ellitoral.com.ar

Domingo 15de Diciembre de 2019CORRIENTES27°Pronóstico Extendidoclima_sol_noche

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$63,00

Falleció “Kelo” Mecca, un rugbier pura cepa

imagen_1

Roberto Capará
Colaboración

En las últimas horas del sábado, luego de ver el  partido Los Pumas vs. All Blacks junto con los amigos de su club Taragüy,  falleció Angel Antonio Mecca, “Kelo”, para todos.  
Alguien que dedicó su vida a este deporte desde el primer minuto de la fundación de su querido Taragüy Rugby Club. A los 72 años cumplidos pocos días antes, Kelo dejó una estela que debe ser espejo en el deporte de la ovalada.  
Después de jugar al básquetbol en las inferiores del Club de Regatas Corrientes, se volcó de lleno a todo lo que se llama rugby. Jugó en todas las categorías de la época. 
Los 57 años del rugby en nuestra región lo tuvieron siempre. Fue hoocker, full back. Estaba en el lugar que su equipo o el club lo necesitaba, porque fue delegado  ante la Unión de Rugby del Nordeste (Urne), cuyas selecciones integró en numerosas oportunidades.
Fue referí nacional muy respetado por todos y cuando dejó esas funciones, se dedicó a entrenar divisiones menores de su club del cual también fue directivo, hasta que algún achaque en su salud le impidió seguir enseñando el juego de quince.
Jamás se alejó del rugby. Fue su pasión. Taragüy fue un amor que lo disfrutó y sufrió hasta el último minuto de su vida. Aunque sea una oración remanida, le cabe plenamente eso que, “el rugby lo llora, está de luto”.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Falleció “Kelo” Mecca, un rugbier pura cepa

Roberto Capará
Colaboración

En las últimas horas del sábado, luego de ver el  partido Los Pumas vs. All Blacks junto con los amigos de su club Taragüy,  falleció Angel Antonio Mecca, “Kelo”, para todos.  
Alguien que dedicó su vida a este deporte desde el primer minuto de la fundación de su querido Taragüy Rugby Club. A los 72 años cumplidos pocos días antes, Kelo dejó una estela que debe ser espejo en el deporte de la ovalada.  
Después de jugar al básquetbol en las inferiores del Club de Regatas Corrientes, se volcó de lleno a todo lo que se llama rugby. Jugó en todas las categorías de la época. 
Los 57 años del rugby en nuestra región lo tuvieron siempre. Fue hoocker, full back. Estaba en el lugar que su equipo o el club lo necesitaba, porque fue delegado  ante la Unión de Rugby del Nordeste (Urne), cuyas selecciones integró en numerosas oportunidades.
Fue referí nacional muy respetado por todos y cuando dejó esas funciones, se dedicó a entrenar divisiones menores de su club del cual también fue directivo, hasta que algún achaque en su salud le impidió seguir enseñando el juego de quince.
Jamás se alejó del rugby. Fue su pasión. Taragüy fue un amor que lo disfrutó y sufrió hasta el último minuto de su vida. Aunque sea una oración remanida, le cabe plenamente eso que, “el rugby lo llora, está de luto”.