Judíos y cristianos celebran la Pascua, con diferencias, pero unificados por la libertad
ellitoral.com.ar

Martes 21 de Mayo de 2019 CORRIENTES19°Pronóstico Extendido clima_nublado

Dolar Compra: $44,20

Dolar Venta: $46,20

Judíos y cristianos celebran la Pascua, con diferencias, pero unificados por la libertad

El vicario episcopal de Educación, Ariel Weimann, y el rabino Marcelo Wajcer explicaron en detalle los acontecimientos históricos y el sentido espiritual de la festividad más importante para ambas religiones.
 

Conmemoración. Los cristianos recuerdan la crucificción de Jesús y hoy celebran su resurrección.
Mesas. Desde el viernes el pueblo judío conmemora el Pésaj, la liberación de la esclavitud de Egipto.

Cuando apareció la primera estrella en el cielo del viernes, las familias judías prepararon una cena especial con abundante comida y panes ácimo (sin levadura) para conmemorar el Séder, fiesta con la cual se da inicio al Pésaj (Pascua judía)  que se extiende hasta el 29 de abril. Paralelamente las familias cristianas, tras participar de las misas, se reunirán hoy para celebrar la Pascua de Resurrección de Jesucristo con almuerzos también exuberantes y los clásicos huevos de chocolate.
Si bien los significados de una y otra festividad son diferentes, ya que con el Pésaj se recuerda el éxodo del pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto y la Pascua cristiana rememora la resurrección de Jesucristo, ambas ceremonias se unen por la evocación histórica del sentido de libertad y agradecimiento a Dios.
Antes del inicio de esta fecha especial, el vicario episcopal de Educación, Ariel Hernán Weimann, y el rabino, Marcelo Wajcer, explicaron los principales hechos históricos que marcaron la religión y aprovecharon para brindar a la población un mensaje de paz.

Pascua
Este año coinciden las fechas de la Pascua judía y la cristiana. Es que pese a que en un sentido cronológico datan en el mismo tiempo no siempre concuerdan los plazos a causa de las discrepancias entre el calendario hebreo y el gregoriano.
El significado del Pésaj fue explicado por el rabino Marcelo Wajcer quien, en primer lugar, indicó que la conmemoración arrancó el viernes por la noche en coincidencia con el shabat día de descanso. “Conmemoramos la liberación del pueblo judío de la esclavitud, esa es la columna vertebral de la celebración. Son días dedicados al descanso y la liberación. Además, el precepto más importante es que durante los 7 y 8 días suprimimos de nuestra dieta la levadura, por eso comemos el matza o pan ácimo (con harina sin leudar). Ese fue el alimento que el pueblo judío pudo elaborar rápidamente cuando el faraón, tras la muerte de los primogénitos, decidió dar libertad al pueblo después de centenares de años de esclavitud”, precisó a El Litoral.
El sentido de la Pascua cristiana, fue expresada por el vicario Weisman  que dijo: “Toda la iglesia cristiana se une para celebrar la muerte y resurrección de Jesucristo. Para nosotros, los cristianos recordar este hecho es muy importante porque no podemos olvidar  que Jesús dio su vida por amor a nosotros. Realmente nos conmueve todo lo que sufrió Jesús en la cruz, esto se hace visible en el relato que escuchamos durante el Viernes Santo, pero finalmente resucitó”.
Un sentido común a ambas celebraciones es la conmemoración de acontecimientos históricos, de hecho Jesús mismo celebró la Pascua judía junto con sus discípulos. No obstante, cabe recordar que los judíos continúan esperando la llegada del mesías anunciado. “Todavía seguimos esperando, sabemos que el profeta Elías cederá un lugar, es el que anunciará la venida del mesías y con él llegará la redención”, señaló el rabino Wajcer.

Libertad
A la hora de brindar un mensaje especial para estas Pascuas, tanto el sacerdote como el rabino coincidieron en un punto: libertad.
“Jesús nos otorgó la libertad de ser llamados hijos de Dios, y por su resurrección ya no somos más esclavos del pecado. Esa es la verdadera libertad, porque el pecado nos esclaviza y genera tristeza aunque en el momento nos genere una aparente complacencia. Simplemente mi deseo es que vivamos con intensidad esta Semana Santa y que la liberación que viene de Jesús pueda contagiarnos vida y vida en abundancia”, manifestó el vicario de Educación.
Paralelamente, el rabino sintetizó: “La libertad es central para nosotros. En todo el pentateuco, los cinco libros de la Biblia, la expresión más importante es que un día fuimos esclavos y Dios nos liberó con brazo fuerte y extendido. Por ello hoy su pueblo hace uso de la dinámica de recordar que un día fuimos esclavos, no nos avergonzamos, ya que por sus maravillas y milagros hoy somos libres para seguir cumpliendo sus preceptos”.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Judíos y cristianos celebran la Pascua, con diferencias, pero unificados por la libertad

El vicario episcopal de Educación, Ariel Weimann, y el rabino Marcelo Wajcer explicaron en detalle los acontecimientos históricos y el sentido espiritual de la festividad más importante para ambas religiones.
 

Cuando apareció la primera estrella en el cielo del viernes, las familias judías prepararon una cena especial con abundante comida y panes ácimo (sin levadura) para conmemorar el Séder, fiesta con la cual se da inicio al Pésaj (Pascua judía)  que se extiende hasta el 29 de abril. Paralelamente las familias cristianas, tras participar de las misas, se reunirán hoy para celebrar la Pascua de Resurrección de Jesucristo con almuerzos también exuberantes y los clásicos huevos de chocolate.
Si bien los significados de una y otra festividad son diferentes, ya que con el Pésaj se recuerda el éxodo del pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto y la Pascua cristiana rememora la resurrección de Jesucristo, ambas ceremonias se unen por la evocación histórica del sentido de libertad y agradecimiento a Dios.
Antes del inicio de esta fecha especial, el vicario episcopal de Educación, Ariel Hernán Weimann, y el rabino, Marcelo Wajcer, explicaron los principales hechos históricos que marcaron la religión y aprovecharon para brindar a la población un mensaje de paz.

Pascua
Este año coinciden las fechas de la Pascua judía y la cristiana. Es que pese a que en un sentido cronológico datan en el mismo tiempo no siempre concuerdan los plazos a causa de las discrepancias entre el calendario hebreo y el gregoriano.
El significado del Pésaj fue explicado por el rabino Marcelo Wajcer quien, en primer lugar, indicó que la conmemoración arrancó el viernes por la noche en coincidencia con el shabat día de descanso. “Conmemoramos la liberación del pueblo judío de la esclavitud, esa es la columna vertebral de la celebración. Son días dedicados al descanso y la liberación. Además, el precepto más importante es que durante los 7 y 8 días suprimimos de nuestra dieta la levadura, por eso comemos el matza o pan ácimo (con harina sin leudar). Ese fue el alimento que el pueblo judío pudo elaborar rápidamente cuando el faraón, tras la muerte de los primogénitos, decidió dar libertad al pueblo después de centenares de años de esclavitud”, precisó a El Litoral.
El sentido de la Pascua cristiana, fue expresada por el vicario Weisman  que dijo: “Toda la iglesia cristiana se une para celebrar la muerte y resurrección de Jesucristo. Para nosotros, los cristianos recordar este hecho es muy importante porque no podemos olvidar  que Jesús dio su vida por amor a nosotros. Realmente nos conmueve todo lo que sufrió Jesús en la cruz, esto se hace visible en el relato que escuchamos durante el Viernes Santo, pero finalmente resucitó”.
Un sentido común a ambas celebraciones es la conmemoración de acontecimientos históricos, de hecho Jesús mismo celebró la Pascua judía junto con sus discípulos. No obstante, cabe recordar que los judíos continúan esperando la llegada del mesías anunciado. “Todavía seguimos esperando, sabemos que el profeta Elías cederá un lugar, es el que anunciará la venida del mesías y con él llegará la redención”, señaló el rabino Wajcer.

Libertad
A la hora de brindar un mensaje especial para estas Pascuas, tanto el sacerdote como el rabino coincidieron en un punto: libertad.
“Jesús nos otorgó la libertad de ser llamados hijos de Dios, y por su resurrección ya no somos más esclavos del pecado. Esa es la verdadera libertad, porque el pecado nos esclaviza y genera tristeza aunque en el momento nos genere una aparente complacencia. Simplemente mi deseo es que vivamos con intensidad esta Semana Santa y que la liberación que viene de Jesús pueda contagiarnos vida y vida en abundancia”, manifestó el vicario de Educación.
Paralelamente, el rabino sintetizó: “La libertad es central para nosotros. En todo el pentateuco, los cinco libros de la Biblia, la expresión más importante es que un día fuimos esclavos y Dios nos liberó con brazo fuerte y extendido. Por ello hoy su pueblo hace uso de la dinámica de recordar que un día fuimos esclavos, no nos avergonzamos, ya que por sus maravillas y milagros hoy somos libres para seguir cumpliendo sus preceptos”.