ellitoral.com.ar
Pami cambió la modalidad de traslados y se generó confusión entre los afiliados

Pami cambió la modalidad de traslados y se generó confusión entre los afiliados

Ahora los abuelos deben pedir la autorización de un profesional de la salud para utilizar el servicio de ambulancias. Desde la obra social explicaron los pasos que deben seguir y aseguran que no hay graves inconvenientes. 
 

n Desde el último 1 de febrero, cambió la modalidad para traslados de los afiliados del Pami, quienes a partir de esa fecha necesitan la autorización de un médico para utilizar la ambulancia. Luego de conocer un hecho que transcurrió el viernes pasado, en el que un afiliado tuvo que ser trasladado en remís, El Litoral se comunicó con la prestadora social y uno de los empleados que estaba de turno explicó los pasos que deben seguir los familiares de los abuelos para utilizar este servicio.
Si bien en la página oficial del Pami discriminan los traslados programados de los de urgencias, en los dos casos, según la persona consultada y familiares del paciente trasladado la semana pasada a una clínica por calle Moreno, deben tener el pedido de  un doctor. En este contexto, desde la obra social señalaron que sí hubo quejas pero que es normal ante cualquier cambio y que la entidad funciona mejor desde la nueva gestión nacional. 
“Hay que diferenciar, si es menos de 30 km le corresponde al efector sea público o privado. Si es más de 30 km la autorización tienen que pedir a Buenos Aires llamando a un 0800 gratuito. El efector es el centro de salud donde será atendido el paciente, puede ser una clínica o un hospital. Una vez que el médico justifica el traslado se hace el servicio. En Corrientes la empresa Equipo Médico de Emergencias (EME) es la encargada de los traslados”, explicó Jorge Brundo a El Litoral.  A la vez, “si es difícil de contactar al médico de cabecera, pueden solicitar que autorice el pedido el médico de guardia de la clínica o el hospital donde vaya el afiliado del Pami”. 
“Si es una urgencia tienen que llamar a la sede del Pami donde estoy, y yo me hago cargo de facilitarles el traslado, si es fin de semana o feriado que es mi turno. Si por ejemplo se descompensa en la casa, van a autorizar el traslado no deben preocuparse”, dijo Brundo quien tiene más de 25 años de servicio.
En este sentido, agregó que “si es una urgencia, debería ir la gente de EME con un médico quien verifica el estado crítico del paciente y ahí lo trasladan”. 
Respecto a los inconvenientes en este marco,  el empleado comentó que “siempre surge algún contratiempo, por ejemplo un día nos quedamos sin luz y el teléfono funciona con energía eléctrica, es el inconveniente más grave que podemos tener pero no más que eso”. “El Pami ha mejorado mucho desde la nueva gestión  a cargo de la doctora Norma Pérez, se han puesto muchas cosas en regla, estos cambios de traslado son directivas nacionales pero el servicio se sigue brindando y de la mejor manera”,  indicó. 
En respuesta a sí este cambio se debería a querer “controlar o restringir el servicio de ambulancias” sostuvo que “ahora se están dando más servicio”. “Hace muchos años trabajo en este lugar, es difícil para la gente aceptar un cambio pero nosotros estamos preparados para atenderlos y  sabemos que primero debemos escucharlos, dar contención y luego explicar qué deben hacer”, comentó el empleado quien se puso a disposición de los afiliados los días que él trabaja en la sede local del Pami. 

Datos oficiales
En la página oficial del Pami explican la nueva modalidad para traslados programados. “A partir del 1 de febrero para solicitar un traslado programado deberás comunicarte directamente con el prestador de traslados programados que figura en tu Cartilla Médica, quien te va a indicar los pasos a seguir: Si tu prestador te indica que el traslado a realizarse no supera los 30 km ( contabilizados ida y vuelta), programará con vos el día y horario del servicio; Si tu prestador te indica que el traslado supera los 30 km (contabilizados ida y vuelta) deberás acercarte a tu Agencia/UGL para que te autoricen el traslado. Una vez autorizado deberás coordinar con tu prestador el día y horario del traslado”, detallan.  Además, sostienen que “en ambos casos necesitarás contar con: Orden médica emitida y firmada por tu médico tratante; Formulario de solicitud completo y firmado por tu médico tratante”. 
“En caso de urgencia o emergencia, comunicate a tu número correspondiente y recordá tener siempre a mano tu número de afiliado, dirección y teléfono”, aclaran.

Caso 
El viernes por la tarde una profesora de nivel secundario quiso utilizar, como muchas veces lo hizo, el servicio de EME para trasladar a su madre de 84 años (con Alzheimer, demencia senil y artrosis muscular) a una clínica por un problema gástrico grave, pero desde dicha empresa explicaron que debía pedir una autorización a su médico para que ellos puedan realizar el traslado. Pese a la insistencia de la mujer, sostuvieron que no podían hacer este servicio porque iban a ser sancionados si no seguían con las nuevas pautas y exigencias a nivel nacional. 
Al no poder comunicarse con la doctora, tuvo que trasladar a su mamá (postrada hace más de cinco años) en un remís. Además, sin haber sido comunicada, también modificaron el lugar donde era atendida, ya que siempre la internaban en una clínica por calle 9 de Julio pero ahora lo hace en una por calle Moreno casi Catamarca.

¿Te gustó la nota?
Comentarios

Pami cambió la modalidad de traslados y se generó confusión entre los afiliados

Ahora los abuelos deben pedir la autorización de un profesional de la salud para utilizar el servicio de ambulancias. Desde la obra social explicaron los pasos que deben seguir y aseguran que no hay graves inconvenientes. 
 

Sede. Aseguran atención y colaboración con los abuelos.

n Desde el último 1 de febrero, cambió la modalidad para traslados de los afiliados del Pami, quienes a partir de esa fecha necesitan la autorización de un médico para utilizar la ambulancia. Luego de conocer un hecho que transcurrió el viernes pasado, en el que un afiliado tuvo que ser trasladado en remís, El Litoral se comunicó con la prestadora social y uno de los empleados que estaba de turno explicó los pasos que deben seguir los familiares de los abuelos para utilizar este servicio.
Si bien en la página oficial del Pami discriminan los traslados programados de los de urgencias, en los dos casos, según la persona consultada y familiares del paciente trasladado la semana pasada a una clínica por calle Moreno, deben tener el pedido de  un doctor. En este contexto, desde la obra social señalaron que sí hubo quejas pero que es normal ante cualquier cambio y que la entidad funciona mejor desde la nueva gestión nacional. 
“Hay que diferenciar, si es menos de 30 km le corresponde al efector sea público o privado. Si es más de 30 km la autorización tienen que pedir a Buenos Aires llamando a un 0800 gratuito. El efector es el centro de salud donde será atendido el paciente, puede ser una clínica o un hospital. Una vez que el médico justifica el traslado se hace el servicio. En Corrientes la empresa Equipo Médico de Emergencias (EME) es la encargada de los traslados”, explicó Jorge Brundo a El Litoral.  A la vez, “si es difícil de contactar al médico de cabecera, pueden solicitar que autorice el pedido el médico de guardia de la clínica o el hospital donde vaya el afiliado del Pami”. 
“Si es una urgencia tienen que llamar a la sede del Pami donde estoy, y yo me hago cargo de facilitarles el traslado, si es fin de semana o feriado que es mi turno. Si por ejemplo se descompensa en la casa, van a autorizar el traslado no deben preocuparse”, dijo Brundo quien tiene más de 25 años de servicio.
En este sentido, agregó que “si es una urgencia, debería ir la gente de EME con un médico quien verifica el estado crítico del paciente y ahí lo trasladan”. 
Respecto a los inconvenientes en este marco,  el empleado comentó que “siempre surge algún contratiempo, por ejemplo un día nos quedamos sin luz y el teléfono funciona con energía eléctrica, es el inconveniente más grave que podemos tener pero no más que eso”. “El Pami ha mejorado mucho desde la nueva gestión  a cargo de la doctora Norma Pérez, se han puesto muchas cosas en regla, estos cambios de traslado son directivas nacionales pero el servicio se sigue brindando y de la mejor manera”,  indicó. 
En respuesta a sí este cambio se debería a querer “controlar o restringir el servicio de ambulancias” sostuvo que “ahora se están dando más servicio”. “Hace muchos años trabajo en este lugar, es difícil para la gente aceptar un cambio pero nosotros estamos preparados para atenderlos y  sabemos que primero debemos escucharlos, dar contención y luego explicar qué deben hacer”, comentó el empleado quien se puso a disposición de los afiliados los días que él trabaja en la sede local del Pami. 

Datos oficiales
En la página oficial del Pami explican la nueva modalidad para traslados programados. “A partir del 1 de febrero para solicitar un traslado programado deberás comunicarte directamente con el prestador de traslados programados que figura en tu Cartilla Médica, quien te va a indicar los pasos a seguir: Si tu prestador te indica que el traslado a realizarse no supera los 30 km ( contabilizados ida y vuelta), programará con vos el día y horario del servicio; Si tu prestador te indica que el traslado supera los 30 km (contabilizados ida y vuelta) deberás acercarte a tu Agencia/UGL para que te autoricen el traslado. Una vez autorizado deberás coordinar con tu prestador el día y horario del traslado”, detallan.  Además, sostienen que “en ambos casos necesitarás contar con: Orden médica emitida y firmada por tu médico tratante; Formulario de solicitud completo y firmado por tu médico tratante”. 
“En caso de urgencia o emergencia, comunicate a tu número correspondiente y recordá tener siempre a mano tu número de afiliado, dirección y teléfono”, aclaran.

Caso 
El viernes por la tarde una profesora de nivel secundario quiso utilizar, como muchas veces lo hizo, el servicio de EME para trasladar a su madre de 84 años (con Alzheimer, demencia senil y artrosis muscular) a una clínica por un problema gástrico grave, pero desde dicha empresa explicaron que debía pedir una autorización a su médico para que ellos puedan realizar el traslado. Pese a la insistencia de la mujer, sostuvieron que no podían hacer este servicio porque iban a ser sancionados si no seguían con las nuevas pautas y exigencias a nivel nacional. 
Al no poder comunicarse con la doctora, tuvo que trasladar a su mamá (postrada hace más de cinco años) en un remís. Además, sin haber sido comunicada, también modificaron el lugar donde era atendida, ya que siempre la internaban en una clínica por calle 9 de Julio pero ahora lo hace en una por calle Moreno casi Catamarca.

Logín