Domingo 16de Junio de 2024CORRIENTES19°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$882,0

Dolar Venta:$922,0

Domingo 16de Junio de 2024CORRIENTES19°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$882,0

Dolar Venta:$922,0

/Ellitoral.com.ar/ Opinión

La supervivencia del más apto

Por Justo Estoup.*

En los últimos tiempos una corriente individualista se apoderó de la sociedad en la Argentina. Dicha corriente social expone un proceso de deshumanización en el contexto de las relaciones interpersonales, demostrando que los valores como la solidaridad, equidad o la empatía perdieron fuerzas en las comunidades. 

Un ejemplo de esto se pudo ver en diferentes medios de comunicación y redes sociales, donde los ciudadanos se expresan y avalan despidos que se fueron sucediendo en diferentes áreas del Estado y justificando suspensiones de trabajadores en empresas, bajo un proceso de construcción de conciencia colectiva que determina la premisa, de que “…la Argentina no daba para más y que esto se tenía que hacer…”.

Este individualismo del que hablamos también se plantea en la construcción de una sociedad menos solidaria y más atenta a crear posibilidades de superveniencia económica dejando de lado todo sesgo de humanidad. Ingresando así a una realidad donde la persistencia del más apto es la ley y el que no lo esté debe adaptarse o perecer.

Esta idea de sociedad darwinista se fue generando hace ya una década, debido a las diferentes frustraciones económicas de carácter individual y colectivo. Afectando de ese modo el sentido de solidaridad de las comunidades y comenzando a introducirse profundamente entre los diferentes estamentos de la población.

En una sociedad con un nivel de indigencia tan elevado y con una profundización de la brecha social en gran parte de la Argentina, la idea de la instalación en la conciencia colectiva de que el darwinismo social es la mejor opción resulta descabellada.

Surge de esta descripción una teoría que busca explicar la historia de la humanidad sobre la base de la supervivencia del más apto, el darwinismo social. Teoría que combina una orientación que busca explicar los movimientos sociales a lo largo de la historia a través del proceso de la selección natural. 

En una sociedad con un nivel de indigencia tan elevado, con una pobreza estructural tan arraigada en el territorio nacional, con un proceso de exclusión social tan instaurado en los últimos tiempos y con una profundización de la brecha social en gran parte de la Argentina, la idea de la instalación en la conciencia colectiva de que el darwinismo social es la mejor opción resulta descabellada.

Esta teoría justificaría también la corriente social tan instaurada en las nuevas generaciones de ciudadanos pues alimentaría la posibilidad del desarraigo y la instauración de la idea de que la construcción de la familia es un ancla para el crecimiento individual.

Hoy gran parte de la sociedad avala esta forma de pensar y actuar. Algunos justifican la idea sobre la realidad de frustraciones y penurias de los últimos tiempos, otros porque les parece una corriente atractiva que les permite concentrase en la realización personal y menos compromiso con la colectiva. De lo que sí podemos estar seguros es que hoy esta en boga y que se reproduce constantemente sin analizar consecuencia. 

El darwinismo social no es bueno ni malo, todo depende de la sociedad donde se viva. Si hablamos de Argentina y sus necesidades, es una pésima idea. Ya que solo seguiría aumentando las diferencia entre los más ricos y los más pobre. Así también el concepto de solidaridad se debilitaría formando entes plenamente indiferentes a las insuficiencias de los demás.  

*Abogado, profesor de Sociología de la UNNE.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error