El paso a la inmortalidad de un patriarca del chamamé
ellitoral.com.ar

Miércoles 19de Diciembre de 2018CORRIENTES22°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$37,30

Dolar Venta:$39,10

El paso a la inmortalidad de un patriarca del chamamé

imagen_1
Con su fallecimiento, el chamamecero Salvador Miqueri pasó en la madrugada de ayer a la inmortalidad y su legado musical será ahora uno de los grandes tesoros de la cultura correntina. A continuación, un repaso de su vida y su trayectoria como cantante, autor y compositor.
Salvador Miqueri nació el 15 de diciembre de 1926, en Mburucuyá, Corrientes. Durante su niñez se inició en la ejecución de la armónica y la guitarra en forma intuitiva, realizando sus primeras presentaciones en fiestas familiares a la edad de 8 años.
En1946, formó junto a su primo bandoneonista Esperitón “Tito” Miqueri y el acordeonista Fortunato “Fortú” Fernández el Trío Pasionaria, con el que realiza recordadas presentaciones en la pista “La Querencia” de Mburucuyá y “Mi Cabaña” y “Punta Tacuara”, de la capital correntina.
Recibido de Maestro Normal Nacional comenzó a ejercer la docencia por lo que adoptó el seudónimo de “Argentino Lucero” ya que según los cánones de la época, la actividad musical no era compatible con el magisterio.
A finales de la década del ‘40 recibió la invitación del bandoneonista Eustaquio Miño para incorporarse a su conjunto “Los Gauchos de Mburucuyá”, donde formó el dúo de voces con un compañero de la infancia Eustaquio “Nene” Vera, dando nacimiento al legendario dúo “Vera-Lucero”. Con “Los Gauchos de Mburucuyá” tuvo la oportunidad de realizar sus primeras presentaciones en Buenos Aires.
A principios de los 50 el dúo “Vera-Lucero” fue convocado por Tránsito Cocomarola para incorporarse a su célebre “Trío”, registrando su primer grabación para el sello Odeón, el 16 de julio de 1952, cuando grabaron el chamamé: “Ilusión perdida”, autoría de Miqueri.
Con el “Taita del Chamamé” permaneció hasta 1956 desarrollando presentaciones en las principales pistas de la época y registrando en total 20 grabaciones siempre para el sello Odeón, conformando además con Cocomarola una dupla autoral de excepción que dio vida a obras como “Monte refugio”, “Mi selva eterna” y “Amor supremo”.
Desvinculado junto a Vera del conjunto de Cocomarola decidió formar el conjunto “Vera-Lucero”, con el que efectuó en 1955 sus primeras grabaciones para el sello TK. El conjunto se mantuvo hasta 1964, año en que Miqueri, por propia voluntad, decidió abandonar temporalmente la música.
En esta etapa acompañaron a “Vera-Lucero”, músicos como Norberto Gómez, Marcos Brígido González, Arcadio Ramón Flores, Fortunato Fernández y Avelino Flores, con quien Miqueri volvió a conformar otra gran sociedad autoral que dio vida a los más grandes éxitos del conjunto, entre ellos, “Arrepentimiento” , “Ocaso” y “Tu pañuelo”.
En 1979 volvió a formar el dúo “Vera-Lucero”, acompañados del bandoneonista Avelino Flores y el acordeonista Manuel Zbinden con quien grabó, en 1981, el disco titulado “Mi última flor” y luego del fallecimiento de “Nene” Vera, Salvador Miqueri continuó como solista registrando los discos “Solo Rumores”, 1983 y en 1988, “Sin rencores ni reproches”.
En 1998, formó el conjunto “Trébol de Ases”, junto a Avelino Flores y Antonio Niz, agrupación que con el retiro de la música de Flores y Niz, integraron otros artistas como Alfredo Alejandro Almeida, Tito Paz Roldán, Oscar Mambrín, Matías Vallejos y el presentador y glosista Oscar “Quico” Vallejos.
Prolífico e inspirado autor y compositor Salvador Miqueri fue autor de otras obras como: “Imploración”, “Mburucuyá poty”, “Rincón dichoso”, “Mi juramento”, “Retorno”, “Mi última flor”, “Afán de olvido”, “Evocando recuerdos”, “Ya te dejo” y “Viejo sendero”, por citar algunas.
Salvador Miqueri ha sido reconocido por su aporte a la cultura por el Senado de la Nación, en 2007 y declarado ciudadano ilustre en Corrientes y en su Mburucuyá natal. Además se ha impuesto su nombre a calles de las ciudades de Mbucuruyá, Corrientes e Itá Ibaté. La gran cantidad de seguidores pudo disfrutar de la última actuación de Salvador Miqueri en su ciudad natal, el 16 de agosto de 2013, en los festejos por la fundación de Mburucuyá ya que falleció el 20 de agosto de 2013, a los 86 años.
¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

El paso a la inmortalidad de un patriarca del chamamé

Con su fallecimiento, el chamamecero Salvador Miqueri pasó en la madrugada de ayer a la inmortalidad y su legado musical será ahora uno de los grandes tesoros de la cultura correntina. A continuación, un repaso de su vida y su trayectoria como cantante, autor y compositor.
Salvador Miqueri nació el 15 de diciembre de 1926, en Mburucuyá, Corrientes. Durante su niñez se inició en la ejecución de la armónica y la guitarra en forma intuitiva, realizando sus primeras presentaciones en fiestas familiares a la edad de 8 años.
En1946, formó junto a su primo bandoneonista Esperitón “Tito” Miqueri y el acordeonista Fortunato “Fortú” Fernández el Trío Pasionaria, con el que realiza recordadas presentaciones en la pista “La Querencia” de Mburucuyá y “Mi Cabaña” y “Punta Tacuara”, de la capital correntina.
Recibido de Maestro Normal Nacional comenzó a ejercer la docencia por lo que adoptó el seudónimo de “Argentino Lucero” ya que según los cánones de la época, la actividad musical no era compatible con el magisterio.
A finales de la década del ‘40 recibió la invitación del bandoneonista Eustaquio Miño para incorporarse a su conjunto “Los Gauchos de Mburucuyá”, donde formó el dúo de voces con un compañero de la infancia Eustaquio “Nene” Vera, dando nacimiento al legendario dúo “Vera-Lucero”. Con “Los Gauchos de Mburucuyá” tuvo la oportunidad de realizar sus primeras presentaciones en Buenos Aires.
A principios de los 50 el dúo “Vera-Lucero” fue convocado por Tránsito Cocomarola para incorporarse a su célebre “Trío”, registrando su primer grabación para el sello Odeón, el 16 de julio de 1952, cuando grabaron el chamamé: “Ilusión perdida”, autoría de Miqueri.
Con el “Taita del Chamamé” permaneció hasta 1956 desarrollando presentaciones en las principales pistas de la época y registrando en total 20 grabaciones siempre para el sello Odeón, conformando además con Cocomarola una dupla autoral de excepción que dio vida a obras como “Monte refugio”, “Mi selva eterna” y “Amor supremo”.
Desvinculado junto a Vera del conjunto de Cocomarola decidió formar el conjunto “Vera-Lucero”, con el que efectuó en 1955 sus primeras grabaciones para el sello TK. El conjunto se mantuvo hasta 1964, año en que Miqueri, por propia voluntad, decidió abandonar temporalmente la música.
En esta etapa acompañaron a “Vera-Lucero”, músicos como Norberto Gómez, Marcos Brígido González, Arcadio Ramón Flores, Fortunato Fernández y Avelino Flores, con quien Miqueri volvió a conformar otra gran sociedad autoral que dio vida a los más grandes éxitos del conjunto, entre ellos, “Arrepentimiento” , “Ocaso” y “Tu pañuelo”.
En 1979 volvió a formar el dúo “Vera-Lucero”, acompañados del bandoneonista Avelino Flores y el acordeonista Manuel Zbinden con quien grabó, en 1981, el disco titulado “Mi última flor” y luego del fallecimiento de “Nene” Vera, Salvador Miqueri continuó como solista registrando los discos “Solo Rumores”, 1983 y en 1988, “Sin rencores ni reproches”.
En 1998, formó el conjunto “Trébol de Ases”, junto a Avelino Flores y Antonio Niz, agrupación que con el retiro de la música de Flores y Niz, integraron otros artistas como Alfredo Alejandro Almeida, Tito Paz Roldán, Oscar Mambrín, Matías Vallejos y el presentador y glosista Oscar “Quico” Vallejos.
Prolífico e inspirado autor y compositor Salvador Miqueri fue autor de otras obras como: “Imploración”, “Mburucuyá poty”, “Rincón dichoso”, “Mi juramento”, “Retorno”, “Mi última flor”, “Afán de olvido”, “Evocando recuerdos”, “Ya te dejo” y “Viejo sendero”, por citar algunas.
Salvador Miqueri ha sido reconocido por su aporte a la cultura por el Senado de la Nación, en 2007 y declarado ciudadano ilustre en Corrientes y en su Mburucuyá natal. Además se ha impuesto su nombre a calles de las ciudades de Mbucuruyá, Corrientes e Itá Ibaté. La gran cantidad de seguidores pudo disfrutar de la última actuación de Salvador Miqueri en su ciudad natal, el 16 de agosto de 2013, en los festejos por la fundación de Mburucuyá ya que falleció el 20 de agosto de 2013, a los 86 años.