ellitoral.com.ar

Jueves 22de Agosto de 2019CORRIENTES12°Pronóstico Extendidoclima_nublado

Dolar Compra:$52,00

Dolar Venta:$57,00

Macri dispuso las medidas para enfrentar la inflación

El Presidente logró un acuerdo de precios por seis meses y dispuso que no haya más aumentos en 2019 de luz, gas y transporte.
 

imagen_0
Anuncio del gobierno para frenar la inflacion

 El gobierno de Mauricio Macri presentó ayer una batería de medidas centradas en un acuerdo de precios de 60 productos de la canasta básica y el congelamiento de las tarifas de servicios públicos en lo que resta del año electoral.
Urgido por el alza inflacionaria y con la necesidad de “traer un poco de alivio a los argentinos”, como se informó oficialmente a través de un comunicado, el Presidente admitió la necesidad de tomar medidas de “corto plazo”.
Según el texto difundido por Presidencia, el Gobierno intenta compensar a los sectores más castigados por distintas vías: el acuerdo de precios, que será por “al menos seis meses” y que concluirá el 22 de octubre, cinco días antes de la elección presidencial. 
El pacto de precios alcanzará al 10% de la canasta de productos incluidos en el plan Precios Cuidados, aunque incluye a la leche, cuya suba motivó sostenidos reclamos en las últimas semanas, y productos de primera necesidad como harinas, arroz o fideos. También se anunciaron descuentos en cortes de carne populares como asado, vacío o matambre, que podrán adquirirse también a un precio fijo ($149 el kilo) en el Mercado Central y los frigoríficos.
“Estoy convencido de que esta batalla la vamos a ganar”, le dijo el Presidente a una familia de vecinos jóvenes del barrio porteño de Colegiales, a quienes visitó ayer por segunda vez.
Respondiendo a reclamos de sus socios radicales y de la Coalición Cívica-ARI, Macri accedió a endurecer los controles sobre las empresas. El Gobierno aprobará por decreto un nuevo régimen de Lealtad Comercial, que impone penas para evitar “abusos de posiciones dominantes o posibles conductas monopólicas de grandes empresas”.
La secretaría de Comercio interior, desdibujada en los últimos meses y que está a cargo de Ignacio Werner, tendrá “más facultades” para “proteger a consumidores, pequeños comercios y Pymes”.
El plan para alentar el consumo se completa con la nueva ronda de los Créditos Anses para jubilados y beneficiarios de planes sociales. Se trata de un paquete de $124.000 millones para un universo de 18 millones de personas. Es una franja de la población en la que el Gobierno está en caída, según los sondeos y encuestas de opinión que manejan en el oficialismo.
Los aumentos de tarifas de servicios públicos, incluso los previstos para este año, quedarán archivados al menos hasta pasada la primera vuelta de las elecciones presidenciales, previstas para el 27 de octubre. Las tarifas de electricidad, gas, transporte y peajes no tendrán aumentos, al menos, según aclaró el texto oficial, los tramos que le corresponden al Gobierno, que delega el eventual costo político de eventuales subas en los gobiernos provinciales o locales que así lo determinen.
La inclusión de la telefonía celular en el congelamiento (será de cinco meses y regirá hasta el 15 de septiembre) también apunta a bajar el malhumor social, reconocido por Macri en el video que precedió a la presentación de las medidas. Este anuncio beneficiaría a 35 millones de líneas activas.
Los anuncios también incluyen un conjunto de beneficios sociales, como descuentos en medicamentos a beneficiarios de la AUH, créditos para conexiones de gas a quienes “aún usan garrafas”, y la nueva convocatoria al Plan ProCreAr, para viviendas a bajo costo. El Gobierno también aclaró que está “diseñando alternativas” para quienes tienen créditos UVA y sufren el aumento de las cuotas.
Por último, el apoyo a las pymes (reclamados por Elisa Carrió, los radicales y también dentro del propio Gobierno) se tradujo en planes de pago de deudas de la Afip, un pago más rápido a los comercios que trabajan con tarjetas de crédito y la eliminación de retenciones para empresas de menos de $50 millones de facturación y que exporten por encima de su promedio de ventas del año pasado.
El anuncio se dio a conocer un día después de difundirse el índice de inflación de marzo, que llegó al 4,7 por ciento.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Macri dispuso las medidas para enfrentar la inflación

El Presidente logró un acuerdo de precios por seis meses y dispuso que no haya más aumentos en 2019 de luz, gas y transporte.
 

 El gobierno de Mauricio Macri presentó ayer una batería de medidas centradas en un acuerdo de precios de 60 productos de la canasta básica y el congelamiento de las tarifas de servicios públicos en lo que resta del año electoral.
Urgido por el alza inflacionaria y con la necesidad de “traer un poco de alivio a los argentinos”, como se informó oficialmente a través de un comunicado, el Presidente admitió la necesidad de tomar medidas de “corto plazo”.
Según el texto difundido por Presidencia, el Gobierno intenta compensar a los sectores más castigados por distintas vías: el acuerdo de precios, que será por “al menos seis meses” y que concluirá el 22 de octubre, cinco días antes de la elección presidencial. 
El pacto de precios alcanzará al 10% de la canasta de productos incluidos en el plan Precios Cuidados, aunque incluye a la leche, cuya suba motivó sostenidos reclamos en las últimas semanas, y productos de primera necesidad como harinas, arroz o fideos. También se anunciaron descuentos en cortes de carne populares como asado, vacío o matambre, que podrán adquirirse también a un precio fijo ($149 el kilo) en el Mercado Central y los frigoríficos.
“Estoy convencido de que esta batalla la vamos a ganar”, le dijo el Presidente a una familia de vecinos jóvenes del barrio porteño de Colegiales, a quienes visitó ayer por segunda vez.
Respondiendo a reclamos de sus socios radicales y de la Coalición Cívica-ARI, Macri accedió a endurecer los controles sobre las empresas. El Gobierno aprobará por decreto un nuevo régimen de Lealtad Comercial, que impone penas para evitar “abusos de posiciones dominantes o posibles conductas monopólicas de grandes empresas”.
La secretaría de Comercio interior, desdibujada en los últimos meses y que está a cargo de Ignacio Werner, tendrá “más facultades” para “proteger a consumidores, pequeños comercios y Pymes”.
El plan para alentar el consumo se completa con la nueva ronda de los Créditos Anses para jubilados y beneficiarios de planes sociales. Se trata de un paquete de $124.000 millones para un universo de 18 millones de personas. Es una franja de la población en la que el Gobierno está en caída, según los sondeos y encuestas de opinión que manejan en el oficialismo.
Los aumentos de tarifas de servicios públicos, incluso los previstos para este año, quedarán archivados al menos hasta pasada la primera vuelta de las elecciones presidenciales, previstas para el 27 de octubre. Las tarifas de electricidad, gas, transporte y peajes no tendrán aumentos, al menos, según aclaró el texto oficial, los tramos que le corresponden al Gobierno, que delega el eventual costo político de eventuales subas en los gobiernos provinciales o locales que así lo determinen.
La inclusión de la telefonía celular en el congelamiento (será de cinco meses y regirá hasta el 15 de septiembre) también apunta a bajar el malhumor social, reconocido por Macri en el video que precedió a la presentación de las medidas. Este anuncio beneficiaría a 35 millones de líneas activas.
Los anuncios también incluyen un conjunto de beneficios sociales, como descuentos en medicamentos a beneficiarios de la AUH, créditos para conexiones de gas a quienes “aún usan garrafas”, y la nueva convocatoria al Plan ProCreAr, para viviendas a bajo costo. El Gobierno también aclaró que está “diseñando alternativas” para quienes tienen créditos UVA y sufren el aumento de las cuotas.
Por último, el apoyo a las pymes (reclamados por Elisa Carrió, los radicales y también dentro del propio Gobierno) se tradujo en planes de pago de deudas de la Afip, un pago más rápido a los comercios que trabajan con tarjetas de crédito y la eliminación de retenciones para empresas de menos de $50 millones de facturación y que exporten por encima de su promedio de ventas del año pasado.
El anuncio se dio a conocer un día después de difundirse el índice de inflación de marzo, que llegó al 4,7 por ciento.