguió sostener la temperatura del público que a esa hora todavía experimentaba la efusividad que había dejado en el ambiente Ofelia Leiva. 

La santafesina cantó casi una hora y media e interpretó clásicos del cancionero popular como “Apurate José” de Teresa Parodi y Posadeña Linda de Ramón Ayala. El folclore estuvo presente con “Merceditas” de Los Chalchaleros y “Por las Costas Entrerrianas” de Horacio Guaraní entre otros.

Si bien La Sole se mostró simpática y bien dispuesta, su repertorio no logró extraer del auditorio grandes ovaciones como sí sucedía en años anteriores. Los momentos más fuertes de su show tuvieron lugar cuando invitó al escenario a los participantes de “La Voz Argentina” Pedro Antonio y Sofía Morales. 

Ayer al cierre de esta edición y nuevamente por cuestiones climáticas, se suspendió la velada chamamecera en el Anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola. 

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error