Asesinan al jefe mafioso Frank Cali, líder de la familia Gambino
ellitoral.com.ar

Martes 26 de Marzo de 2019 CORRIENTES18°Pronóstico Extendido clima_parcial

Dolar Compra: $41,00

Dolar Venta: $43,00

Asesinan al jefe mafioso Frank Cali, líder de la familia Gambino

imagen_1

El miércoles, Francesco Cali, un conocido capo de la familia Gambino, fue asesinado a balazos frente a su domicilio en Nueva York, donde se encontraba su familia. 
Cali, que supuestamente era el capo la familia Gambino desde 2015, recibió “múltiples heridas de bala en el torso” frente a su residencia del afluente barrio Todt Hill en Staten Island, precisó la Policía de Nueva York, que recibió una llamada de emergencia. 
Además, según los testigos que se encontraban cerca de la escena del crimen luego de ser baleado, Cali luego fue atropellado por una camioneta azul en la cual huyeron los sospechosos. Cali, de 53 años de edad, había estado involucrado desde joven en la mafia. En 2008 fue arrestado tras un duro golpe de las autoridades al crimen organizado en Nueva York y Sicilia. La operación resultó en la detención de 77 personas a ambos lados del Atlántico, incluidos los jefes de los clanes italoamericanos, Gambino e Inzerillo.
Según la prensa neoyorquina, Cali asumió la jefatura de la familia Gambino en 2015, reemplazando a Domenico Cefalu.
La familia Gambino, una de las cinco que integran la Cosa Nostra en Nueva York, llegó a ser considerada la mayor organización criminal de Estados Unidos: se dedicó a todo tipo de actividades delictivas hasta su caída en desgracia a mediados de la década de los noventa por los golpes de las autoridades. Cuando Paul Castellano, su líder, fue asesinado en 1985, el clan contaba con más de 300 miembros, 2.000 socios e intereses en la industria textil, la retirada de basura, la construcción y los préstamos ilegales.
El tiroteo frente al restaurante Sparks Steakhouse en Manhattan en el que murió Castellano es el último suceso de estas características que se recordaba en Nueva York. 
Ese asesinato lo ordenó John Gotti en su afán por tomar el poder de la organización. 
Gotti fue detenido a finales de 1990 gracias a la colaboración con el FBI de su segundo al mando, Salvatore Gravano, una relación que provocó la caída de varios capos. 

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Asesinan al jefe mafioso Frank Cali, líder de la familia Gambino

El miércoles, Francesco Cali, un conocido capo de la familia Gambino, fue asesinado a balazos frente a su domicilio en Nueva York, donde se encontraba su familia. 
Cali, que supuestamente era el capo la familia Gambino desde 2015, recibió “múltiples heridas de bala en el torso” frente a su residencia del afluente barrio Todt Hill en Staten Island, precisó la Policía de Nueva York, que recibió una llamada de emergencia. 
Además, según los testigos que se encontraban cerca de la escena del crimen luego de ser baleado, Cali luego fue atropellado por una camioneta azul en la cual huyeron los sospechosos. Cali, de 53 años de edad, había estado involucrado desde joven en la mafia. En 2008 fue arrestado tras un duro golpe de las autoridades al crimen organizado en Nueva York y Sicilia. La operación resultó en la detención de 77 personas a ambos lados del Atlántico, incluidos los jefes de los clanes italoamericanos, Gambino e Inzerillo.
Según la prensa neoyorquina, Cali asumió la jefatura de la familia Gambino en 2015, reemplazando a Domenico Cefalu.
La familia Gambino, una de las cinco que integran la Cosa Nostra en Nueva York, llegó a ser considerada la mayor organización criminal de Estados Unidos: se dedicó a todo tipo de actividades delictivas hasta su caída en desgracia a mediados de la década de los noventa por los golpes de las autoridades. Cuando Paul Castellano, su líder, fue asesinado en 1985, el clan contaba con más de 300 miembros, 2.000 socios e intereses en la industria textil, la retirada de basura, la construcción y los préstamos ilegales.
El tiroteo frente al restaurante Sparks Steakhouse en Manhattan en el que murió Castellano es el último suceso de estas características que se recordaba en Nueva York. 
Ese asesinato lo ordenó John Gotti en su afán por tomar el poder de la organización. 
Gotti fue detenido a finales de 1990 gracias a la colaboración con el FBI de su segundo al mando, Salvatore Gravano, una relación que provocó la caída de varios capos.