Miércoles 12de Mayo de 2021CORRIENTESPronóstico Extendido

Dolar Compra:$93,00

Dolar Venta:$99,00

Miércoles 12de Mayo de 2021CORRIENTESPronóstico Extendido

Dolar Compra:$93,00

Dolar Venta:$99,00

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

Ley de lemas: la peor opción

Por Oscar Blando*

Publicado en infobae.com

Algunas voces al más alto nivel están sugiriendo que para evitar ir a votar dos veces en las próximas elecciones nacionales deberían “suspenderse las Paso o hacerlas el mismo día”. Hacer coincidir la elección primaria con la general en la misma fecha tiene un nombre: Ley de lemas. Y es la peor opción.

La Ley de lemas permite el “milagro” electoral y político de ayudar con el voto a ganar a un candidato que no votamos: elijo a Juan pero mi voto contribuye a hacer ganar a Pedro (adversario de Juan). Lo que lleva a la dramática pregunta del atribulado elector: ¿a quién elijo? O más aún: ¿elijo realmente al candidato que elijo?

Esto es así porque cuando el elector vota lo hace a la vez y en un mismo acto, por un frente o partido (lema) y por una lista (sublema) dentro del mismo. A la hora del escrutinio se suman los votos de cada sublema y gana el lema que tiene más votos, aún cuando el candidato triunfante no sea el que más sufragios obtuvo. De allí que se denomine al sistema de “doble voto acumulativo y simultáneo”. Dicho de otro modo: el ganador no es el candidato más votado, sino el candidato más votado del lema más votado. El “fenómeno” electoral que produce no es una elucubración teórica: en mi provincia, Santa Fe, impidió que Horacio Usandizaga (UCR) en 1991 y Hermes Binner (PS) en 2003 llegaran a ser gobernadores pese a que fueron individualmente los más votados en las urnas. Este efecto produce confusión, trastocamiento de la voluntad popular y desconfianza en el proceso electoral.

La Ley de lemas tampoco evita el “internismo partidario” ni las llamadas “listas sábana”. Ocurre lo contrario: se potencializan las listas en cada sublema siendo evidente el esfuerzo de muchos candidatos para explicar quiénes son, a qué sublema pertenecen y a qué lema tributarán. Por ello suele decirse que “el voto es tan secreto que ni el propio votante sabe por quién vota...”

El sistema tampoco minimiza el costo de las campañas electorales, al contrario, permite la aparición de un verdadero “mercado persa de candidaturas” que sólo exige aportes económicos y publicidad para que la sociedad por lo menos los conozca, vaciando de contenido político a las disputas electorales. Este sistema además produjo en Santa Fe un desplazamiento de la representación de las mujeres en las listas, impidiendo respetar la por entonces vigente ley de “cupo femenino”: las mujeres eran postergadas sistemáticamente en cada sublema. La Ley de lemas produce una agudización de la percepción negativa de la política y, lejos de perfeccionar el régimen representativo, es visualizado como el escenario propicio para las transacciones entre élites al margen del ciudadano. Pretender volver a implantar la Ley de lemas es una clara regresión. Un retorno a los 90.

Postergar o eliminar las Paso, con o sin Ley de lemas, significa cambiar las reglas de juego cuando ya se ha difundido, incluso, el cronograma electoral. Dichas reglas no son adornos en las elecciones: dan certeza y organizan la competencia política, la oferta electoral y la representación y garantizan el derecho constitucional de elegir y ser elegidos.

Posponerlas debe ser la última ratio: sólo una emergencia sanitaria grave debiera impedir votar. La experiencia internacional y en la región demuestran que se pueden realizar elecciones en contextos de pandemia. Antes que eliminar elecciones hay que trabajar seriamente para hacerlas con todos los recaudos necesarios. Una buena medida en ese sentido sería implementar la boleta única de papel, utilizadas en Santa Fe y Córdoba desde el 2011 con reconocido éxito. Además de todas las ventajas que de por sí tiene, este escenario permitiría, por un lado, ahorrar recursos, y por otro, lo más importante, preservar la salud tanto de electores como de quienes tienen a su cargo las tareas comiciales. El desafío es claro. Primero, asegurar la realización de las elecciones sin modificar las reglas electorales y sin inventos “de ocasión” (como la Ley de lemas). Segundo: proteger la salud de la población y garantizar el derecho al sufragio, la calidad, integridad y transparencia de las elecciones. Debemos evitar que la democracia sea una víctima más de la pandemia.

(*) Doctor en derecho, docente en la Universidad Nacional de Rosario y exdirector de Reforma Política y Constitucional de Santa Fe.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error