ellitoral.com.ar

Viernes 06de Diciembre de 2019CORRIENTES16°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$57,75

Dolar Venta:$62,25

Nuevas proyecciones sobre el dólar y la inflación

Los últimos datos oficiales de la inflación son de mayo, cuando el Indec confirmó la desaceleración en la suba de precios. El IPC dio 3,1%, un valor que reflejó el segundo mes consecutivo en baja, luego del 3,4% de abril y el 4,7% de marzo.
En relación con el tipo de cambio, los especialistas de LatinFocus esperan un dólar de $50,33 para fin de año. El mes pasado, en cambio, se esperaba un tipo de cambio 28 centavos más alto.
Para fines del año próximo, los analistas indican que el dólar valdrá $61,03, por debajo de los $61,36 que se esperaba en junio, explicaron en una nota publicada en el diario La Nación.
Según el informe, agregaron, el PBI se contraería 1,4% en 2019, lo que significa una bajada de 0,1 puntos porcentuales en relación a la proyección del mes pasado. Esto completará dos años consecutivos de contracción. Para 2020 prevén una expansión del 2,1%, idéntica estimación que la proyección de junio.
Las estimaciones del LatinFocus Consensus Forecast resultan similares a las presentadas en la última publicación del Reporte de Expectativas del Mercado (REM), una encuesta que realiza el Banco Central entre economistas y entidades locales y extranjeras.
En su última edición, recortaron del 40,3 al 40% la inflación general que esperan para este año (aunque revisaron al alza su medición núcleo, que ahora ubican en el 41,5%). En relación a lo que esperan para 2020, los analistas ubicaron la inflación en 27% (0,9 puntos más el mes anterior).
De acuerdo con el REM, el PBI de 2019 se contraerá 1,4% (el mes pasado la cifra era de -1,5%). A la vez elevaron el crecimiento previsto para 2020 a 2,2% (antes era de 2%). Con respecto al tipo de cambio, estiman que el dólar mayorista cerrará en diciembre a $50,20, un precio 80 centavos inferior al de $51 que preveían hasta hace un mes.
En cambio, las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) son más optimistas. Según el organismo, la economía argentina va a terminar 2019 con una caída del PBI de 1,2% y una inflación de 30,5%.
“Estamos viendo señales de que la recesión puede estar cediendo, y se espera una recuperación gradual en los próximos trimestres”, afirmó el director de Comunicaciones del FMI, Gerry Rice.
La inflación, agregó, continúa siendo un “desafío”, pero en el Fondo esperan que siga bajando.
Tanto los analistas políticos como los económicos y financieros coinciden en que el dólar pasó a ser el virtual jefe de la campaña electoral del oficialismo, tras once semanas consecutivas de calma cambiaria sin que el Banco Central debiera intervenir con ventas en el mercado, se planteaba en otra nota de La Nación.
Unos y otros estiman que la cotización “planchada” -y en baja, desde el pico de $46 a fin de abril hasta menos de $43 ahora-, es uno de los factores necesarios para mejorar las chances de reelección de Mauricio Macri, aunque no sea suficiente para despejar la actual incertidumbre sobre el resultado de la polarizada elección presidencial del 27 de octubre. Por caso, el politólogo Andrés Malamud opina -en un reportaje con la revista Idea-, que un triunfo de Macri depende principalmente de que se mantenga la ecuación peronismo dividido-dólar estable.
A favor de este cambio de humor económico, que incipientemente comienzan a reflejar algunas encuestas de intención de voto, aparecen además la reciente desaceleración inflacionaria desde los exorbitantes niveles mensuales de comienzos de año, el congelamiento de tarifas y los estímulos al consumo dispuestos por el Gobierno (créditos Anses, plan Ahora 12 en cuotas sin interés, subsidios para la compra de autos y motos, etcétera). De ahí el repunte de los indicadores cualitativos que elabora la Universidad Di Tella (Utdt), como el índice de confianza del consumidor (que entre mayo y junio subió 18%, de 34,4 a 40,6) y de confianza en el Gobierno (+22%, de 1,53 a 1,86), aunque lejos de los picos de 51,1 y 2,97, respectivamente, de noviembre de 2017.
Aunque hasta ahora no se puso en práctica, el aval del FMI a la venta de dólares por parte del Bcra  fue a fin de abril el punto de inflexión que desembocó en el actual “veranito” en los mercados.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Nuevas proyecciones sobre el dólar y la inflación

Los últimos datos oficiales de la inflación son de mayo, cuando el Indec confirmó la desaceleración en la suba de precios. El IPC dio 3,1%, un valor que reflejó el segundo mes consecutivo en baja, luego del 3,4% de abril y el 4,7% de marzo.
En relación con el tipo de cambio, los especialistas de LatinFocus esperan un dólar de $50,33 para fin de año. El mes pasado, en cambio, se esperaba un tipo de cambio 28 centavos más alto.
Para fines del año próximo, los analistas indican que el dólar valdrá $61,03, por debajo de los $61,36 que se esperaba en junio, explicaron en una nota publicada en el diario La Nación.
Según el informe, agregaron, el PBI se contraería 1,4% en 2019, lo que significa una bajada de 0,1 puntos porcentuales en relación a la proyección del mes pasado. Esto completará dos años consecutivos de contracción. Para 2020 prevén una expansión del 2,1%, idéntica estimación que la proyección de junio.
Las estimaciones del LatinFocus Consensus Forecast resultan similares a las presentadas en la última publicación del Reporte de Expectativas del Mercado (REM), una encuesta que realiza el Banco Central entre economistas y entidades locales y extranjeras.
En su última edición, recortaron del 40,3 al 40% la inflación general que esperan para este año (aunque revisaron al alza su medición núcleo, que ahora ubican en el 41,5%). En relación a lo que esperan para 2020, los analistas ubicaron la inflación en 27% (0,9 puntos más el mes anterior).
De acuerdo con el REM, el PBI de 2019 se contraerá 1,4% (el mes pasado la cifra era de -1,5%). A la vez elevaron el crecimiento previsto para 2020 a 2,2% (antes era de 2%). Con respecto al tipo de cambio, estiman que el dólar mayorista cerrará en diciembre a $50,20, un precio 80 centavos inferior al de $51 que preveían hasta hace un mes.
En cambio, las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) son más optimistas. Según el organismo, la economía argentina va a terminar 2019 con una caída del PBI de 1,2% y una inflación de 30,5%.
“Estamos viendo señales de que la recesión puede estar cediendo, y se espera una recuperación gradual en los próximos trimestres”, afirmó el director de Comunicaciones del FMI, Gerry Rice.
La inflación, agregó, continúa siendo un “desafío”, pero en el Fondo esperan que siga bajando.
Tanto los analistas políticos como los económicos y financieros coinciden en que el dólar pasó a ser el virtual jefe de la campaña electoral del oficialismo, tras once semanas consecutivas de calma cambiaria sin que el Banco Central debiera intervenir con ventas en el mercado, se planteaba en otra nota de La Nación.
Unos y otros estiman que la cotización “planchada” -y en baja, desde el pico de $46 a fin de abril hasta menos de $43 ahora-, es uno de los factores necesarios para mejorar las chances de reelección de Mauricio Macri, aunque no sea suficiente para despejar la actual incertidumbre sobre el resultado de la polarizada elección presidencial del 27 de octubre. Por caso, el politólogo Andrés Malamud opina -en un reportaje con la revista Idea-, que un triunfo de Macri depende principalmente de que se mantenga la ecuación peronismo dividido-dólar estable.
A favor de este cambio de humor económico, que incipientemente comienzan a reflejar algunas encuestas de intención de voto, aparecen además la reciente desaceleración inflacionaria desde los exorbitantes niveles mensuales de comienzos de año, el congelamiento de tarifas y los estímulos al consumo dispuestos por el Gobierno (créditos Anses, plan Ahora 12 en cuotas sin interés, subsidios para la compra de autos y motos, etcétera). De ahí el repunte de los indicadores cualitativos que elabora la Universidad Di Tella (Utdt), como el índice de confianza del consumidor (que entre mayo y junio subió 18%, de 34,4 a 40,6) y de confianza en el Gobierno (+22%, de 1,53 a 1,86), aunque lejos de los picos de 51,1 y 2,97, respectivamente, de noviembre de 2017.
Aunque hasta ahora no se puso en práctica, el aval del FMI a la venta de dólares por parte del Bcra  fue a fin de abril el punto de inflexión que desembocó en el actual “veranito” en los mercados.