“Ojalá sirva de alerta para que todo mejore”, afirmó Motta sobre su renuncia como Vice
ellitoral.com.ar

Miércoles 17de Octubre de 2018CORRIENTES23°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$35,10

Dolar Venta:$36,90

“Ojalá sirva de alerta para que todo mejore”, afirmó Motta sobre su renuncia como Vice

A casi ocho meses de asumir en la Viceintendencia, ayer oficializó su decisión.  Argumentó que la adoptó ante “la impotencia de no poder dar respuestas a pedidos básicos de la comunidad” y que prefirió dar un paso al costado antes que generar una interna que afecte al Municipio.
 

imagen_0
imagen_1

 En octubre del año pasado, la fórmula Eduardo Burna-Raúl Motta ganó los comicios municipales en Ituzaingó por más del 70% de los votos. Ambos ejercían sus roles en el Ejecutivo hasta que ayer el viceintendente oficializó su renuncia porque alegó que ya no podía continuar ocupando un cargo y no dar respuestas a los múltiples pedidos que recibía a diario. Pero además expresó que espera que su alejamiento sirva como una señal de que se necesita mejorar la gestión.
Transcurrieron casi ocho meses desde el día en que Motta juró como vice. Y durante ese período, según manifestó a El Litoral, concurría a su oficina en el edificio municipal. “Si falté, fueron muy pocas veces. Cada día iba y atendía a la gente. Recibía entre 20 y 25 personas”, contó Motta, que acotó “eso es un promedio, porque llegué a escuchar los pedidos de 40, en un solo día”.
Inclusive, destacó, ayer a las 8 llamó a su secretaria para decirle que no iría. Pero la respuesta fue “ya hay nueve personas esperándolo”. 
Cuando escuchó eso, decidió ir para tratar de brindarles alguna solución antes de oficializar su renuncia porque la decisión -indeclinable- ya la había tomado antes que comenzara la jornada. Es que, el día anterior (jueves) desde las 19 y hasta la medianoche estuvo reunido con quienes forman parte del equipo partidario a nivel local. “Inclusive se lo manifestó a quien es el líder de ELI, Pedro Cassani”, acotó Motta. Al mismo tiempo remarcó que “no fue fácil ni personalmente ni políticamente, pero creo que es lo mejor porque ya no podía soportar la impotencia de no poder dar respuestas a pedidos básicos de la comunidad”.
A modo de ejemplo enumeró casos de personas que solicitaban ayuda para poder trasladar sus pertenencias a otra población por tener que mudarse por cuestiones laborales, otras que pedían arena, un poco de madera para reparar su vivienda o asistencia alimentaria.
“Muchas veces puse de mi bolsillo porque uno no puede ignorar a la gente que viene a pedir porque no tiene como resolver un problema”, expresó el dirigente y ahora ex integrante del Ejecutivo Municipal.

Advertencia
Si bien indicó que en reiteradas oportunidades planteó la necesidad de atender una serie de demandas sociales, comentó que hace un mes en una reunión de gabinete, lo expuso con mayor ímpetu.
“Porque no se estaba brindando adecuadamente una serie de servicios básicos, tampoco se cumplieron una serie de compromisos que asumimos con numerosas familias humildes e inclusive se están despidiendo personas que cobraban $4 mil o $5 mil. Son cifras bajas, pero para muchos sí o sí necesitan ese dinero para poder vivir”, explicó Motta. Sobre esto, remarcó que manifestó la necesidad de revisar lo que se estaba haciendo porque “nosotros le prometimos a los ituzaingueños que mejoraríamos la calidad de vida de todos y en lo personal creo que estábamos faltando a nuestra palabra. Y al no recibir respuestas concretas ante este planteo, resolví dar un paso al costado porque tampoco soy esa clase de persona que se queda y comienza a hacer una interna porque eso afecta a toda la comunidad”.
En este punto, subrayó:  “Ojalá mi renuncia sirva de alerta para que todo mejore. Que sirva para abrirle los ojos a Burna de que hay muchas cosas que no se están haciendo bien. Tampoco quiero que le vaya mal, por el contrario, quiero que lo que esté mal se revierta”.
A fin de conocer la postura del Jefe comunal sobre la dimisión de quien lo acompañó en los comicios del año pasado, El Litoral intentó comunicarse telefónicamente con él, pero hasta el cierre de esta edición los múltiples intentos fueron infructuosos.

Futuro
Consultado sobre si continuará participando el política, Motta indicó que todavía no tiene una postura adoptada. Rememoró que comenzó a participar activamente hace un poco más de cuatro años. Fue así que en el 2015, fue electo concejal y el año pasado se convirtió en viceintendente, tras ganar los comicios junto con Burna como parte de una alianza local ECO+Cambiemos.
En este contexto, no descartó postularse el año próximo para un cargo electivo.
Por ahora, continuará con sus actividades privadas. “Siempre viví de mi trabajo y cuando fui electo vice, delegué la mayoría de mis tareas en un equipo de profesionales y también en integrantes de mi familia. Y si bien siempre seguí tomando decisiones, las tareas las realizaban ellos por eso no tenía impedimento de venir todos los días al Municipio a desempeñarme en el cargo para el cual fui elegido”, aseveró.
Si bien su decisión ya es indeclinable, su renuncia sería tratada formalmente en la próxima sesión del Concejo.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

“Ojalá sirva de alerta para que todo mejore”, afirmó Motta sobre su renuncia como Vice

A casi ocho meses de asumir en la Viceintendencia, ayer oficializó su decisión.  Argumentó que la adoptó ante “la impotencia de no poder dar respuestas a pedidos básicos de la comunidad” y que prefirió dar un paso al costado antes que generar una interna que afecte al Municipio.
 

 En octubre del año pasado, la fórmula Eduardo Burna-Raúl Motta ganó los comicios municipales en Ituzaingó por más del 70% de los votos. Ambos ejercían sus roles en el Ejecutivo hasta que ayer el viceintendente oficializó su renuncia porque alegó que ya no podía continuar ocupando un cargo y no dar respuestas a los múltiples pedidos que recibía a diario. Pero además expresó que espera que su alejamiento sirva como una señal de que se necesita mejorar la gestión.
Transcurrieron casi ocho meses desde el día en que Motta juró como vice. Y durante ese período, según manifestó a El Litoral, concurría a su oficina en el edificio municipal. “Si falté, fueron muy pocas veces. Cada día iba y atendía a la gente. Recibía entre 20 y 25 personas”, contó Motta, que acotó “eso es un promedio, porque llegué a escuchar los pedidos de 40, en un solo día”.
Inclusive, destacó, ayer a las 8 llamó a su secretaria para decirle que no iría. Pero la respuesta fue “ya hay nueve personas esperándolo”. 
Cuando escuchó eso, decidió ir para tratar de brindarles alguna solución antes de oficializar su renuncia porque la decisión -indeclinable- ya la había tomado antes que comenzara la jornada. Es que, el día anterior (jueves) desde las 19 y hasta la medianoche estuvo reunido con quienes forman parte del equipo partidario a nivel local. “Inclusive se lo manifestó a quien es el líder de ELI, Pedro Cassani”, acotó Motta. Al mismo tiempo remarcó que “no fue fácil ni personalmente ni políticamente, pero creo que es lo mejor porque ya no podía soportar la impotencia de no poder dar respuestas a pedidos básicos de la comunidad”.
A modo de ejemplo enumeró casos de personas que solicitaban ayuda para poder trasladar sus pertenencias a otra población por tener que mudarse por cuestiones laborales, otras que pedían arena, un poco de madera para reparar su vivienda o asistencia alimentaria.
“Muchas veces puse de mi bolsillo porque uno no puede ignorar a la gente que viene a pedir porque no tiene como resolver un problema”, expresó el dirigente y ahora ex integrante del Ejecutivo Municipal.

Advertencia
Si bien indicó que en reiteradas oportunidades planteó la necesidad de atender una serie de demandas sociales, comentó que hace un mes en una reunión de gabinete, lo expuso con mayor ímpetu.
“Porque no se estaba brindando adecuadamente una serie de servicios básicos, tampoco se cumplieron una serie de compromisos que asumimos con numerosas familias humildes e inclusive se están despidiendo personas que cobraban $4 mil o $5 mil. Son cifras bajas, pero para muchos sí o sí necesitan ese dinero para poder vivir”, explicó Motta. Sobre esto, remarcó que manifestó la necesidad de revisar lo que se estaba haciendo porque “nosotros le prometimos a los ituzaingueños que mejoraríamos la calidad de vida de todos y en lo personal creo que estábamos faltando a nuestra palabra. Y al no recibir respuestas concretas ante este planteo, resolví dar un paso al costado porque tampoco soy esa clase de persona que se queda y comienza a hacer una interna porque eso afecta a toda la comunidad”.
En este punto, subrayó:  “Ojalá mi renuncia sirva de alerta para que todo mejore. Que sirva para abrirle los ojos a Burna de que hay muchas cosas que no se están haciendo bien. Tampoco quiero que le vaya mal, por el contrario, quiero que lo que esté mal se revierta”.
A fin de conocer la postura del Jefe comunal sobre la dimisión de quien lo acompañó en los comicios del año pasado, El Litoral intentó comunicarse telefónicamente con él, pero hasta el cierre de esta edición los múltiples intentos fueron infructuosos.

Futuro
Consultado sobre si continuará participando el política, Motta indicó que todavía no tiene una postura adoptada. Rememoró que comenzó a participar activamente hace un poco más de cuatro años. Fue así que en el 2015, fue electo concejal y el año pasado se convirtió en viceintendente, tras ganar los comicios junto con Burna como parte de una alianza local ECO+Cambiemos.
En este contexto, no descartó postularse el año próximo para un cargo electivo.
Por ahora, continuará con sus actividades privadas. “Siempre viví de mi trabajo y cuando fui electo vice, delegué la mayoría de mis tareas en un equipo de profesionales y también en integrantes de mi familia. Y si bien siempre seguí tomando decisiones, las tareas las realizaban ellos por eso no tenía impedimento de venir todos los días al Municipio a desempeñarme en el cargo para el cual fui elegido”, aseveró.
Si bien su decisión ya es indeclinable, su renuncia sería tratada formalmente en la próxima sesión del Concejo.