ellitoral.com.ar
Sectas: se entregó la abuela de los chicos abusados y otra mujer que era buscada

Sectas: se entregó la abuela de los chicos abusados y otra mujer que era buscada

En el marco de las investigaciones que se llevan a cabo por el abuso de dos hermanitos durante un rito kimbanda en la localidad de Empedrado y mientras la Policía intensificaba la búsqueda de las personas que se encuentran prófugas, ayer en el Juzgado de Instrucción de la ciudad de Saladas se presentaron de manera espontánea y quedaron a disposición de la Justicia, la abuela de los niños y una mujer, quienes formarían parte de la secta. 
Hoy en el Juzgado podrían prestar declaración. Se presume que el proceso no se llevaría a cabo teniendo en cuenta que las demás personas detenidas se abstuvieron de declarar.
De acuerdo a las averiguaciones realizadas y de datos obtenidos por fuentes judiciales, se supo que ayer, en horas de la mañana, se presentaron en el Juzgado de Instrucción de la localidad de Saladas y junto con sus abogados, dos personas que se encontraban prófugas. Ellas son, Irene Bernal, de 82 años, abuela de los menores violados, y una mujer identificada como Marta Molina, involucrada directamente con el caso.
De acuerdo a la información recabada por este medio, la abuela de los chicos sería la cabecilla de la secta. Era la curandera y sacerdotisa en los ritos, que se presume se llevaban a cabo en su vivienda. Ya suman 8 las personas arrestadas por este caso, entre ellas, los familiares de los niños.
El abogado querellante, José Guillermo Escalante, explicó a la prensa que “quedan dos fugitivos de la Justicia y son Walter Medina y Víctor Franco, ambos primos de las víctimas”.
“Por una causa que no se entiende, el juez no tomó declaración a las mujeres y hoy podrían hacerlo en el Juzgado”, indicó a El Litoral el fiscal Osvaldo Ojeda. Las demás personas no prestaron declaración testimonial y se presume que la mujer y la abuela se abstendrían de este procedimiento.
Cabe recordar que el miércoles la Justicia allanó la vivienda de Marta Molina, quien no fue encontrada en el lugar y ayer se presentó de manera espontánea. Además se procedió con la orden del juez en la casa de un hombre, lugar donde vive un sujeto que estuvo directamente vinculado con el caso de Romina Gutiérrez (ver recuadro). 
En las próximas horas podría haber otros allanamientos en busca de las otras dos personas que se encuentran prófugas.
¿Te gustó la nota?
Comentarios

Sectas: se entregó la abuela de los chicos abusados y otra mujer que era buscada

COMISARIA. La Policía continúa con las investigaciones del aberrante caso.
En el marco de las investigaciones que se llevan a cabo por el abuso de dos hermanitos durante un rito kimbanda en la localidad de Empedrado y mientras la Policía intensificaba la búsqueda de las personas que se encuentran prófugas, ayer en el Juzgado de Instrucción de la ciudad de Saladas se presentaron de manera espontánea y quedaron a disposición de la Justicia, la abuela de los niños y una mujer, quienes formarían parte de la secta. 
Hoy en el Juzgado podrían prestar declaración. Se presume que el proceso no se llevaría a cabo teniendo en cuenta que las demás personas detenidas se abstuvieron de declarar.
De acuerdo a las averiguaciones realizadas y de datos obtenidos por fuentes judiciales, se supo que ayer, en horas de la mañana, se presentaron en el Juzgado de Instrucción de la localidad de Saladas y junto con sus abogados, dos personas que se encontraban prófugas. Ellas son, Irene Bernal, de 82 años, abuela de los menores violados, y una mujer identificada como Marta Molina, involucrada directamente con el caso.
De acuerdo a la información recabada por este medio, la abuela de los chicos sería la cabecilla de la secta. Era la curandera y sacerdotisa en los ritos, que se presume se llevaban a cabo en su vivienda. Ya suman 8 las personas arrestadas por este caso, entre ellas, los familiares de los niños.
El abogado querellante, José Guillermo Escalante, explicó a la prensa que “quedan dos fugitivos de la Justicia y son Walter Medina y Víctor Franco, ambos primos de las víctimas”.
“Por una causa que no se entiende, el juez no tomó declaración a las mujeres y hoy podrían hacerlo en el Juzgado”, indicó a El Litoral el fiscal Osvaldo Ojeda. Las demás personas no prestaron declaración testimonial y se presume que la mujer y la abuela se abstendrían de este procedimiento.
Cabe recordar que el miércoles la Justicia allanó la vivienda de Marta Molina, quien no fue encontrada en el lugar y ayer se presentó de manera espontánea. Además se procedió con la orden del juez en la casa de un hombre, lugar donde vive un sujeto que estuvo directamente vinculado con el caso de Romina Gutiérrez (ver recuadro). 
En las próximas horas podría haber otros allanamientos en busca de las otras dos personas que se encuentran prófugas.
Logín