ellitoral.com.ar
Viernes 06 de Diciembre de 2019 CORRIENTES28°Pronóstico Extendido clima_sol

Dolar Compra: $57,75

Dolar Venta: $62,25

Viernes 06 de Diciembre de 2019 CORRIENTES28°Pronóstico Extendido clima_sol

Dolar Compra: $57,75

Dolar Venta: $62,25

Disputa por el rechazo al Código de Faltas y el aval a dietas que ascenderían a $30 mil

Desde el Ejecutivo cuestionaron la decisión de la mayoría de los ediles de rechazar la norma para que el juez de Faltas pueda multar a los infractores. Esto generó un debate que se agudizó luego, porque el haber de los legislativos superaría a lo fijado por la Carta Orgánica.
 

Las controversias entre el bloque de la oposición en el recinto legislativo y el oficialismo municipal persisten. En esta oportunidad, responden al rechazo del proyecto de ordenanza para establecer un Código Municipal de Faltas y el visto bueno para avanzar en una nueva actualización en el monto de las dietas de los ediles. Advierten que la remuneración actual ya excede a lo establecido por la Carta Orgánica y de aprobarse un nuevo aumento en la sesión de mañana, en menos de un año, el incremento superaría el 100%. 
De los siete integrantes del cuerpo deliberativo, cuatro son parte del frente opositor  (3 PJ y 1 Frente Renovador) y tres del oficialismo (ECO). Una diferencia partidaria que se agudizaría cuando se tratan determinados proyectos, como por ejemplo el referido al Código de Faltas.
“La propuesta fue presentada el año pasado y en respuesta a requerimientos de la oposición concurrió al recinto el juez de Faltas y luego también un grupo de profesionales. Pero lamentablemente después de varios meses de permanecer en el Concejo, emitieron un despacho rechazando la norma y en ese sentido luego votaron en  una sesión que se concretó hace un par de semanas”, contó el viceintendente y presidente nato del Concejo Luis Di Franco en diálogo con El Litoral. En este contexto, aclaró que “con eso no quiero decir que ellos deban aceptar el proyecto tal como fue presentado y que no tengan derechos de realizar cambios. Por el contrario, como son mayoría ellos podían introducir las modificaciones que consideraban necesarias y luego aprobar el Código que es necesario para que el juez de Faltas pueda ejercer de manera completa su rol”.
Con respecto a esto precisó que una de las objeciones planteadas desde la oposición figuraba que la unidad en base a la cual se calculaba la multa tenía un monto muy elevado. “En realidad cada unidad tenía el valor de un litro de combustible pero no de acuerdo a lo que cuesta en las estaciones de servicio, sino al fijado en la tarifaria: $30 el litro”, indicó Di Franco.
Sobre esto, insistió en que los ediles podían realizar cambios. “Lo que no podemos es seguir así, el juez necesita normas para resolver porque precisamente por no contar con ellas, hasta ahora todo el trabajo que por ejemplo se hace en el área de Tránsito es de prevención. Y consideramos que ya se deben emitir sanciones para tratar de frenar una serie de cuestiones: algunas que se refieren a la seguridad vial y otras que son motivo de quejas de los vecinos”, consideró.
En su primer planteo dio como ejemplo que “hay motociclistas que circulan sin casco o van varias personas en un mismo rodado” y en el segundo, señaló que “pobladores se quejan de los caños de escapes libres o de conductores de vehículos que no respetan los lugares para estacionar, lo que muchas veces implica que bloqueen el sitio de acceso para discapacitados”.
“Son todas cuestiones que tienen que ver con la vida diaria de la comunidad. Considerando eso y que ellos tienen mayoría para hacer los cambios que estimen necesarios, no entiendo por qué directamente rechazaron el Código de Faltas”, expresó quien preside el cuerpo deliberativo local. 

Fuera del límite
A la controversia por la citada normativa, luego se sumó la referida a las dietas de los concejales. El incremento fue cuestionado por el propio Jefe comunal Pablo Guastavino.
Consultado al respecto, Di Franco explicó que en noviembre del año pasado los ediles aumentaron su dieta  aproximadamente en un 84%. Así pasaron de percibir $10 mil a $18 mil (bolsillo).
Y en el corriente año, más precisamente en julio pasado, desde el bloque de la oposición propusieron otro incremento. Si bien esta vez el porcentaje de actualización no superaría el  45%, es decir menor al de la vez anterior, “presenté un escrito advirtiéndoles que los montos de sus  dietas actuales ya superan los topes fijados por la Carta Orgánica y si ahora aplican otro incremento, esa situación se agudizará. Entonces resolvieron modificar esa normativa planteando que un porcentaje de la suba sería en blanco y el resto como no remunerativo. Y a ese proyecto la oposición ya le dio despacho favorable y está en el orden del día de la sesión de mañana (lunes)”, explicó  Di Franco.
Seguidamente, señaló que “los concejales pasarían a cobrar unos $22 mil en blanco y un poco más de $10 mil como no remunerativo”. Esos montos excederían lo establecido por la Carta Orgánica.
Una postura que el vice intendente y presidente del legislativo municipal fundamentó en lo establecido en el artículo 104 de la mencionada normativa. Allí, en el inciso 60 “a” que el sueldo del intendente “no podrá ser inferior al equivalente a tres haberes netos, ni superior a cuatro haberes netos correspondientes a un agente municipal de planta permanente de la máxima categoría laboral del Municipio”. Mientras que en siguiente ítem, fija que el haber del viceintendente será el equivalente al 75% del que percibe el Jefe comunal y la dieta de un concejal no deberá superar el 45% del sueldo del Vice. 
“Actualmente mi sueldo es de $29.800 y el de ellos de $18.770, es decir, que representa un 63% del mío. Si ellos el lunes vuelven a aumentarse, se profundizará el exceso a lo fijado por la Carta Orgánica”, alertó Di Franco a este medio gráfico.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Disputa por el rechazo al Código de Faltas y el aval a dietas que ascenderían a $30 mil

Desde el Ejecutivo cuestionaron la decisión de la mayoría de los ediles de rechazar la norma para que el juez de Faltas pueda multar a los infractores. Esto generó un debate que se agudizó luego, porque el haber de los legislativos superaría a lo fijado por la Carta Orgánica.
 

Las controversias entre el bloque de la oposición en el recinto legislativo y el oficialismo municipal persisten. En esta oportunidad, responden al rechazo del proyecto de ordenanza para establecer un Código Municipal de Faltas y el visto bueno para avanzar en una nueva actualización en el monto de las dietas de los ediles. Advierten que la remuneración actual ya excede a lo establecido por la Carta Orgánica y de aprobarse un nuevo aumento en la sesión de mañana, en menos de un año, el incremento superaría el 100%. 
De los siete integrantes del cuerpo deliberativo, cuatro son parte del frente opositor  (3 PJ y 1 Frente Renovador) y tres del oficialismo (ECO). Una diferencia partidaria que se agudizaría cuando se tratan determinados proyectos, como por ejemplo el referido al Código de Faltas.
“La propuesta fue presentada el año pasado y en respuesta a requerimientos de la oposición concurrió al recinto el juez de Faltas y luego también un grupo de profesionales. Pero lamentablemente después de varios meses de permanecer en el Concejo, emitieron un despacho rechazando la norma y en ese sentido luego votaron en  una sesión que se concretó hace un par de semanas”, contó el viceintendente y presidente nato del Concejo Luis Di Franco en diálogo con El Litoral. En este contexto, aclaró que “con eso no quiero decir que ellos deban aceptar el proyecto tal como fue presentado y que no tengan derechos de realizar cambios. Por el contrario, como son mayoría ellos podían introducir las modificaciones que consideraban necesarias y luego aprobar el Código que es necesario para que el juez de Faltas pueda ejercer de manera completa su rol”.
Con respecto a esto precisó que una de las objeciones planteadas desde la oposición figuraba que la unidad en base a la cual se calculaba la multa tenía un monto muy elevado. “En realidad cada unidad tenía el valor de un litro de combustible pero no de acuerdo a lo que cuesta en las estaciones de servicio, sino al fijado en la tarifaria: $30 el litro”, indicó Di Franco.
Sobre esto, insistió en que los ediles podían realizar cambios. “Lo que no podemos es seguir así, el juez necesita normas para resolver porque precisamente por no contar con ellas, hasta ahora todo el trabajo que por ejemplo se hace en el área de Tránsito es de prevención. Y consideramos que ya se deben emitir sanciones para tratar de frenar una serie de cuestiones: algunas que se refieren a la seguridad vial y otras que son motivo de quejas de los vecinos”, consideró.
En su primer planteo dio como ejemplo que “hay motociclistas que circulan sin casco o van varias personas en un mismo rodado” y en el segundo, señaló que “pobladores se quejan de los caños de escapes libres o de conductores de vehículos que no respetan los lugares para estacionar, lo que muchas veces implica que bloqueen el sitio de acceso para discapacitados”.
“Son todas cuestiones que tienen que ver con la vida diaria de la comunidad. Considerando eso y que ellos tienen mayoría para hacer los cambios que estimen necesarios, no entiendo por qué directamente rechazaron el Código de Faltas”, expresó quien preside el cuerpo deliberativo local. 

Fuera del límite
A la controversia por la citada normativa, luego se sumó la referida a las dietas de los concejales. El incremento fue cuestionado por el propio Jefe comunal Pablo Guastavino.
Consultado al respecto, Di Franco explicó que en noviembre del año pasado los ediles aumentaron su dieta  aproximadamente en un 84%. Así pasaron de percibir $10 mil a $18 mil (bolsillo).
Y en el corriente año, más precisamente en julio pasado, desde el bloque de la oposición propusieron otro incremento. Si bien esta vez el porcentaje de actualización no superaría el  45%, es decir menor al de la vez anterior, “presenté un escrito advirtiéndoles que los montos de sus  dietas actuales ya superan los topes fijados por la Carta Orgánica y si ahora aplican otro incremento, esa situación se agudizará. Entonces resolvieron modificar esa normativa planteando que un porcentaje de la suba sería en blanco y el resto como no remunerativo. Y a ese proyecto la oposición ya le dio despacho favorable y está en el orden del día de la sesión de mañana (lunes)”, explicó  Di Franco.
Seguidamente, señaló que “los concejales pasarían a cobrar unos $22 mil en blanco y un poco más de $10 mil como no remunerativo”. Esos montos excederían lo establecido por la Carta Orgánica.
Una postura que el vice intendente y presidente del legislativo municipal fundamentó en lo establecido en el artículo 104 de la mencionada normativa. Allí, en el inciso 60 “a” que el sueldo del intendente “no podrá ser inferior al equivalente a tres haberes netos, ni superior a cuatro haberes netos correspondientes a un agente municipal de planta permanente de la máxima categoría laboral del Municipio”. Mientras que en siguiente ítem, fija que el haber del viceintendente será el equivalente al 75% del que percibe el Jefe comunal y la dieta de un concejal no deberá superar el 45% del sueldo del Vice. 
“Actualmente mi sueldo es de $29.800 y el de ellos de $18.770, es decir, que representa un 63% del mío. Si ellos el lunes vuelven a aumentarse, se profundizará el exceso a lo fijado por la Carta Orgánica”, alertó Di Franco a este medio gráfico.