Miércoles 21de Abril de 2021CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$92,25

Dolar Venta:$98,25

Miércoles 21de Abril de 2021CORRIENTES21°Pronóstico Extendido

Dolar Compra:$92,25

Dolar Venta:$98,25

/Ellitoral.com.ar/ Ciudad

Largas caminatas y esperas de una hora por la escasa cantidad de unidades de transporte

Los pocos coches de Ersa, las líneas 101 y 110 y el servicio de emergencia del Municipio no dieron abasto. Algunos pasajeros debieron caminar más de 10 cuadras para poder tomar el colectivo y otros eligieron compartir el remís para achicar costos. 

A pesar del feriado y la escasa actividad comercial en la ciudad, la falta de servicio de transporte público volvió a complicar a los usuarios de diferentes zonas. Las unidades del 110 y 101 circulando, el servicio de emergencia dispuesto por el Municipio y los pocos coches de Ersa estuvieron lejos de poder responder a la demanda, pese a ser un día con menos cantidad de pasajeros que lo habitual.

El Litoral recorrió varias paradas céntricas y dialogó con personas que aguardaban el colectivo o pensaban alguna otra alternativa para volver a sus casas. La mayoría de los usuarios consultados coincidieron en que la espera fue más que extensa para poder viajar debido a las pocas unidades que circulaban.

Con sólo algunos coches de la empresa Ersa, las líneas 110 y 101 y poco más de una decena de combis puestas en servicio por la Comuna, trasladarse fue todo un desafío y generó impaciencia y malestar. “Esperé como una hora el colectivo para poder venir al centro”, comentó una mujer que  aguardaba en La Rioja y Junín.

Otros usuarios señalaron que debieron esperar entre media hora y 45 minutos el colectivo, ya sea uno de los coches “amarillos” o bien los que funcionaron de la empresa en conflicto con los trabajadores. 

En tanto, para tomar los ramales que funcionaron ayer, algunos debieron trasladarse a pie varias cuadras hasta llegar a una zona del recorrido y poder abordarlos. Este fue el caso de una joven del barrio Quilmes. En diálogo con este matutino contó, “tuve que caminar más de 10 cuadras, pasando la zona del cementerio para poder subir”. Además, agregó que “aparecieron dos coches juntos, el segundo me paró y pude llegar al centro”.

Otros, en tanto, eligieron el remís, pero rebuscándose para achicar costos. “Me junté con dos vecinos que también necesitaban salir y llamamos un remís, así dividimos el gasto”, contó una señora que esperaba el colectivo en la plaza Vera ayer a la tarde. 

Emergencia

El servicio de emergencia dispuesto por la Comuna resultó insuficiente. La presencia de las combis pasó casi inadvertida por los usuarios, que decidieron esperar las unidades de Ersa o de la empresa Turismo Miramar que circulaban. “No vi ninguna”, manifestó la mayoría de las personas consultadas. 

En tanto, otros se quejaron: “No estoy seguro porque no tienen señalización”. Un joven, por su parte, sentenció; “No me subí a las combis, ni me subiría por cuestiones de seguridad”. 

En general, se advirtió ayer una mezcla de malestar y resignación entre los pasajeros, emergiendo reclamos hacia el servicio que van más allá del conflicto coyuntural. De esta manera, volvieron a aparecer históricas quejas en materia de frecuencia, garitas y precio del boleto, justamente cuando en el Concejo Deliberante se comenzó ya a discutir un nuevo incremento, que llevaría el pasaje urbano a un valor de más de $19.

¿Te gustó la nota?

Ocurrió un error