ellitoral.com.ar
La emergencia hídrica complica los frentes de obras en los barrios

La emergencia hídrica complica los frentes de obras en los barrios

Las fuertes tormentas que afectaron de gran manera  a la ciudad, y que aún dejaron sus secuelas en las calles de los barrios capitalinos, sumadas a la emergencia hídrica en la que se encuentra Corrientes, se convirtieron en una dificultad para el avance de las obras municipales. Desde la Comuna señalaron que la humedad y el estado de las arterias son obstáculos a sortear para imprimirle mayor velocidad a las intervenciones que se desarrollan en distintos puntos de la ciudad.
Sin embargo, las obras municipales de infraestructura que cuentan con adjudicaciones y plazos de obras continúan avanzando.
“A pesar que mejoraron las condiciones climáticas, hay zonas de la ciudad que están muy dañadas y con agua, lo cual dificulta el acceso de las maquinarias a las obras que están proyectadas”, manifestó en diálogo con El Litoral el secretario de Infraestructura de la Municipalidad, Daniel Flores. “Hay saturación de agua en algunos barrios y se trabaja según nos permite el clima”, añadió.
 Las obras más afectadas por las inclemencias climáticas son las de cloacas, desagües y pavimentación, aunque las que tienen un mayor ritmo son aquellas que fueron licitadas y cuentan con plazos de ejecución. “Hay que tener en cuenta que estamos en una emergencia hídrica declarada, con pronósticos y lluvias casi semanales, por lo que vamos trabajando dependiendo del tiempo y el estado en el que se encuentran los barrios”, expresó Flores.
Asimismo, el funcionario indicó que a pesar de los condicionamientos meteorológicos, tienen proyectada la continuidad de las obras de desagües en los barrios Patono, Juan de Vera e Independencia.
En tanto, a pesar de la humedad y el estado de varias barriadas capitalinas, desde la Comuna tienen como prioridad avanzar con la recuperación y mejoramiento de las calles de tierra más afectadas en los barrios, y sobre todo en aquellas por donde circulan los colectivos del transporte público y las arterias cercanas a centros educativos y sanitarios.

¿Te gustó la nota?
Comentarios

La emergencia hídrica complica los frentes de obras en los barrios

Reparaciones. Sorteando las condiciones del tiempo, la Comuna avanza con las obras en los barrios.

Las fuertes tormentas que afectaron de gran manera  a la ciudad, y que aún dejaron sus secuelas en las calles de los barrios capitalinos, sumadas a la emergencia hídrica en la que se encuentra Corrientes, se convirtieron en una dificultad para el avance de las obras municipales. Desde la Comuna señalaron que la humedad y el estado de las arterias son obstáculos a sortear para imprimirle mayor velocidad a las intervenciones que se desarrollan en distintos puntos de la ciudad.
Sin embargo, las obras municipales de infraestructura que cuentan con adjudicaciones y plazos de obras continúan avanzando.
“A pesar que mejoraron las condiciones climáticas, hay zonas de la ciudad que están muy dañadas y con agua, lo cual dificulta el acceso de las maquinarias a las obras que están proyectadas”, manifestó en diálogo con El Litoral el secretario de Infraestructura de la Municipalidad, Daniel Flores. “Hay saturación de agua en algunos barrios y se trabaja según nos permite el clima”, añadió.
 Las obras más afectadas por las inclemencias climáticas son las de cloacas, desagües y pavimentación, aunque las que tienen un mayor ritmo son aquellas que fueron licitadas y cuentan con plazos de ejecución. “Hay que tener en cuenta que estamos en una emergencia hídrica declarada, con pronósticos y lluvias casi semanales, por lo que vamos trabajando dependiendo del tiempo y el estado en el que se encuentran los barrios”, expresó Flores.
Asimismo, el funcionario indicó que a pesar de los condicionamientos meteorológicos, tienen proyectada la continuidad de las obras de desagües en los barrios Patono, Juan de Vera e Independencia.
En tanto, a pesar de la humedad y el estado de varias barriadas capitalinas, desde la Comuna tienen como prioridad avanzar con la recuperación y mejoramiento de las calles de tierra más afectadas en los barrios, y sobre todo en aquellas por donde circulan los colectivos del transporte público y las arterias cercanas a centros educativos y sanitarios.

Logín