ellitoral.com.ar

Viernes 20de Septiembre de 2019CORRIENTES13°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$55,00

Dolar Venta:$58,50

En Paz

Cuando uno ha vivido ya lo suyo corrobora el cumplimiento inexorable de las afirmaciones  poéticamente planteadas, la vida te da, de acuerdo a lo que diste.
 

Por Leticia Oraisón de Turpín
Orientadora Familiar

Muy cerca de mi ocaso, 
yo te bendigo vida                                                                                                                            
porque nunca me diste ni 
esperanza fallida                                                                                                                        ni trabajos injustos, ni pena 
inmerecida.
Porque veo al final de mi rudo 
camino                                                                                                                                           que yo fui el arquitecto de 
mi propio destino;                                                                                                                             que si extraje las hieles o la 
miel de las cosas,                                                                                                                             fue porque en ellas puse hiel 
o mieles sabrosas:                                                                                                                           cuando planté rosales, coseché siempre rosas.
Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:                                                                                                                        ¡mas tú no me dijiste que mayo
 fuese eterno!
Hallé sin dudas largas las noches de mis penas;                                                                                                                  mas no me prometiste tan sólo 
noches buenas,                                                                                                                       y en cambio tuve algunas 
santamente serenas….  
Amé, fui amado, el sol acarició 
mi faz.                                                                                                                                             ¡Vida nada me debes! 
¡Vida estamos en paz!                                 
Amado Nervo  (1870-1919)

Las reflexiones profundas y veraces que nos propone el autor de esta poesía se prestan al análisis del significado que entraña saber vivir.
Cuando uno ha vivido ya lo suyo corrobora el cumplimiento inexorable de las afirmaciones  poéticamente planteadas, la vida te da, de acuerdo a lo que diste. Y si se es joven, es la oportunidad de adelantarse a futuras experiencias, para encarar con más sabiduría los acontecimientos existenciales que se puedan ir presentando.
Lo cierto es que no hay que desaprovechar las enseñanzas que se van recibiendo de quienes nos preceden en la vida.
Y si bien nadie conoce su futuro y nadie puede adelantarse a las circunstancias que se le irán presentando, sí, es posible siempre capitalizar reflexiones y experiencias enriquecedoras, para fructificar y depurar actitudes que nos protegerán de vanas inquietudes y potenciales angustias.
En resumen, la vida será de acuerdo a nuestra conducta, somos irremediablemente los arquitectos de nuestras experiencias, nosotros hacemos nuestro destino, o al menos lo orientamos para bien o para mal.
Repasemos, releamos el mensaje poético de Amado Nervo y reconozcamos que la vida hay que saber vivirla para no tener débitos inesperados al final del camino y en cambio poder decir junto a él: “¡Vida nada me debes! ¡Vida estamos en paz!”.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

En Paz

Cuando uno ha vivido ya lo suyo corrobora el cumplimiento inexorable de las afirmaciones  poéticamente planteadas, la vida te da, de acuerdo a lo que diste.
 

Por Leticia Oraisón de Turpín
Orientadora Familiar

Muy cerca de mi ocaso, 
yo te bendigo vida                                                                                                                            
porque nunca me diste ni 
esperanza fallida                                                                                                                        ni trabajos injustos, ni pena 
inmerecida.
Porque veo al final de mi rudo 
camino                                                                                                                                           que yo fui el arquitecto de 
mi propio destino;                                                                                                                             que si extraje las hieles o la 
miel de las cosas,                                                                                                                             fue porque en ellas puse hiel 
o mieles sabrosas:                                                                                                                           cuando planté rosales, coseché siempre rosas.
Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:                                                                                                                        ¡mas tú no me dijiste que mayo
 fuese eterno!
Hallé sin dudas largas las noches de mis penas;                                                                                                                  mas no me prometiste tan sólo 
noches buenas,                                                                                                                       y en cambio tuve algunas 
santamente serenas….  
Amé, fui amado, el sol acarició 
mi faz.                                                                                                                                             ¡Vida nada me debes! 
¡Vida estamos en paz!                                 
Amado Nervo  (1870-1919)

Las reflexiones profundas y veraces que nos propone el autor de esta poesía se prestan al análisis del significado que entraña saber vivir.
Cuando uno ha vivido ya lo suyo corrobora el cumplimiento inexorable de las afirmaciones  poéticamente planteadas, la vida te da, de acuerdo a lo que diste. Y si se es joven, es la oportunidad de adelantarse a futuras experiencias, para encarar con más sabiduría los acontecimientos existenciales que se puedan ir presentando.
Lo cierto es que no hay que desaprovechar las enseñanzas que se van recibiendo de quienes nos preceden en la vida.
Y si bien nadie conoce su futuro y nadie puede adelantarse a las circunstancias que se le irán presentando, sí, es posible siempre capitalizar reflexiones y experiencias enriquecedoras, para fructificar y depurar actitudes que nos protegerán de vanas inquietudes y potenciales angustias.
En resumen, la vida será de acuerdo a nuestra conducta, somos irremediablemente los arquitectos de nuestras experiencias, nosotros hacemos nuestro destino, o al menos lo orientamos para bien o para mal.
Repasemos, releamos el mensaje poético de Amado Nervo y reconozcamos que la vida hay que saber vivirla para no tener débitos inesperados al final del camino y en cambio poder decir junto a él: “¡Vida nada me debes! ¡Vida estamos en paz!”.