ellitoral.com.ar

Domingo 15de Septiembre de 2019CORRIENTES25°Pronóstico Extendidoclima_sol

Dolar Compra:$54,25

Dolar Venta:$57,50

Violentos sujetos atacaron, robaron y destruyeron estudio jurídico de abogado

Al menos cuatro sujetos rompieron la ventanilla de un automóvil, causaron serios destrozos en la oficina y a las patadas intentaron en vano entrar al domicilio del profesional del derecho que descansaba junto a su familia.
 

Lugar. La propiedad atacada por delincuentes.
Daños. De este modo quedó el estudio jurídico con papeles desparramados por todos lados.

 En la madrugada de ayer, una violenta banda de delincuentes atacó la casa de un abogado de Santo Tomé, donde destruyeron la oficina de su estudio jurídico, rompieron los vidrios de su automóvil e intentaron entrar a las patadas al sector de la casa.
En la vivienda se encontraba el penalista Luis González y su esposa, la docente Margarita Fernández, y sus hijos, en su domicilio de calle Juan Velázquez 1155 del barrio Andresito.
Fue alrededor de las 2.30 cuando “nos despertaron los ruidos. Eran cuatro delincuentes que pateaban la puerta de mi casa para poder entrar”, relató la propia Fernández al portal SantoTomé Online.
Añadió que “fue horrible lo que vivimos. Salimos a ver y encontramos los vidrios de las ventanas del auto rotas y los vidrios de la oficina. Fue un robo. El desastre de papeles, el auto dado vuelta y por la ventana de la cocina sacaban las cosas”, explicó. 
Confesó que “fue horrible la sensación de sentirte tan chica siendo grande. Golpeaban la puerta como locos para entrar a las patadas; gracias a Dios no pudieron ingresar a la casa”.
Planteó que “hoy me siento mal, con mucha impotencia por la sensación de sentirme que no estoy segura en mi casa; pueden ingresar y hacernos daño... Agradezco a la Policía que estuvo al segundo que llamamos; soy adulta, pero esta madrugada me sentí una niña y desprotegida por la inseguridad”.
En resumen, expresó: “No vamos a hablar del daño económico; el daño psicológico no tiene valor monetario, el saber que pueden ingresar de nuevo”.

Dinero
En tanto que el abogado habló con el portal Digital Santo Tomé y contó la traumática experiencia vivida. Señaló que “los delincuentes primeramente lograron ingresar al interior de la oficina donde se encuentra el estudio jurídico tras forzar una ventana y allí revolvieron todo. En principio se cree que buscaban dinero, pero por el momento no se descarta ninguna hipótesis”.
Tras las pericias correspondientes que llevó a cabo en horas de la mañana la Policía de la Provincia de Corrientes, consideraron que esos informes establecerán si se llevaron o no alguna documentación relacionada con la actividad de abogado que ejerce González.
Afirmaron que los sujetos también destrozaron el vidrio delantero del lado derecho del vehículo del denunciante, un Chevrolet Spin y de su interior se llevaron una suma de 10 mil pesos, una cadenita de oro y una amoladora.
No conformes con ello, intentaron ingresar a la vivienda particular lanzando golpes y patadas contra la puerta trasera. Los delincuentes no consiguieron lo que se proponían y ante ello se dieron rápidamente a la fuga cuando González se percató de lo que estaba sucediendo y encendió la luz de la cocina. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Violentos sujetos atacaron, robaron y destruyeron estudio jurídico de abogado

Al menos cuatro sujetos rompieron la ventanilla de un automóvil, causaron serios destrozos en la oficina y a las patadas intentaron en vano entrar al domicilio del profesional del derecho que descansaba junto a su familia.
 

 En la madrugada de ayer, una violenta banda de delincuentes atacó la casa de un abogado de Santo Tomé, donde destruyeron la oficina de su estudio jurídico, rompieron los vidrios de su automóvil e intentaron entrar a las patadas al sector de la casa.
En la vivienda se encontraba el penalista Luis González y su esposa, la docente Margarita Fernández, y sus hijos, en su domicilio de calle Juan Velázquez 1155 del barrio Andresito.
Fue alrededor de las 2.30 cuando “nos despertaron los ruidos. Eran cuatro delincuentes que pateaban la puerta de mi casa para poder entrar”, relató la propia Fernández al portal SantoTomé Online.
Añadió que “fue horrible lo que vivimos. Salimos a ver y encontramos los vidrios de las ventanas del auto rotas y los vidrios de la oficina. Fue un robo. El desastre de papeles, el auto dado vuelta y por la ventana de la cocina sacaban las cosas”, explicó. 
Confesó que “fue horrible la sensación de sentirte tan chica siendo grande. Golpeaban la puerta como locos para entrar a las patadas; gracias a Dios no pudieron ingresar a la casa”.
Planteó que “hoy me siento mal, con mucha impotencia por la sensación de sentirme que no estoy segura en mi casa; pueden ingresar y hacernos daño... Agradezco a la Policía que estuvo al segundo que llamamos; soy adulta, pero esta madrugada me sentí una niña y desprotegida por la inseguridad”.
En resumen, expresó: “No vamos a hablar del daño económico; el daño psicológico no tiene valor monetario, el saber que pueden ingresar de nuevo”.

Dinero
En tanto que el abogado habló con el portal Digital Santo Tomé y contó la traumática experiencia vivida. Señaló que “los delincuentes primeramente lograron ingresar al interior de la oficina donde se encuentra el estudio jurídico tras forzar una ventana y allí revolvieron todo. En principio se cree que buscaban dinero, pero por el momento no se descarta ninguna hipótesis”.
Tras las pericias correspondientes que llevó a cabo en horas de la mañana la Policía de la Provincia de Corrientes, consideraron que esos informes establecerán si se llevaron o no alguna documentación relacionada con la actividad de abogado que ejerce González.
Afirmaron que los sujetos también destrozaron el vidrio delantero del lado derecho del vehículo del denunciante, un Chevrolet Spin y de su interior se llevaron una suma de 10 mil pesos, una cadenita de oro y una amoladora.
No conformes con ello, intentaron ingresar a la vivienda particular lanzando golpes y patadas contra la puerta trasera. Los delincuentes no consiguieron lo que se proponían y ante ello se dieron rápidamente a la fuga cuando González se percató de lo que estaba sucediendo y encendió la luz de la cocina.