La potencia del show de comparsas cerraba anoche con la expectativa de dirigentes en alza
ellitoral.com.ar

La potencia del show de comparsas cerraba anoche con la expectativa de dirigentes en alza

Coreografía, brillo, color y todo el potencial en el último show de comparsas fue ofrecido anoche en el Cocomarola. Las expectativas de los dirigentes continúan al máximo y desean que la infraestructura técnica del show continúe en los próximos años. “En la comparsa no nos dormimos y apostamos siempre a una sorpresa más. Queremos seguir asombrando”, expresaron.
 

El programa de anoche del último show de comparsas de 2018 estaba marcado por la presencia del Ballet Oficial del Chamamé ofreciendo un cuadro temático y cerrando así sus actividades en estos meses de trabajo. Minutos después de las 21 hizo su aparición Ará Berá, le siguieron Arandú, Copacabana y Sapucay en el cierre. Este show final además fue televisado y emitido en vivo por 37 canales del interior de la provincia y por la sintonía local de Cablevisión de Corrientes, Posadas, Oberá, Formosa y Resistencia, Chaco. 
Las entradas generales como en las anteriores funciones de show se agotaron antes del inicio. Cuando se abrió la boletería del anfiteatro sólo quedaban plateas y entradas para el sector VIP. El público fue llegando temprano, tímidamente, a los sectores populares y pasadas las 22 recién se fueron colmando. En sus tres jornadas los shows contaron con buen marco de público. En algunos sectores las distintas comparsas dispusieron sus mesas en las que vendían remeras y objetos de la comparsa. 
“Desde el primer show hemos tenido una excelente presentación y una aceptación muy grande por parte del público. A esta última noche habíamos llegado un tanto cansado tras las cuatro jornadas del fin de semana último. Sin embargo, los comparseros volvieron a mostrar su compromiso con el carnaval”, destacó Mario Yonna, presidente de la comparsa de Sapucay.
“Durante estos shows en el anfiteatro hemos sabido aprovechar la técnica que nos brindó el Gobierno de la Provincia a través del Instituto de Cultura. Salvo algunos detalles que pudimos corregir en el segundo show, la tercera noche prácticamente no ofreció cambios a lo presentado en la segunda. Además, contamos con una muy buena performance y con el respaldo del público carnavalero. Este último show nos encontró muy bien”, destacó Yonna. 
Durante el mes de carnaval, el dirigente comentó que hay poco tiempo para el descanso. Tras la seguidilla de jornadas del viernes, sábado, domingo y lunes, hubo poco tiempo para descansar. “Nos quedó sólo un sándwich de martes y después llegó el miércoles. Hoy de nuevo descansarán un poco, pero mañana hay que salir con todo. Ya el próximo fin de semana los encontrará quizás más aliviados, ya que tendrán unos días para reponerse y descansar”. 
El cuerpo responde de distintas maneras y repercute de forma diferente en cada persona. Ayer, a pesar de la alegría y de la energía que infundía el espíritu colectivo, algunos comparseros no pudieron ocultar la fatiga. Sin embargo, el espectáculo alcanzado bien lo vale.   
“Estos cuatro días son una exigencia mayúscula para todos. Los cuatro días seguidos son intensos”. Por último, el presidente de Sapucay auguró una buena jornada para este viernes y sábado. “En la cuestión del sonido siempre falta algo. No pueden dar en la tecla. Es necesario resolver esta cuestión ahora y para el futuro”, concluyó.
En tanto, Cecilia Sosa Borjas, presidenta de la comparsa Ará Berá, también manifestó que los comparseros estaban cansados pero que salieron con todas las ganas a mostrar el potencial temático de la agrupación. “Algunos más que otros, pero todos estamos bastante cansados, sobre todo los chicos que tuvieron que actuar este fin de semana durante cuatro días seguidos. Además, hay que tener en cuenta que en dos noches Ará Berá cerró la jornada y en esos casos el descanso es nulo. Sin embargo, dimos lo mejor de nosotros, como corresponde brindar a esta gran comparsa”, resaltó. 
El martes a última hora se habían hecho los anuncios de cambios en el show. Borjas explicó que “queríamos que se adelante el horario media hora  antes y debido a la imposibilidad de ese adelantamiento de la comparsa Sapucay, nos ofrecieron el lugar y lo aceptamos. Ese fue el cambio. El primer inicio era 21.30 y finalmente fue pasadas las 21. 
La intención era terminar más temprano porque los comparseros vienen de cuatro días agotadores y hoy es un día laboral”. 
La propuesta de Ará Berá tuvo modificaciones y cambió de show sustancialmente con respecto a la primera noche. El miércoles pasado el público aclamó los cambios e incluso la propuesta estética del tango. “La propuesta de Ará Berá gustó mucho. Hicimos unos cambios y fueron muy bien recibidos por el público del anfiteatro. Ahora tenemos otra expectativa y volvimos a hacer algunos ajustes en la última noche de show. Siempre nos gusta estar atentos a todos los detalles. El martes en el ensayo volvimos a analizar todas las variantes que quedaban y qué podíamos hacer para ofrecer lo mejor”, destacó Borjas. 

Noches
Desde Arandú y Copacabana también hablaron de la intensidad de la fiesta, pero destacan los resultados. “La mayoría de los comparseros no están solos, hay una familia, primos, hermanos, amigos y los dirigentes también sosteniendo y empujando para un mismo lado. El brillo y el color del espíritu de Momo nos lleva para adelante”, explican.
“La cuestión de estos cuatro días seguidos es necesaria porque, de lo contrario, el programa se extendería demasiado. Hay que cumplir estas diez noches de corsos y esto ya lo sabíamos desde antes. Quizás también se puede analizar la cantidad de jornadas. Antes sólo eran ocho noches y después pasamos a tener diez de corso. Además, llegamos a 13 noches de actividad sumadas las tres jornadas del show de comparsas. Nosotros estamos confiados en que con las nuevas autoridades, tanto con el apoyo del Municipio como del Gobierno provincial, podremos analizar todas estas cuestiones”, deslizó uno de los dirigentes de comparsa. “Habría que pensar si en el 2019 podrían ser ocho noches de corsos”, tantearon también algunos comparseros.

“Cada uno cuida su traje”
Después de estos días intensos y consultados por los trajes, los dirigentes afirman que están bien. “Los trajes están todos perfectos. Los chicos saben que tienen que ir ajustando los trajes y la comparsa también está atenta a estas cuestiones”, explicó Borjas de Ará Berá. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios

La potencia del show de comparsas cerraba anoche con la expectativa de dirigentes en alza

Coreografía, brillo, color y todo el potencial en el último show de comparsas fue ofrecido anoche en el Cocomarola. Las expectativas de los dirigentes continúan al máximo y desean que la infraestructura técnica del show continúe en los próximos años. “En la comparsa no nos dormimos y apostamos siempre a una sorpresa más. Queremos seguir asombrando”, expresaron.
 

El programa de anoche del último show de comparsas de 2018 estaba marcado por la presencia del Ballet Oficial del Chamamé ofreciendo un cuadro temático y cerrando así sus actividades en estos meses de trabajo. Minutos después de las 21 hizo su aparición Ará Berá, le siguieron Arandú, Copacabana y Sapucay en el cierre. Este show final además fue televisado y emitido en vivo por 37 canales del interior de la provincia y por la sintonía local de Cablevisión de Corrientes, Posadas, Oberá, Formosa y Resistencia, Chaco. 
Las entradas generales como en las anteriores funciones de show se agotaron antes del inicio. Cuando se abrió la boletería del anfiteatro sólo quedaban plateas y entradas para el sector VIP. El público fue llegando temprano, tímidamente, a los sectores populares y pasadas las 22 recién se fueron colmando. En sus tres jornadas los shows contaron con buen marco de público. En algunos sectores las distintas comparsas dispusieron sus mesas en las que vendían remeras y objetos de la comparsa. 
“Desde el primer show hemos tenido una excelente presentación y una aceptación muy grande por parte del público. A esta última noche habíamos llegado un tanto cansado tras las cuatro jornadas del fin de semana último. Sin embargo, los comparseros volvieron a mostrar su compromiso con el carnaval”, destacó Mario Yonna, presidente de la comparsa de Sapucay.
“Durante estos shows en el anfiteatro hemos sabido aprovechar la técnica que nos brindó el Gobierno de la Provincia a través del Instituto de Cultura. Salvo algunos detalles que pudimos corregir en el segundo show, la tercera noche prácticamente no ofreció cambios a lo presentado en la segunda. Además, contamos con una muy buena performance y con el respaldo del público carnavalero. Este último show nos encontró muy bien”, destacó Yonna. 
Durante el mes de carnaval, el dirigente comentó que hay poco tiempo para el descanso. Tras la seguidilla de jornadas del viernes, sábado, domingo y lunes, hubo poco tiempo para descansar. “Nos quedó sólo un sándwich de martes y después llegó el miércoles. Hoy de nuevo descansarán un poco, pero mañana hay que salir con todo. Ya el próximo fin de semana los encontrará quizás más aliviados, ya que tendrán unos días para reponerse y descansar”. 
El cuerpo responde de distintas maneras y repercute de forma diferente en cada persona. Ayer, a pesar de la alegría y de la energía que infundía el espíritu colectivo, algunos comparseros no pudieron ocultar la fatiga. Sin embargo, el espectáculo alcanzado bien lo vale.   
“Estos cuatro días son una exigencia mayúscula para todos. Los cuatro días seguidos son intensos”. Por último, el presidente de Sapucay auguró una buena jornada para este viernes y sábado. “En la cuestión del sonido siempre falta algo. No pueden dar en la tecla. Es necesario resolver esta cuestión ahora y para el futuro”, concluyó.
En tanto, Cecilia Sosa Borjas, presidenta de la comparsa Ará Berá, también manifestó que los comparseros estaban cansados pero que salieron con todas las ganas a mostrar el potencial temático de la agrupación. “Algunos más que otros, pero todos estamos bastante cansados, sobre todo los chicos que tuvieron que actuar este fin de semana durante cuatro días seguidos. Además, hay que tener en cuenta que en dos noches Ará Berá cerró la jornada y en esos casos el descanso es nulo. Sin embargo, dimos lo mejor de nosotros, como corresponde brindar a esta gran comparsa”, resaltó. 
El martes a última hora se habían hecho los anuncios de cambios en el show. Borjas explicó que “queríamos que se adelante el horario media hora  antes y debido a la imposibilidad de ese adelantamiento de la comparsa Sapucay, nos ofrecieron el lugar y lo aceptamos. Ese fue el cambio. El primer inicio era 21.30 y finalmente fue pasadas las 21. 
La intención era terminar más temprano porque los comparseros vienen de cuatro días agotadores y hoy es un día laboral”. 
La propuesta de Ará Berá tuvo modificaciones y cambió de show sustancialmente con respecto a la primera noche. El miércoles pasado el público aclamó los cambios e incluso la propuesta estética del tango. “La propuesta de Ará Berá gustó mucho. Hicimos unos cambios y fueron muy bien recibidos por el público del anfiteatro. Ahora tenemos otra expectativa y volvimos a hacer algunos ajustes en la última noche de show. Siempre nos gusta estar atentos a todos los detalles. El martes en el ensayo volvimos a analizar todas las variantes que quedaban y qué podíamos hacer para ofrecer lo mejor”, destacó Borjas. 

Noches
Desde Arandú y Copacabana también hablaron de la intensidad de la fiesta, pero destacan los resultados. “La mayoría de los comparseros no están solos, hay una familia, primos, hermanos, amigos y los dirigentes también sosteniendo y empujando para un mismo lado. El brillo y el color del espíritu de Momo nos lleva para adelante”, explican.
“La cuestión de estos cuatro días seguidos es necesaria porque, de lo contrario, el programa se extendería demasiado. Hay que cumplir estas diez noches de corsos y esto ya lo sabíamos desde antes. Quizás también se puede analizar la cantidad de jornadas. Antes sólo eran ocho noches y después pasamos a tener diez de corso. Además, llegamos a 13 noches de actividad sumadas las tres jornadas del show de comparsas. Nosotros estamos confiados en que con las nuevas autoridades, tanto con el apoyo del Municipio como del Gobierno provincial, podremos analizar todas estas cuestiones”, deslizó uno de los dirigentes de comparsa. “Habría que pensar si en el 2019 podrían ser ocho noches de corsos”, tantearon también algunos comparseros.

“Cada uno cuida su traje”
Después de estos días intensos y consultados por los trajes, los dirigentes afirman que están bien. “Los trajes están todos perfectos. Los chicos saben que tienen que ir ajustando los trajes y la comparsa también está atenta a estas cuestiones”, explicó Borjas de Ará Berá.