ellitoral.com.ar

Sabado 20 de Abril de 2019 CORRIENTES23°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $40,90

Dolar Venta: $42,90

Promesa incumplida y calvario de 76 senegaleses

Falsificación de pasaportes, traslado, hospedaje y la tranquilidad de sortear sin ningún tipo de inconvenientes los controles migratorios. La posibilidad de un futuro mejor. La promesa de un viaje largo sin complicaciones. Fue todo una gran mentira, en donde un grupo de 76 senegaleses fue víctima de dos hombres, también oriundos de Senegal, que fueron detenidos por liderar estas maniobras.
Fue a través de esto que pudo determinarse el accionar de una organización criminal que hacía ingresar de manera ilegal a los ciudadanos senegaleses a América del Sur a través de pasaportes apócrifos con el sello de la república africana de Gambia.
Las 76 víctimas escapaban ilegalmente de su país para luego llegar a Madrid, desde donde viajaban en diversos vuelos con destino a Ecuador, Perú o Brasil y, desde allí, por vía terrestre, hasta la localidad de Bernardo de Irigoyen, en la provincia de Misiones.
El largo recorrido culminaba con otro viaje por tierra con destino a la ciudad de Buenos Aires, donde pasaban varios días aguardando por la devolución de los pasaportes originales sumada a la promesa de trabajo y vivienda digna. Nada de eso ocurría.
Ya en Capital Federal, los senegaleses eran anoticiados de una deuda que superaba los USD 6 mil, por la cual debían trasladarse hasta Bahía Blanca o Monte Hermoso para “trabajar” hasta que ese monto fuese cancelado. Las “tareas” las desarrollaban en puestos de venta ambulante o comercios ubicados en varios puntos del sur bonaerenses.
En la causa, iniciada por una denuncia de la Dirección Nacional de Migraciones, fueron detenidos dos ciudadanos senegaleses naturalizados como argentinos: N.D, en pareja con una mujer argentina y con 17 años de residencia en el país, y su hermano, A. D. Ambos vivían en Bahía Blanca y fueron señalados como los líderes de esta organización.
Intervinieron el Departamento Unidad Federal de Investigaciones Especiales (Dufie) y la Dirección Nacional de Investigaciones (DNI), que depende de la Secretaría de Seguridad, en coordinación con la Justicia Federal, Migraciones y la Policía Federal Argentina.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Promesa incumplida y calvario de 76 senegaleses

Falsificación de pasaportes, traslado, hospedaje y la tranquilidad de sortear sin ningún tipo de inconvenientes los controles migratorios. La posibilidad de un futuro mejor. La promesa de un viaje largo sin complicaciones. Fue todo una gran mentira, en donde un grupo de 76 senegaleses fue víctima de dos hombres, también oriundos de Senegal, que fueron detenidos por liderar estas maniobras.
Fue a través de esto que pudo determinarse el accionar de una organización criminal que hacía ingresar de manera ilegal a los ciudadanos senegaleses a América del Sur a través de pasaportes apócrifos con el sello de la república africana de Gambia.
Las 76 víctimas escapaban ilegalmente de su país para luego llegar a Madrid, desde donde viajaban en diversos vuelos con destino a Ecuador, Perú o Brasil y, desde allí, por vía terrestre, hasta la localidad de Bernardo de Irigoyen, en la provincia de Misiones.
El largo recorrido culminaba con otro viaje por tierra con destino a la ciudad de Buenos Aires, donde pasaban varios días aguardando por la devolución de los pasaportes originales sumada a la promesa de trabajo y vivienda digna. Nada de eso ocurría.
Ya en Capital Federal, los senegaleses eran anoticiados de una deuda que superaba los USD 6 mil, por la cual debían trasladarse hasta Bahía Blanca o Monte Hermoso para “trabajar” hasta que ese monto fuese cancelado. Las “tareas” las desarrollaban en puestos de venta ambulante o comercios ubicados en varios puntos del sur bonaerenses.
En la causa, iniciada por una denuncia de la Dirección Nacional de Migraciones, fueron detenidos dos ciudadanos senegaleses naturalizados como argentinos: N.D, en pareja con una mujer argentina y con 17 años de residencia en el país, y su hermano, A. D. Ambos vivían en Bahía Blanca y fueron señalados como los líderes de esta organización.
Intervinieron el Departamento Unidad Federal de Investigaciones Especiales (Dufie) y la Dirección Nacional de Investigaciones (DNI), que depende de la Secretaría de Seguridad, en coordinación con la Justicia Federal, Migraciones y la Policía Federal Argentina.