Martes 26de Enero de 2021CORRIENTES25°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$86,00

Dolar Venta:$92,00

Martes 26de Enero de 2021CORRIENTES25°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$86,00

Dolar Venta:$92,00

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

La asfixia intervencionista

El sector privado viene haciendo sonar en el Gobierno el reclamo por los golpes que sufre la economía del país. Los empresarios instan al diálogo con el objetivo de llegar a medidas económicas que ofrezcan previsibilidad, en busca de crecimiento económico e inversiones. El horizonte es la recuperación de la Argentina.

Los empresarios consideran que entre los principales problemas que enfrenta hoy el país se encuentran la inseguridad jurídica, la falta de confianza en las políticas del Gobierno, la inflación y la creciente intervención del Estado en las actividades del sector privado.

Con el título “El sector privado, actor clave en la recuperación de la Argentina”, el Foro de Convergencia Empresarial, que nuclea a 80 instituciones empresariales, sostuvo que “la repetida intervención del Estado en las actividades del sector privado de la economía, a través de medidas similares a las tomadas en el pasado que tuvieron efectos adversos, afecta el crecimiento económico y el proceso de inversión privada, que ya está en mínimos históricos”.

El texto menciona las decisiones oficiales que justifican su preocupación, tales como la intervención en el mercado de servicios de tecnología de la información y las comunicaciones; la prohibición de las exportaciones agropecuarias; el congelamiento de precios de alimentos y de tarifas de electricidad y gas, y la cancelación del aumento primeramente autorizado para la medicina prepaga.

El comunicado continúa diciendo que “los efectos adversos de estas medidas ya se conocieron en el pasado: disminución del área sembrada de los cultivos cuya exportación está prohibida o limitada, pérdida de cabezas de ganado, disminución de la producción de gas y petróleo que trae como consecuencia la necesidad de importar combustible como ya se está previendo para el próximo invierno, desabastecimiento de productos y una consecuente pérdida de inversiones y empleo”.

Por su parte, la Academia Nacional de Ciencias de la Empresa calificó como compleja la situación que atraviesa el país y denunció el avance sobre las libertades individuales. En su comunicado, la academia expresa que “el Gobierno nacional ha determinado una escalada en prácticamente todos los niveles de la República Argentina”. Resume su preocupación señalando que “la permanente intención de avanzar sobre la Justicia, la insistencia en sancionar una nueva ley de medios, la intención de entrometerse en la actividad agropecuaria atacando al sector que más divisas extranjeras aporta al país y la contención de las tarifas a través de la restricción de aumentos -con todas las distorsiones que genera en la economía- revelan un avance sistemático y contundente sobre la actividad privada. Como corolario, la decisión de dejar sin financiamiento al sistema de salud privado dificultará, en plena pandemia, la continuidad de la atención médica de la población”.

También la Asociación Empresaria Argentina (AEA) criticó en los últimos meses del año pasado los cambios en las reglas de juego, los controles de precios y congelamientos de tarifas, y pidió defender la propiedad privada y las instituciones, una Justicia “verdaderamente” independiente, la división de poderes y la libertad de prensa.

Solo una conclusión es posible si se toman en cuenta las voces del sector privado: les hace falta libertad. Y la fórmula contempla el fortalecimiento de las instituciones y la vigencia plena del Estado de derecho para alcanzar la reclamada seguridad jurídica y mejorar el clima de negocios.

Seguir repeliendo al capital con discursos críticos anclados en el pasado es negar a las jóvenes generaciones cualquier posibilidad de desarrollo en su tierra a futuro.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error