ellitoral.com.ar

Viernes 13de Diciembre de 2019CORRIENTES17°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$58,00

Dolar Venta:$63,00

Con la aplicación del protocolo de oralidad, el Juzgado de Santo Tomé podrá agilizar la sentencia sobre un caso que data del 2016

En el Juzgado Civil, Comercial, Menores y Familia de Santo Tomé, con la implementación del protocolo de oralidad que está en vigencia desde el pasado 1 de julio, lograron agilizar el proceso destinado a resolver un caso que comenzó hace más de tres años.
Según lo informado por el Poder Judicial, “un hombre promovió una acción de daños y perjuicios contra otro por la suma de $187.798, porque en febrero de 2016, sufrió el deterioro parcial de una pared perimetral que hizo que su casa quedara abierta”.  La denuncia se radicó en el Juzgado en lo Civil, Comercial, Menores y Familia de Santo Tomé, a cargo de María Dionicia Zovak. Y “en mayo de 2018, la jueza difirió el tratamiento de la excepción de falta de legitimación, es decir, de la cuestión de fondo; para el momento que dictara la sentencia. Dispuso además que la causa fuera a mediación donde no hubo acuerdo”, comentaron. 
A partir de allí y con el protocolo de oralidad en vigencia, se realizaron dos audiencias: la preliminar desarrollada el 3 de julio y la final, el pasado lunes 12. Mientras que el 10 de julio se concretó un reconocimiento judicial. “Es decir, en un plazo de 15 días hábiles, Zovak tomó las dos audiencias obligatorias”, destacaron. Tras lo cual precisaron que “se realizó una audiencia videograbada que duró 35 minutos, en la que se invitó a acordar a las partes, se produjo la declaración de una de ellas y la de tres testigos”.
Una copia de ese material, indicaron, se les brindó a los abogados para que lo utilicen para redactar sus alegatos. 
En este contexto, aclararon que “no hubo acuerdo y los apoderados decidieron realizar alegatos escritos. Una vez concretadas las presentaciones, para lo que tienen seis días, la magistrada podrá dictar sentencia”, concluyeron. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Con la aplicación del protocolo de oralidad, el Juzgado de Santo Tomé podrá agilizar la sentencia sobre un caso que data del 2016

En el Juzgado Civil, Comercial, Menores y Familia de Santo Tomé, con la implementación del protocolo de oralidad que está en vigencia desde el pasado 1 de julio, lograron agilizar el proceso destinado a resolver un caso que comenzó hace más de tres años.
Según lo informado por el Poder Judicial, “un hombre promovió una acción de daños y perjuicios contra otro por la suma de $187.798, porque en febrero de 2016, sufrió el deterioro parcial de una pared perimetral que hizo que su casa quedara abierta”.  La denuncia se radicó en el Juzgado en lo Civil, Comercial, Menores y Familia de Santo Tomé, a cargo de María Dionicia Zovak. Y “en mayo de 2018, la jueza difirió el tratamiento de la excepción de falta de legitimación, es decir, de la cuestión de fondo; para el momento que dictara la sentencia. Dispuso además que la causa fuera a mediación donde no hubo acuerdo”, comentaron. 
A partir de allí y con el protocolo de oralidad en vigencia, se realizaron dos audiencias: la preliminar desarrollada el 3 de julio y la final, el pasado lunes 12. Mientras que el 10 de julio se concretó un reconocimiento judicial. “Es decir, en un plazo de 15 días hábiles, Zovak tomó las dos audiencias obligatorias”, destacaron. Tras lo cual precisaron que “se realizó una audiencia videograbada que duró 35 minutos, en la que se invitó a acordar a las partes, se produjo la declaración de una de ellas y la de tres testigos”.
Una copia de ese material, indicaron, se les brindó a los abogados para que lo utilicen para redactar sus alegatos. 
En este contexto, aclararon que “no hubo acuerdo y los apoderados decidieron realizar alegatos escritos. Una vez concretadas las presentaciones, para lo que tienen seis días, la magistrada podrá dictar sentencia”, concluyeron.