ellitoral.com.ar

Domingo 15de Septiembre de 2019CORRIENTES28°Pronóstico Extendidoclima_sol

Dolar Compra:$54,25

Dolar Venta:$57,50

“Nuestro objetivo es consolidar La Peña del chamamé y el carnaval en Corrientes”

La propuesta que se extendió por cuatro noches incluyó diferentes ritmos folclóricos y cerró el lunes con un gran despliegue de comparsas locales. Fue una fiesta con un público heterogéneo. “Fue inclusiva desde la gente que nos acompañó hasta la diversidad que hubo en el escenario”, resumió uno de sus organizadores.
 

imagen_0
imagen_2
imagen_4
imagen_5
imagen_6
imagen_7
imagen_8

Ya nadie sentía frío al tener un vaso helado en la mano. El lunes se despidió La Peña de Los Alonsitos con un clima inmejorable, había aumentado la temperatura con respecto a las primeras jornadas y las bebidas, como la cerveza y el vino, corrían con más rapidez. Los niños bebiendo gaseosas también fue una imagen que se extendió en el ambiente. El público se movía más flojo de abrigos, incluso los más osados y osadas iban en mangas cortas.
Minutos después de las 22 comenzó el ballet y el primer conjunto en subir al escenario fue Esteban Aguirre Espíndola, “El Pichoncito del acordeón”, quien ejecutó clásicos del género al mejor estilo tarragosero: chamamé bailantero y brioso que el público acompañó en todo el estadio José Jorge Contte del Club de Regatas.
El repertorio incluyó también temas románticos. Una pareja se trenzaba en un baile suave, se hamacaba con sus rostros casi pegados, con los ojos cerrados y sonrisas amplias. “Romántica muchacha te profeso, tus recuerdos están siempre latentes, mirándote a los ojos te diría, que te sigo queriendo como siempre”, sonaba un fragmento del chamamé “Bajo un ceibo en flor”.
“Queremos agradecer a Los Alonsitos por este espacio dado a los jóvenes. Estar en este escenario es importante para nosotros”, manifestó en el cierre de su presentación Esteban Aguirre.

“Creo en la generosidad del artista”
Mientras la noche crecía, llegó el turno de Lorena Larrea Catterino. Arremetió con “Lucía de arena”, “Carrero Cachapecero”, “Cacique catán”, entre otros temas. Luego de su breve actuación, presentó a Alto Vuelo Estudio de Arte. El espectáculo tuvo una buena acogida por parte del público. Después expresó su felicidad diciendo que “fue una noche hermosa y cálida con la gente que nos acompañó. De esto se trata La Peña de Los Alonsitos, cedí el espacio a las nuevas figuras, a los nuevos artistas. Por eso luego de hacer mi apertura, dejé parte de mi tiempo para que Alto Vuelo Estudio de Arte mostrara sus potencialidades. Son jóvenes promesas de nuestro chamamé. Creo que tendrán mucho más escenario por delante y estoy feliz de poder ser mentora de este espacio que apuesta a una formación artística integral”, destacó Larrea Catterino. Ella junto con su hermana llevan adelante ese proyecto de Estudio Arte.
“Creo mucho en la generosidad del artista”, continúo. “Creo que el artista que está un paso más arriba, un poco más adelante, tiene el compromiso moral de guiar a los nuevos. Esto es lo que siento y creo, trabajo en ese sentido. Ojalá todos tuvieran ese compromiso. Los Alonsitos también piensan de esta manera y lo conversamos con Ariel”, concluyó.
Sobre el escenario pasaron, después, Luna Vallista y Quorum. Estos últimos interpretaron el Himno Nacional en los primeros minutos del día 9 de julio, en homenaje a los 203 años de la Independencia argentina. El clima de fiesta hizo que volvieran los sorteos, los bailes, los premios, lo que hizo que se dilatara bastante el tiempo que había entre la presentación de un artista y otro.

La voz
“Nos sentimos emocionados. Queremos aplaudirles por el acompañamiento en estas noches, nos sentimos queridos y mimados por el público de Corrientes. Queremos saludar y agradecer a todas las empresas que hicieron posible esta peña”, manifestaron Los Alonsitos ya sobre el escenario y después de brindar su último concierto de esta edición.
Uno minutos antes había actuado sobre el escenario Pedro Ríos, ex participante de La Voz Argentina. El músico desplegó un gran concierto con una banda potente, con clásicos chamameceros y temas románticos. “Ya había estado en La Peña, pero esta fue la primera vez que subí como solista. Fue todo muy lindo y la gente me recibió muy bien. Presenté a mi banda y estrené un video, estoy más que feliz”, contó el músico a la prensa visiblemente contento, alegre, soñador.  Mientas él hablaba con El Litoral, Los Alonsitos interpretaban “Puerto Tirol, “Niña del ñangapirí”, “El lunes puede esperar”, entre otros temas.

“Se concretó lo que 
soñamos”
El show de los anfitriones fue a toda fiesta y movilizó al público para recibir las comparsas de invierno. Mientras Ará Berá, la primera comparsa en pasar, hacía gala de su colorido, intensidad, baile y tema, Ariel Báez explicaba que se cumplió lo que habían soñado para La Peña. “Se proyectó y concretó lo que soñamos. Fue una noche mágica para nosotros, porque siempre intentamos poner todo lo mejor de nosotros para lograr que la gente se sintiera como en su casa y creemos que lo hemos logrado. Todo esto lo hicimos con dos expresiones artísticas que son importantes para los correntinos como el chamamé y el carnaval. Estamos felices y agradecidos a la TV Pública y a Radio Nacional que llevaron a todo el país esta fiesta”.
Por otro lado, destacó que esta peña incluyó a todos, fue totalmente abierta. “Fue inclusiva desde el público hasta la diversidad de artistas que pasó por el escenario. Fue emotivo ver un público conformado por gente de distintas edades, desde niños hasta abuelos, disfrutando de esta fiesta”. A la vez, agregó el fin solidario que animó esta fiesta, el 8º Encuentro de Personas con Displasia Ectodérmica: “Para ellos juntamos una cantidad importante de alimentos no perecederos. En ese encuentro que se realizará en pocos días más en Corrientes se hablará de una enfermedad muy rara, poco conocida y que La Peña tenga ese fin solidario nos ayuda a todos a comprender que hay gente que tiene una enfermedad extraña y que hay que invertir en ello para que haya más información. Si La Peña es una herramienta solidaria, bienvenida sea”, remarcó.

Consolidar la fiesta 
de invierno
La noche de fiesta iba terminando. Sobre el escenario estaban Los Alonsitos y en los alrededores, la comparsa Ará Berá aguardaba salir a escena. Trajes coloridos y la belleza dibujada en un gesto dulce se multiplicaban. Las chicas y algunos chicos con trajes imponentes ingresaron caminando de costado entre el público masivo, no podían hacerlo de frente por las dimensiones de sus espaldares. Al llegar a sus ubicaciones, la batería aguardaba mordiéndose los instrumentos en un gesto de explosión. Cuando entran en escena Los Alonsitos dialogaban con amigos, observaban la fiesta, se sacaban fotos. Ariel, por su parte, advirtió: “El desafío que nos queda en La Peña es afianzarnos en esta fecha de julio para que el carnaval pueda vivirse en invierno. Que estas dos expresiones, el chamamé y el carnaval, se puedan vivir en invierno, será un paso importante. Estamos acostumbrados a vivirlo en verano, pero estamos ahora ante una oportunidad importante de lograr que Corrientes tenga turismo de invierno, que todos puedan venir a La Peña de Los Alonsitos, que vengan a conocer Itatí, el Gauchito Gil, Empedrado, el Iberá. Ojalá La Peña sirva para eso”, deseó.
Mientras ingresaba la primera comparsa, afuera, en el parque Mitre, iban llegando los integrantes del Gallo, que cerraba la fiesta. Tras la presentación del Rayo, siguieron Saravá, Imperio Bahiano, Osiris y cerró Sapucay. (P. F.).

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

“Nuestro objetivo es consolidar La Peña del chamamé y el carnaval en Corrientes”

La propuesta que se extendió por cuatro noches incluyó diferentes ritmos folclóricos y cerró el lunes con un gran despliegue de comparsas locales. Fue una fiesta con un público heterogéneo. “Fue inclusiva desde la gente que nos acompañó hasta la diversidad que hubo en el escenario”, resumió uno de sus organizadores.
 

Ya nadie sentía frío al tener un vaso helado en la mano. El lunes se despidió La Peña de Los Alonsitos con un clima inmejorable, había aumentado la temperatura con respecto a las primeras jornadas y las bebidas, como la cerveza y el vino, corrían con más rapidez. Los niños bebiendo gaseosas también fue una imagen que se extendió en el ambiente. El público se movía más flojo de abrigos, incluso los más osados y osadas iban en mangas cortas.
Minutos después de las 22 comenzó el ballet y el primer conjunto en subir al escenario fue Esteban Aguirre Espíndola, “El Pichoncito del acordeón”, quien ejecutó clásicos del género al mejor estilo tarragosero: chamamé bailantero y brioso que el público acompañó en todo el estadio José Jorge Contte del Club de Regatas.
El repertorio incluyó también temas románticos. Una pareja se trenzaba en un baile suave, se hamacaba con sus rostros casi pegados, con los ojos cerrados y sonrisas amplias. “Romántica muchacha te profeso, tus recuerdos están siempre latentes, mirándote a los ojos te diría, que te sigo queriendo como siempre”, sonaba un fragmento del chamamé “Bajo un ceibo en flor”.
“Queremos agradecer a Los Alonsitos por este espacio dado a los jóvenes. Estar en este escenario es importante para nosotros”, manifestó en el cierre de su presentación Esteban Aguirre.

“Creo en la generosidad del artista”
Mientras la noche crecía, llegó el turno de Lorena Larrea Catterino. Arremetió con “Lucía de arena”, “Carrero Cachapecero”, “Cacique catán”, entre otros temas. Luego de su breve actuación, presentó a Alto Vuelo Estudio de Arte. El espectáculo tuvo una buena acogida por parte del público. Después expresó su felicidad diciendo que “fue una noche hermosa y cálida con la gente que nos acompañó. De esto se trata La Peña de Los Alonsitos, cedí el espacio a las nuevas figuras, a los nuevos artistas. Por eso luego de hacer mi apertura, dejé parte de mi tiempo para que Alto Vuelo Estudio de Arte mostrara sus potencialidades. Son jóvenes promesas de nuestro chamamé. Creo que tendrán mucho más escenario por delante y estoy feliz de poder ser mentora de este espacio que apuesta a una formación artística integral”, destacó Larrea Catterino. Ella junto con su hermana llevan adelante ese proyecto de Estudio Arte.
“Creo mucho en la generosidad del artista”, continúo. “Creo que el artista que está un paso más arriba, un poco más adelante, tiene el compromiso moral de guiar a los nuevos. Esto es lo que siento y creo, trabajo en ese sentido. Ojalá todos tuvieran ese compromiso. Los Alonsitos también piensan de esta manera y lo conversamos con Ariel”, concluyó.
Sobre el escenario pasaron, después, Luna Vallista y Quorum. Estos últimos interpretaron el Himno Nacional en los primeros minutos del día 9 de julio, en homenaje a los 203 años de la Independencia argentina. El clima de fiesta hizo que volvieran los sorteos, los bailes, los premios, lo que hizo que se dilatara bastante el tiempo que había entre la presentación de un artista y otro.

La voz
“Nos sentimos emocionados. Queremos aplaudirles por el acompañamiento en estas noches, nos sentimos queridos y mimados por el público de Corrientes. Queremos saludar y agradecer a todas las empresas que hicieron posible esta peña”, manifestaron Los Alonsitos ya sobre el escenario y después de brindar su último concierto de esta edición.
Uno minutos antes había actuado sobre el escenario Pedro Ríos, ex participante de La Voz Argentina. El músico desplegó un gran concierto con una banda potente, con clásicos chamameceros y temas románticos. “Ya había estado en La Peña, pero esta fue la primera vez que subí como solista. Fue todo muy lindo y la gente me recibió muy bien. Presenté a mi banda y estrené un video, estoy más que feliz”, contó el músico a la prensa visiblemente contento, alegre, soñador.  Mientas él hablaba con El Litoral, Los Alonsitos interpretaban “Puerto Tirol, “Niña del ñangapirí”, “El lunes puede esperar”, entre otros temas.

“Se concretó lo que 
soñamos”
El show de los anfitriones fue a toda fiesta y movilizó al público para recibir las comparsas de invierno. Mientras Ará Berá, la primera comparsa en pasar, hacía gala de su colorido, intensidad, baile y tema, Ariel Báez explicaba que se cumplió lo que habían soñado para La Peña. “Se proyectó y concretó lo que soñamos. Fue una noche mágica para nosotros, porque siempre intentamos poner todo lo mejor de nosotros para lograr que la gente se sintiera como en su casa y creemos que lo hemos logrado. Todo esto lo hicimos con dos expresiones artísticas que son importantes para los correntinos como el chamamé y el carnaval. Estamos felices y agradecidos a la TV Pública y a Radio Nacional que llevaron a todo el país esta fiesta”.
Por otro lado, destacó que esta peña incluyó a todos, fue totalmente abierta. “Fue inclusiva desde el público hasta la diversidad de artistas que pasó por el escenario. Fue emotivo ver un público conformado por gente de distintas edades, desde niños hasta abuelos, disfrutando de esta fiesta”. A la vez, agregó el fin solidario que animó esta fiesta, el 8º Encuentro de Personas con Displasia Ectodérmica: “Para ellos juntamos una cantidad importante de alimentos no perecederos. En ese encuentro que se realizará en pocos días más en Corrientes se hablará de una enfermedad muy rara, poco conocida y que La Peña tenga ese fin solidario nos ayuda a todos a comprender que hay gente que tiene una enfermedad extraña y que hay que invertir en ello para que haya más información. Si La Peña es una herramienta solidaria, bienvenida sea”, remarcó.

Consolidar la fiesta 
de invierno
La noche de fiesta iba terminando. Sobre el escenario estaban Los Alonsitos y en los alrededores, la comparsa Ará Berá aguardaba salir a escena. Trajes coloridos y la belleza dibujada en un gesto dulce se multiplicaban. Las chicas y algunos chicos con trajes imponentes ingresaron caminando de costado entre el público masivo, no podían hacerlo de frente por las dimensiones de sus espaldares. Al llegar a sus ubicaciones, la batería aguardaba mordiéndose los instrumentos en un gesto de explosión. Cuando entran en escena Los Alonsitos dialogaban con amigos, observaban la fiesta, se sacaban fotos. Ariel, por su parte, advirtió: “El desafío que nos queda en La Peña es afianzarnos en esta fecha de julio para que el carnaval pueda vivirse en invierno. Que estas dos expresiones, el chamamé y el carnaval, se puedan vivir en invierno, será un paso importante. Estamos acostumbrados a vivirlo en verano, pero estamos ahora ante una oportunidad importante de lograr que Corrientes tenga turismo de invierno, que todos puedan venir a La Peña de Los Alonsitos, que vengan a conocer Itatí, el Gauchito Gil, Empedrado, el Iberá. Ojalá La Peña sirva para eso”, deseó.
Mientras ingresaba la primera comparsa, afuera, en el parque Mitre, iban llegando los integrantes del Gallo, que cerraba la fiesta. Tras la presentación del Rayo, siguieron Saravá, Imperio Bahiano, Osiris y cerró Sapucay. (P. F.).