ellitoral.com.ar
Domingo 15 de Diciembre de 2019 CORRIENTES24°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $58,00

Dolar Venta: $63,00

Domingo 15 de Diciembre de 2019 CORRIENTES24°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $58,00

Dolar Venta: $63,00

Mburucuyá está en emergencia hidríca y con serias dificultades para asistir a los parajes

Si bien el pasado martes y miércoles, en el área urbana de Mburucuyá se vivieron jornadas complicadas como consecuencia de las abundantes lluvias, ahora allí la situación está “bastante normalizada, aunque todavía hay varias cosas por hacer”, afirmó la viceintendenta a cargo de la Municipalidad, Sonia Ramírez. No obstante, aclaró que “estamos en una emergencia hídrica y agropecuaria que ya la declaramos. Y en estos momentos lo que más nos preocupa es la situación de los distintos parajes”. Con respecto a esto explicó que “como el puente conocido como El Pasito está muy deteriorado, sólo se puede pasar con motos. Allí viven unas 50 familias y están incomunicadas con Mburucuyá. La única opción que tienen para poder salir es ir hacia Caá Catí”.
Mientras que al cierre de esta edición esperaban un unimog del Ejército para poder llevar asistencia a Pago Arias, donde hay 29 familias aisladas e inclusive varias de ellas tienen agua en el interior de sus casas. “Tampoco se puede acceder al Parque Nacional porque se desbordó el arroyo Portillo y el puente que está allí está a punto de desmoronarse”, alertó Ramírez, quien indicó que seguramente cuando el agua baje, las autoridades de la citada entidad se ocuparán de realizar las reparaciones necesarias. Asimismo, la viceintendenta remarcó el aporte solidaria por parte de Empedrado que asiste a la gente del Paraje Descabezado y al “intendente de Palmar Grande, Sandro Pérez que colabora con los Parajes de Capará y Punta Grande”.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Mburucuyá está en emergencia hidríca y con serias dificultades para asistir a los parajes

Si bien el pasado martes y miércoles, en el área urbana de Mburucuyá se vivieron jornadas complicadas como consecuencia de las abundantes lluvias, ahora allí la situación está “bastante normalizada, aunque todavía hay varias cosas por hacer”, afirmó la viceintendenta a cargo de la Municipalidad, Sonia Ramírez. No obstante, aclaró que “estamos en una emergencia hídrica y agropecuaria que ya la declaramos. Y en estos momentos lo que más nos preocupa es la situación de los distintos parajes”. Con respecto a esto explicó que “como el puente conocido como El Pasito está muy deteriorado, sólo se puede pasar con motos. Allí viven unas 50 familias y están incomunicadas con Mburucuyá. La única opción que tienen para poder salir es ir hacia Caá Catí”.
Mientras que al cierre de esta edición esperaban un unimog del Ejército para poder llevar asistencia a Pago Arias, donde hay 29 familias aisladas e inclusive varias de ellas tienen agua en el interior de sus casas. “Tampoco se puede acceder al Parque Nacional porque se desbordó el arroyo Portillo y el puente que está allí está a punto de desmoronarse”, alertó Ramírez, quien indicó que seguramente cuando el agua baje, las autoridades de la citada entidad se ocuparán de realizar las reparaciones necesarias. Asimismo, la viceintendenta remarcó el aporte solidaria por parte de Empedrado que asiste a la gente del Paraje Descabezado y al “intendente de Palmar Grande, Sandro Pérez que colabora con los Parajes de Capará y Punta Grande”.