ellitoral.com.ar

Domingo 20 de Octubre de 2019 CORRIENTES19°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $56,50

Dolar Venta: $60,00

1. Isla de las muñecas, México
Esta isla le pone la piel de gallina hasta al más valiente del mundo. Hay más de 1.000 muñecas colgadas de árboles que observan a los atrevidos visitantes durante el recorrido. Es un panorama desgarrador y terrorífico a partes iguales. Cuenta la leyenda que al poco tiempo de ahogarse una niña en los canales de Xochimilco, Don Julián Santana Barrera -el encargado de la isla- encontró una muñeca flotando en el agua. Como muestra de respeto y para aquietar el espíritu de la ahogada decidió colgarla de un árbol. Desde aquel entonces y por 50 años fue colgando muñecas por la isla; hasta que él mismo murió ahogado en el mismo sitio donde falleció la niña… ¡espeluznante!

2. Cueva de Actun Tunichil Muknal, Belice
Ya entrar a una cueva da la sensación de estar profanando un rincón que la naturaleza -o antiguas civilizaciones- querían mantener oculto. Pero en el caso de la cueva Actun Tunichil Muknal, en el distrito de Cayo, es aún más aterradora la visita cuando, a los pocos metros, uno se encuentra esparcidos por el suelo esqueletos humanos que se cree que han sido sacrificios realizados por los Mayas para honrar a los dioses del inframundo. Los restos humanos más conocidos de la cueva son los de la “Doncella de cristal”, una joven adolescente que yace boca arriba sobre el suelo y sus huesos calcificados brillan con intensidad por la calcita que los cubre.

3. Cementerio de Chauchilla, Perú
Las necrópolis del mundo infunden pavor y están siempre sembradas de leyendas tétricas. En el caso del cementerio de Chauchilla, en una zona desértica en el departamento de Ica en Perú, la visita se vuelve aún más siniestra no sólo porque los ladrones de tumbas han esparcido en su saqueo parte de los restos humanos por toda la zona, sino porque muchas tumbas han quedado abiertas y los esqueletos pre-incaicos observan desde sus sitios para el descanso eterno, en posición fetal y envueltos en sus telas mortuarias. 

4. Pueblo fantasma de 
Humberstone, Chile
La inhóspita zona de Atacama albergó durante muchos años una pequeña población en torno a una mina salitrera en la que hombres, mujeres y niños fueron explotados hasta la muerte durante la extracción. Hoy en día, decadente y envuelta en historias de sucesos paranormales, Humberstone es una ciudad fantasma – declarada Patrimonio de la Humanidad- que muy pocos se animan a visitar. Al recorres sus calles se puede ver el ocaso de un pueblo que a finales del siglo XIX ostentó riqueza y vida. Aún quedan en pie algunas edificaciones emblemáticas como el teatro, la iglesia o el hotel. Pero se debe tener cuidado, ya que dicen que se escuchan ruidos y se puede sentir la presencia de los mineros que murieron por ese “oro blanco”. Sin lugar a dudas es un escenario espeluznante, sólo para los amantes del terror.

5. Fantasmagórico Gran 
Hotel Viena, Argentina
El Gran Hotel Viena está envuelto en historias de fantasmas y fábulas. Ubicado cerca de Mar Chiquita en la provincia de Córdoba es considerado uno de los sitios con más actividad paranormal de toda Latinoamérica. Construido en la década del cuarenta como un hotel de lujo, se cree que fue incluso refugio de los nazis y del propio Adolf Hitler. Hoy en día es un museo y muchos visitantes aseguran haber visto apariciones como la del antiguo jefe de seguridad, mujeres paradas junto a las ventanas de las habitaciones o niñas corriendo por los pasillos. ¿Lo mejor de todo? Se puede visitar por la noche… ¡qué miedo!

6. Hotel embrujado en Salto del Tequendama, Colombia
Se comenta que el fantasmagórico Hotel El Refugio del Salto, ubicado en un abismo rocoso cerca de las cataratas de Tequendama, era uno de los sitios favoritos por los suicidas para quitarse la vida. Las leyendas en torno a este hotel cuentan que muchos visitantes vieron espectros o escucharon gritos desoladores que provenían del interior del hotel o de sus alrededores… ¿quizá de las almas en pena que no descansan en paz? En la actualidad es una Casa Museo, totalmente restaurada, que puedes visitar y recorrer, además de disfrutar de algunas exposiciones “encantadoras”. Para un verdadero amante del terror, este hotel es el destino ideal. 

7. Leyendas del Sanatorio 
Durán, Costa Rica
Los hospitales abandonados tienen un halo turbador que los convierte inevitablemente en una fuente de leyendas urbanas y grandes misterios. En la zona del Valle Central, cerca de Cartago, se encuentra el antiguo Sanatorio Carlos Durán, un centro fundado en 1915 para tratar a tuberculosos y que fue cerrado tras la erupción del volcán Irazú en 1973. Durante un corto periodo también fue una cárcel, pero se cerró y quedó abandonado. Desde aquel entonces el complejo se deteriora a pasos agigantados y lo único que permanece viva e intacta es la leyenda de apariciones y sucesos extraordinarios, como que el centro está habitado por las almas de los pacientes o de las monjas enfermeras que aparecen -a veces- en las habitaciones. 

8. Catacumbas de 
San Francisco, Perú
¿Hay algo más tenebroso que unas catacumbas? Bajo las capillas de la iglesia de San Francisco en Lima, existe una red de estrechos pasadizos laberínticos que dan acceso a unas bóvedas sepulcrales subterráneas donde se pueden ver cráneos, tibias, peronés y fémures que datan del siglo XVII. En estas criptas se encuentran los restos mortales de aproximadamente 25.000 personas relacionadas con la orden franciscana. Es un recorrido enigmático y tenebroso que recorre un osario con forma cónica de una profundidad de 10 metros. Durante todo el recorrido se siente una fuerte energía contenida entre esos muros… ¿quién se atrevería a visitar este submundo de espectros, calaveras y esqueletos? Sólo los más valientes amantes del terror. 

Más info en:
www.espanol.skyscanner.com

¿Te gustó la nota?

VILLA 
EPECUEN 

Un sitio espectral para conocer en Argentina se encuentra a orillas de la laguna Epecuén, en la provincia de Buenos Aires. Se trata de una villa turística de lujo creada a mediados del siglo XX pero que en 1986 quedó cubierta por el agua tras una fuerte inundación que rompió el terraplén. Y permaneció así por dos décadas. Luego todo tipo de supersticiones se crearon en torno a esta villa sumergida, hasta que un día el agua se evaporó por completo sacando a la luz su antiguo esplendor, ahora convertido en un panorama lóbrego y tétrico. 

Comentarios
Logo

Ocho destinos escalofriantes para redescubrir el continente

Para los amantes de las historias de terror, de casas embrujadas o pueblos abandonados, este es un paseo ideal. Una recopilación de la plataforma Skyscanner para conocer los sitios más escalofriantes del continente. 
 

1. Isla de las muñecas, México
Esta isla le pone la piel de gallina hasta al más valiente del mundo. Hay más de 1.000 muñecas colgadas de árboles que observan a los atrevidos visitantes durante el recorrido. Es un panorama desgarrador y terrorífico a partes iguales. Cuenta la leyenda que al poco tiempo de ahogarse una niña en los canales de Xochimilco, Don Julián Santana Barrera -el encargado de la isla- encontró una muñeca flotando en el agua. Como muestra de respeto y para aquietar el espíritu de la ahogada decidió colgarla de un árbol. Desde aquel entonces y por 50 años fue colgando muñecas por la isla; hasta que él mismo murió ahogado en el mismo sitio donde falleció la niña… ¡espeluznante!

2. Cueva de Actun Tunichil Muknal, Belice
Ya entrar a una cueva da la sensación de estar profanando un rincón que la naturaleza -o antiguas civilizaciones- querían mantener oculto. Pero en el caso de la cueva Actun Tunichil Muknal, en el distrito de Cayo, es aún más aterradora la visita cuando, a los pocos metros, uno se encuentra esparcidos por el suelo esqueletos humanos que se cree que han sido sacrificios realizados por los Mayas para honrar a los dioses del inframundo. Los restos humanos más conocidos de la cueva son los de la “Doncella de cristal”, una joven adolescente que yace boca arriba sobre el suelo y sus huesos calcificados brillan con intensidad por la calcita que los cubre.

3. Cementerio de Chauchilla, Perú
Las necrópolis del mundo infunden pavor y están siempre sembradas de leyendas tétricas. En el caso del cementerio de Chauchilla, en una zona desértica en el departamento de Ica en Perú, la visita se vuelve aún más siniestra no sólo porque los ladrones de tumbas han esparcido en su saqueo parte de los restos humanos por toda la zona, sino porque muchas tumbas han quedado abiertas y los esqueletos pre-incaicos observan desde sus sitios para el descanso eterno, en posición fetal y envueltos en sus telas mortuarias. 

4. Pueblo fantasma de 
Humberstone, Chile
La inhóspita zona de Atacama albergó durante muchos años una pequeña población en torno a una mina salitrera en la que hombres, mujeres y niños fueron explotados hasta la muerte durante la extracción. Hoy en día, decadente y envuelta en historias de sucesos paranormales, Humberstone es una ciudad fantasma – declarada Patrimonio de la Humanidad- que muy pocos se animan a visitar. Al recorres sus calles se puede ver el ocaso de un pueblo que a finales del siglo XIX ostentó riqueza y vida. Aún quedan en pie algunas edificaciones emblemáticas como el teatro, la iglesia o el hotel. Pero se debe tener cuidado, ya que dicen que se escuchan ruidos y se puede sentir la presencia de los mineros que murieron por ese “oro blanco”. Sin lugar a dudas es un escenario espeluznante, sólo para los amantes del terror.

5. Fantasmagórico Gran 
Hotel Viena, Argentina
El Gran Hotel Viena está envuelto en historias de fantasmas y fábulas. Ubicado cerca de Mar Chiquita en la provincia de Córdoba es considerado uno de los sitios con más actividad paranormal de toda Latinoamérica. Construido en la década del cuarenta como un hotel de lujo, se cree que fue incluso refugio de los nazis y del propio Adolf Hitler. Hoy en día es un museo y muchos visitantes aseguran haber visto apariciones como la del antiguo jefe de seguridad, mujeres paradas junto a las ventanas de las habitaciones o niñas corriendo por los pasillos. ¿Lo mejor de todo? Se puede visitar por la noche… ¡qué miedo!

6. Hotel embrujado en Salto del Tequendama, Colombia
Se comenta que el fantasmagórico Hotel El Refugio del Salto, ubicado en un abismo rocoso cerca de las cataratas de Tequendama, era uno de los sitios favoritos por los suicidas para quitarse la vida. Las leyendas en torno a este hotel cuentan que muchos visitantes vieron espectros o escucharon gritos desoladores que provenían del interior del hotel o de sus alrededores… ¿quizá de las almas en pena que no descansan en paz? En la actualidad es una Casa Museo, totalmente restaurada, que puedes visitar y recorrer, además de disfrutar de algunas exposiciones “encantadoras”. Para un verdadero amante del terror, este hotel es el destino ideal. 

7. Leyendas del Sanatorio 
Durán, Costa Rica
Los hospitales abandonados tienen un halo turbador que los convierte inevitablemente en una fuente de leyendas urbanas y grandes misterios. En la zona del Valle Central, cerca de Cartago, se encuentra el antiguo Sanatorio Carlos Durán, un centro fundado en 1915 para tratar a tuberculosos y que fue cerrado tras la erupción del volcán Irazú en 1973. Durante un corto periodo también fue una cárcel, pero se cerró y quedó abandonado. Desde aquel entonces el complejo se deteriora a pasos agigantados y lo único que permanece viva e intacta es la leyenda de apariciones y sucesos extraordinarios, como que el centro está habitado por las almas de los pacientes o de las monjas enfermeras que aparecen -a veces- en las habitaciones. 

8. Catacumbas de 
San Francisco, Perú
¿Hay algo más tenebroso que unas catacumbas? Bajo las capillas de la iglesia de San Francisco en Lima, existe una red de estrechos pasadizos laberínticos que dan acceso a unas bóvedas sepulcrales subterráneas donde se pueden ver cráneos, tibias, peronés y fémures que datan del siglo XVII. En estas criptas se encuentran los restos mortales de aproximadamente 25.000 personas relacionadas con la orden franciscana. Es un recorrido enigmático y tenebroso que recorre un osario con forma cónica de una profundidad de 10 metros. Durante todo el recorrido se siente una fuerte energía contenida entre esos muros… ¿quién se atrevería a visitar este submundo de espectros, calaveras y esqueletos? Sólo los más valientes amantes del terror. 

Más info en:
www.espanol.skyscanner.com