ellitoral.com.ar

Viernes 20de Septiembre de 2019CORRIENTES13°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$55,00

Dolar Venta:$58,50

La Iglesia católica ataca a Salvini por usar la religión con fines políticos

Dura reacción de la Iglesia y de ambientes católicos contra el líder de extrema derecha Matteo Salvini, vicepremier y ministro del Interior italiano, acusándolo de usar la religión para sus objetivos, lo que desató una resentida polémica. 
El sábado en la concentración de los partidos nacionalistas y soberanistas en Milán, invocó a la virgen y en su arenga por el final de la campaña electoral en las elecciones europeas, mostró un rosario, lo agitó y lo besó.
Durante el acto Salvini nombró al Papa Francisco, que fue repetidamente abucheado. El líder de la Liga es amigo de los enemigos ultraconservadores que conspiran en la Iglesia contra el Papa. El secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, lo invitó a “no mezclar la fe con la política que divide, mientras que Dios es de todos e invocarlo para sí mismo es siempre muy peligroso”.
El director de la jesuita Civiltá Cattolica, padre Antonio Spadaro, dijo que “el mandamiento de no invocar en vano el nombre de Dios reclama no usarlo para los propios objetivos políticos”. Spadaro dijo que “la conciencia cristiana se sobresalta con humillación al verse así tratada como una mercancía”.  
El difundido semanario católico Familia Cristiana, sentenció: “He aquí el fetichismo soberanista, con el rosario enarbolado por Salvini y las rechiflas de la multitud contra el Papa”.
El diario católico Avvenire recordó a Salvini que “con el rosario se reza, no se hacen comicios”.
El arzobispo y teólogo Bruno Forte dijo que el líder populista “hiere a los creyentes y no defiende a la Iglesia”.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

La Iglesia católica ataca a Salvini por usar la religión con fines políticos

Dura reacción de la Iglesia y de ambientes católicos contra el líder de extrema derecha Matteo Salvini, vicepremier y ministro del Interior italiano, acusándolo de usar la religión para sus objetivos, lo que desató una resentida polémica. 
El sábado en la concentración de los partidos nacionalistas y soberanistas en Milán, invocó a la virgen y en su arenga por el final de la campaña electoral en las elecciones europeas, mostró un rosario, lo agitó y lo besó.
Durante el acto Salvini nombró al Papa Francisco, que fue repetidamente abucheado. El líder de la Liga es amigo de los enemigos ultraconservadores que conspiran en la Iglesia contra el Papa. El secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, lo invitó a “no mezclar la fe con la política que divide, mientras que Dios es de todos e invocarlo para sí mismo es siempre muy peligroso”.
El director de la jesuita Civiltá Cattolica, padre Antonio Spadaro, dijo que “el mandamiento de no invocar en vano el nombre de Dios reclama no usarlo para los propios objetivos políticos”. Spadaro dijo que “la conciencia cristiana se sobresalta con humillación al verse así tratada como una mercancía”.  
El difundido semanario católico Familia Cristiana, sentenció: “He aquí el fetichismo soberanista, con el rosario enarbolado por Salvini y las rechiflas de la multitud contra el Papa”.
El diario católico Avvenire recordó a Salvini que “con el rosario se reza, no se hacen comicios”.
El arzobispo y teólogo Bruno Forte dijo que el líder populista “hiere a los creyentes y no defiende a la Iglesia”.