Gabriel Romero: “La Fiesta es el punto más alto de la difusión del chamamé”
ellitoral.com.ar

Gabriel Romero: “La Fiesta es el punto más alto de la difusión del chamamé”

“La Experiencia Chamamé significa entrar a un mundo donde el género musical y la danza son una parte indisoluble de nuestra forma de vida”, destaca el arquitecto Gabriel Romero.
imagen_1
imagen_2
imagen_3

Paulo Ferreyra
Especial para El Litoral

Afuera todavía el sol es abrasador, todo es blanco y algunos caminan con la frente vidriosa. En el Teatro Vera por momentos llueve personas para comprar sus entradas a la Fiesta Nacional del Chamamé. Muchas las buscan para este fin de semana y para el siguiente, “un alto porcentaje ya pregunta cuándo estará Mario Bofill”, cuentan en el lugar. Una cuadra antes del teatro se encuentra el Instituto de Cultura, ahí en su oficina se halla el presidente del Instituto, el arquitecto Gabriel Romero. Hoy lleva remera verde, jeans y alpargatas verdes. Recibe a El Litoral y sonríe con cautela.
El arquitecto Romero está al frente del Instituto desde diciembre del 2009. “Cuando me enteré de que íbamos a estar acá comencé con un equipo a trabajar sobre la 20ª Fiesta Nacional del Chamamé que se realizó en enero del 2010. Una de las cosas que faltaba era la televisación. Fuimos los primeros que gestionamos la televisación a nivel nacional. También fuimos los primeros en trabajar más abiertamente con los medios”, explica.  


“Buscamos pensar el chamamé como una expresión íntegra que vincula el paisaje, las tradiciones, la historia y nuestra forma de vida”.


“Nosotros hicimos punta en trabajar con la tecnología 2.0 y en las redes sociales.  Esto permitió un acercamiento y un lazo con la juventud que fue muy importante. Esta conexión sigue marcando un punto de inflexión hoy en la Fiesta Nacional del Chamamé. Esto lo hicimos allá en el 2010 y lo seguimos trabajando en cada edición de la Fiesta. Este año está disponible para todos la App para celulares Experiencia Chamamé. Ahí se puede encontrar información actualizada y todos los detalles de la programación”, cuenta el arquitecto Romero. 
La oficina esta abarrotada de papeles, hay libros en distintos muebles y esparcidos al voleo en la mesa. Hay cuadros, fotos, esculturas, un pocillo de café seco y un vaso de agua fresca. Alguien llama a la puerta, pide que aguarden un momento, deja sobre la mesa ratona un calendario 2019 donde se barajan las fechas para la próxima edición de la Fiesta del Chamamé y los Carnavales de Corrientes. “¿Por dónde arrancamos?”, pregunta y suelta el celular por un momento.
- ¿Qué significa este slogan de “Experiencia Chamamé”?
Esto tiene relación con una cuestión central de pensar al chamamé más allá de la música y la danza. Buscamos pensar el chamamé como una expresión íntegra que vincula el paisaje, las tradiciones, la historia, la forma de vida. Entonces “Experiencia Chamamé” es meterte en un mundo donde el género musical y la danza son una parte que está ligada indisolublemente a la forma de vida de los correntinos. 
Una persona, al escuchar un chamamé, se transporta a un lugar particular como pueden ser los esteros, los ríos, un lapacho, una laguna, la vegetación, un pueblo o una ciudad. El chamamé te puede transportar al patrimonio arquitectónico de Corrientes que es muy rico y valioso en la provincia. Entonces “Experiencia Chamamé” viene por esta vertiente. En el seno de la organización cuando pensamos el título 2018, allá por enero del 2017, la perspectiva tenía que ver con introducírnos en un mundo particular donde están ligados la naturaleza, la cultura, la música y el baile.


“En esta edición volvimos a la raíz del chamamé y sólo hay dos músicos excepcionales que no son del género como Litto Nebbia y Lito Vitale”.  


- ¿Qué impronta tiene este concepto en la grilla de la Fiesta Nacional del Chamamé?
- Desde que hemos podido mostrar la grilla, el público pudo observar que en esta Fiesta del Chamamé volvemos a la raíz del género. Si prestamos atención no hay músicos que no sean chamameceros, fundamentalmente son todos chamameceros, sólo hay dos excepciones que son Litto Nebbia - que tendrá en un participación espacial con los Hermanos Núñez - y Lito Vitale. Entonces desde la programación se está ofreciendo una propuesta central puesta sólo en el chamamé y los músicos chamameceros. Por esta razón no hemos mezclado con músicos de otras vertientes que nos gustan. En el país tenemos otros músicos que traccionan la venta y eso es indudable, que pueden incluso proyectar la Fiesta a otros ámbitos. 
- Ya en el filo del comienzo de la Fiesta se conocieron que serán 24 números artísticos por noche, ¿no es un número desmedido?
- Es un número elevado, pero año tras año es muy difícil hacer la programación. Es complejo tomar la decisión de dejar afuera a determinados artistas y darle la oportunidad a otros. Este año primero trabajamos con una idea de las raíces, empezando por hacer un homenaje a los valores que nos han dejado en el 2017, como Marily Morales Segovia, Pocho Roch, Toto Semhan. Además, enfatizamos el regreso de grandes figuras como Ricardo Tito Gómez, Ramona Galarza y Ofelia Leiva. 
Quizás valga esta oportunidad para explicar que en todo momento y todas las acciones que hacemos tenemos dos miradas, por un lado ponemos foco en la tradición, la historia, pero al mismo tiempo tenemos nuestros ojos puestos en el futuro con los jóvenes, las nuevas generaciones, los nuevos aportes al chamamé que nos ofrecen los noveles compositores. Estas dos cuestiones hacen un contrapunto importante para brindar una propuesta artística que sea representativa bajo este concepto de “Experiencia Chamamé”.
Además, tengo que señalar que en esta edición buscamos vender un producto que sea integral, donde también está la gastronomía y la cultura de nuestro pueblo. 
- Ese es un punto fuerte este año, la gastronomía.
Así es, desde la gastronomía este año habrá algo muy especial. En el predio del Anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola estamos trabajando en una propuesta gastronómica que tiene relación con las comidas típicas de Corrientes.  Habrá un stand de cocineros del Iberá, uno de chipá y otro comida tradicional. Estas ofertas entendemos que amplían las opciones para quienes están en la Fiesta y enriquece la propuesta en relación a otras ediciones de la Fiesta Nacional del Chamamé. Buscamos también poner el foco en que esto sea una vidriera no sólo de la música y de la danza sino también de nuestra cultura, de nuestro ‘ñanderekó’, nuestra forma de ser y estar en el mundo.
- Usted ha manifestado que la Fiesta es el resultado del esfuerzo de otros organismos del Estado, instituciones y empresas privadas que aportan para la Fiesta. ¿Cuál ha sido el aporte del Gobierno nacional en esta edición?
- Desde Nación tenemos aportes desde el Sistema de Medios y Contenidos Públicos. Esto nos permite tener la posibilidad de contar con la transmisión de la Televisión Pública y todo lo que implica la logística de la pantalla nacional con sus repetidoras en todo el país. Además, con el Ministerio de Cultura de la Nación estamos trabajando en otros aportes que no están referidos a la Fiesta, sino a otras áreas que viene trabajando el Instituto de Cultura de la Provincia de Corrientes. 
- La previa de la Fiesta se vivió a pleno con el ciclo “Chamamé con Todos”, ¿a qué se debió este cambio de denominación? 
- Antes, este ciclo que recorría hospitales, penitenciarías, hogares, plazas, se denominaba “Chamamé Solidario”, pero creímos que no hacía justicia al concepto general de la Fiesta. Permanentemente estamos analizando y evaluando las acciones que llevamos a cabo. Este año acordamos en que “Chamamé con Todos” hacía más justicia a este concepto de una fiesta inclusiva para todos los correntinos. Este título acerca a toda la sociedad bajo esta premisa de que el chamamé es integrador y participativo. 
- Por estos días se está realizando una nueva edición del Mercado del Chamamé y mañana, desde Misiones, se lanza “El Paraná es Chamamé”, ¿cómo se motorizan estas acciones?
- Bajo la gestión se hicieron cosas que fueron iniciativas propias y otras son realidades que nos fueron sucediendo. Hablar de las industrias culturales hace 20 años atrás era impensado, nosotros nos vamos adecuando al tiempo que vivimos y a la demanda que tenemos hoy en día. Cuando Norberto Lischinsky trabajó en el primer Gobierno de Ricardo Colombi apuntalando la Fiesta del Chamame, no había pantalla como hay ahora, el desarrollo de las redes sociales no era lo que tenemos en nuestros días. Nosotros somos producto de un tiempo particular. 
Creo que el aporte más importante que hizo nuestra gestión es, en principio, sostener y darle continuidad a la Fiesta. Lo segundo tiene que ver con el marketing. Nosotros logramos hacer presentaciones en lugares que fueron paradigmáticos para la historia cultural del país. Durante los últimos años hicimos presentaciones en la Fundación Konex, Teatro Colón, Usina del Arte. Se ha trabajado en el marketing que nos permitió abrir la jugada y también traer a periodistas de medios nacionales que ayudaron en su momento a la difusión de la Fiesta.
- ¿Qué podrán encontrar los espectadores que vayan al Anfiteatro Cocomarola a nivel escénico? 
- La puesta siempre es sostener y mejorar todo lo que podamos ofrecer al público que está en el anfiteatro y al televidente. El escenario se destaca por las pantallas centrales y laterales. Ahí, además de la gráfica central de la Fiesta, la intención es mostrar los paisajes de Corrientes. Durante el año se han registrado parte de la rica geografía correntina y a lo largo de las próximas diez noches, queremos mostrar lo que somos también a través de esas imágenes. La riqueza paisajística que tiene la provincia puede potenciarse aquí y es un recurso que lo estamos usando. 
En la parte posterior, se está organizando un paseo de comidas, con platos tradicionales que esperamos resulte muy bien y será un gran atractivo para todos.  Además, habrá un stand del Ministerio de Turismo con  quienes venimos trabajando desde hace unos años.  
Se ha trabajado también para ampliar los camarines. Esto último lo hicimos ya en el anfiteatro para el festival Taragüí Rock y ahora se adaptó para la Fiesta. Durante la Fiesta Nacional del Chamamé habrá un día en que estarán 140 bailarines porque participarán el Ballet Oficial y el Ballet Nacional, para estas cuestiones necesitamos tener espacios amplios y seguro para todos.
- Por último, ¿en qué acciones se trabajará durante el presente año en favor del chamamé?
- Muchos ahora ven y hablan del trabajo de diez días del chamamé. Sin embargo, durante todo el año hemos realizado labores en torno al género y en varias dimensiones. Se han dado apoyos concreto a los artistas que sostienen con su trabajo durante todo el año este género chamamecero, desde el Gobierno provincial hicieron aportes también desde diferentes áreas. Desde la Asociación de Músicos Correntinos, en su momento, el gobernador Ricardo Colombi firmó un convenio para que tengan una obra social y se colaboró en determinadas cuestiones en favor de los músicos. Hay contrataciones y se trata de dar trabajo desde distintas áreas del gobierno. También se apoyó la producción discográfica y con Aadi (Asociación de Autores...) se editaron los discos de los ganadores de la Pre Fiesta Nacional del Chamamé. 
Entonces, hay apoyo al género en diferentes momentos y también en la difusión del chamamé. La Fiesta es el punto más alto de la difusión del género chamamecero. En el último año se ha trabajado primero en la declaración del Chamamé como Patrimonio del Mercosur, esto tuvo lugar en junio del 2017 en la reunión de ministros del Mercosur donde todos firmaron a favor de esta declaración. Ahí se sostuvo este apoyo al género más importante de la gran región chamamecera. 
En marzo del 2017 presentamos la postulación para que el chamamé forme parte de la lista representativa del patrimonio inmaterial  de la humanidad. Así, ese es el nombre correcto. En junio hicimos dos actividades con el ministro Lombardi, uno en la Embajada Argentina en Francia y otro en la Unesco. En ese marco expusimos las razones por las que pretendemos y por las que postulamos al chamamé. El chamamé no es sólo música y danza, sino que también es algo muy profundo que enlaza diferentes aspectos de la cultura correntina.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

Gabriel Romero: “La Fiesta es el punto más alto de la difusión del chamamé”

“La Experiencia Chamamé significa entrar a un mundo donde el género musical y la danza son una parte indisoluble de nuestra forma de vida”, destaca el arquitecto Gabriel Romero.
“La Experiencia Chamamé significa entrar a un mundo donde el género musical y la danza son una parte indisoluble de nuestra forma de vida”, destaca el arquitecto Gabriel Romero.

Paulo Ferreyra
Especial para El Litoral

Afuera todavía el sol es abrasador, todo es blanco y algunos caminan con la frente vidriosa. En el Teatro Vera por momentos llueve personas para comprar sus entradas a la Fiesta Nacional del Chamamé. Muchas las buscan para este fin de semana y para el siguiente, “un alto porcentaje ya pregunta cuándo estará Mario Bofill”, cuentan en el lugar. Una cuadra antes del teatro se encuentra el Instituto de Cultura, ahí en su oficina se halla el presidente del Instituto, el arquitecto Gabriel Romero. Hoy lleva remera verde, jeans y alpargatas verdes. Recibe a El Litoral y sonríe con cautela.
El arquitecto Romero está al frente del Instituto desde diciembre del 2009. “Cuando me enteré de que íbamos a estar acá comencé con un equipo a trabajar sobre la 20ª Fiesta Nacional del Chamamé que se realizó en enero del 2010. Una de las cosas que faltaba era la televisación. Fuimos los primeros que gestionamos la televisación a nivel nacional. También fuimos los primeros en trabajar más abiertamente con los medios”, explica.  


“Buscamos pensar el chamamé como una expresión íntegra que vincula el paisaje, las tradiciones, la historia y nuestra forma de vida”.


“Nosotros hicimos punta en trabajar con la tecnología 2.0 y en las redes sociales.  Esto permitió un acercamiento y un lazo con la juventud que fue muy importante. Esta conexión sigue marcando un punto de inflexión hoy en la Fiesta Nacional del Chamamé. Esto lo hicimos allá en el 2010 y lo seguimos trabajando en cada edición de la Fiesta. Este año está disponible para todos la App para celulares Experiencia Chamamé. Ahí se puede encontrar información actualizada y todos los detalles de la programación”, cuenta el arquitecto Romero. 
La oficina esta abarrotada de papeles, hay libros en distintos muebles y esparcidos al voleo en la mesa. Hay cuadros, fotos, esculturas, un pocillo de café seco y un vaso de agua fresca. Alguien llama a la puerta, pide que aguarden un momento, deja sobre la mesa ratona un calendario 2019 donde se barajan las fechas para la próxima edición de la Fiesta del Chamamé y los Carnavales de Corrientes. “¿Por dónde arrancamos?”, pregunta y suelta el celular por un momento.
- ¿Qué significa este slogan de “Experiencia Chamamé”?
Esto tiene relación con una cuestión central de pensar al chamamé más allá de la música y la danza. Buscamos pensar el chamamé como una expresión íntegra que vincula el paisaje, las tradiciones, la historia, la forma de vida. Entonces “Experiencia Chamamé” es meterte en un mundo donde el género musical y la danza son una parte que está ligada indisolublemente a la forma de vida de los correntinos. 
Una persona, al escuchar un chamamé, se transporta a un lugar particular como pueden ser los esteros, los ríos, un lapacho, una laguna, la vegetación, un pueblo o una ciudad. El chamamé te puede transportar al patrimonio arquitectónico de Corrientes que es muy rico y valioso en la provincia. Entonces “Experiencia Chamamé” viene por esta vertiente. En el seno de la organización cuando pensamos el título 2018, allá por enero del 2017, la perspectiva tenía que ver con introducírnos en un mundo particular donde están ligados la naturaleza, la cultura, la música y el baile.


“En esta edición volvimos a la raíz del chamamé y sólo hay dos músicos excepcionales que no son del género como Litto Nebbia y Lito Vitale”.  


- ¿Qué impronta tiene este concepto en la grilla de la Fiesta Nacional del Chamamé?
- Desde que hemos podido mostrar la grilla, el público pudo observar que en esta Fiesta del Chamamé volvemos a la raíz del género. Si prestamos atención no hay músicos que no sean chamameceros, fundamentalmente son todos chamameceros, sólo hay dos excepciones que son Litto Nebbia - que tendrá en un participación espacial con los Hermanos Núñez - y Lito Vitale. Entonces desde la programación se está ofreciendo una propuesta central puesta sólo en el chamamé y los músicos chamameceros. Por esta razón no hemos mezclado con músicos de otras vertientes que nos gustan. En el país tenemos otros músicos que traccionan la venta y eso es indudable, que pueden incluso proyectar la Fiesta a otros ámbitos. 
- Ya en el filo del comienzo de la Fiesta se conocieron que serán 24 números artísticos por noche, ¿no es un número desmedido?
- Es un número elevado, pero año tras año es muy difícil hacer la programación. Es complejo tomar la decisión de dejar afuera a determinados artistas y darle la oportunidad a otros. Este año primero trabajamos con una idea de las raíces, empezando por hacer un homenaje a los valores que nos han dejado en el 2017, como Marily Morales Segovia, Pocho Roch, Toto Semhan. Además, enfatizamos el regreso de grandes figuras como Ricardo Tito Gómez, Ramona Galarza y Ofelia Leiva. 
Quizás valga esta oportunidad para explicar que en todo momento y todas las acciones que hacemos tenemos dos miradas, por un lado ponemos foco en la tradición, la historia, pero al mismo tiempo tenemos nuestros ojos puestos en el futuro con los jóvenes, las nuevas generaciones, los nuevos aportes al chamamé que nos ofrecen los noveles compositores. Estas dos cuestiones hacen un contrapunto importante para brindar una propuesta artística que sea representativa bajo este concepto de “Experiencia Chamamé”.
Además, tengo que señalar que en esta edición buscamos vender un producto que sea integral, donde también está la gastronomía y la cultura de nuestro pueblo. 
- Ese es un punto fuerte este año, la gastronomía.
Así es, desde la gastronomía este año habrá algo muy especial. En el predio del Anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola estamos trabajando en una propuesta gastronómica que tiene relación con las comidas típicas de Corrientes.  Habrá un stand de cocineros del Iberá, uno de chipá y otro comida tradicional. Estas ofertas entendemos que amplían las opciones para quienes están en la Fiesta y enriquece la propuesta en relación a otras ediciones de la Fiesta Nacional del Chamamé. Buscamos también poner el foco en que esto sea una vidriera no sólo de la música y de la danza sino también de nuestra cultura, de nuestro ‘ñanderekó’, nuestra forma de ser y estar en el mundo.
- Usted ha manifestado que la Fiesta es el resultado del esfuerzo de otros organismos del Estado, instituciones y empresas privadas que aportan para la Fiesta. ¿Cuál ha sido el aporte del Gobierno nacional en esta edición?
- Desde Nación tenemos aportes desde el Sistema de Medios y Contenidos Públicos. Esto nos permite tener la posibilidad de contar con la transmisión de la Televisión Pública y todo lo que implica la logística de la pantalla nacional con sus repetidoras en todo el país. Además, con el Ministerio de Cultura de la Nación estamos trabajando en otros aportes que no están referidos a la Fiesta, sino a otras áreas que viene trabajando el Instituto de Cultura de la Provincia de Corrientes. 
- La previa de la Fiesta se vivió a pleno con el ciclo “Chamamé con Todos”, ¿a qué se debió este cambio de denominación? 
- Antes, este ciclo que recorría hospitales, penitenciarías, hogares, plazas, se denominaba “Chamamé Solidario”, pero creímos que no hacía justicia al concepto general de la Fiesta. Permanentemente estamos analizando y evaluando las acciones que llevamos a cabo. Este año acordamos en que “Chamamé con Todos” hacía más justicia a este concepto de una fiesta inclusiva para todos los correntinos. Este título acerca a toda la sociedad bajo esta premisa de que el chamamé es integrador y participativo. 
- Por estos días se está realizando una nueva edición del Mercado del Chamamé y mañana, desde Misiones, se lanza “El Paraná es Chamamé”, ¿cómo se motorizan estas acciones?
- Bajo la gestión se hicieron cosas que fueron iniciativas propias y otras son realidades que nos fueron sucediendo. Hablar de las industrias culturales hace 20 años atrás era impensado, nosotros nos vamos adecuando al tiempo que vivimos y a la demanda que tenemos hoy en día. Cuando Norberto Lischinsky trabajó en el primer Gobierno de Ricardo Colombi apuntalando la Fiesta del Chamame, no había pantalla como hay ahora, el desarrollo de las redes sociales no era lo que tenemos en nuestros días. Nosotros somos producto de un tiempo particular. 
Creo que el aporte más importante que hizo nuestra gestión es, en principio, sostener y darle continuidad a la Fiesta. Lo segundo tiene que ver con el marketing. Nosotros logramos hacer presentaciones en lugares que fueron paradigmáticos para la historia cultural del país. Durante los últimos años hicimos presentaciones en la Fundación Konex, Teatro Colón, Usina del Arte. Se ha trabajado en el marketing que nos permitió abrir la jugada y también traer a periodistas de medios nacionales que ayudaron en su momento a la difusión de la Fiesta.
- ¿Qué podrán encontrar los espectadores que vayan al Anfiteatro Cocomarola a nivel escénico? 
- La puesta siempre es sostener y mejorar todo lo que podamos ofrecer al público que está en el anfiteatro y al televidente. El escenario se destaca por las pantallas centrales y laterales. Ahí, además de la gráfica central de la Fiesta, la intención es mostrar los paisajes de Corrientes. Durante el año se han registrado parte de la rica geografía correntina y a lo largo de las próximas diez noches, queremos mostrar lo que somos también a través de esas imágenes. La riqueza paisajística que tiene la provincia puede potenciarse aquí y es un recurso que lo estamos usando. 
En la parte posterior, se está organizando un paseo de comidas, con platos tradicionales que esperamos resulte muy bien y será un gran atractivo para todos.  Además, habrá un stand del Ministerio de Turismo con  quienes venimos trabajando desde hace unos años.  
Se ha trabajado también para ampliar los camarines. Esto último lo hicimos ya en el anfiteatro para el festival Taragüí Rock y ahora se adaptó para la Fiesta. Durante la Fiesta Nacional del Chamamé habrá un día en que estarán 140 bailarines porque participarán el Ballet Oficial y el Ballet Nacional, para estas cuestiones necesitamos tener espacios amplios y seguro para todos.
- Por último, ¿en qué acciones se trabajará durante el presente año en favor del chamamé?
- Muchos ahora ven y hablan del trabajo de diez días del chamamé. Sin embargo, durante todo el año hemos realizado labores en torno al género y en varias dimensiones. Se han dado apoyos concreto a los artistas que sostienen con su trabajo durante todo el año este género chamamecero, desde el Gobierno provincial hicieron aportes también desde diferentes áreas. Desde la Asociación de Músicos Correntinos, en su momento, el gobernador Ricardo Colombi firmó un convenio para que tengan una obra social y se colaboró en determinadas cuestiones en favor de los músicos. Hay contrataciones y se trata de dar trabajo desde distintas áreas del gobierno. También se apoyó la producción discográfica y con Aadi (Asociación de Autores...) se editaron los discos de los ganadores de la Pre Fiesta Nacional del Chamamé. 
Entonces, hay apoyo al género en diferentes momentos y también en la difusión del chamamé. La Fiesta es el punto más alto de la difusión del género chamamecero. En el último año se ha trabajado primero en la declaración del Chamamé como Patrimonio del Mercosur, esto tuvo lugar en junio del 2017 en la reunión de ministros del Mercosur donde todos firmaron a favor de esta declaración. Ahí se sostuvo este apoyo al género más importante de la gran región chamamecera. 
En marzo del 2017 presentamos la postulación para que el chamamé forme parte de la lista representativa del patrimonio inmaterial  de la humanidad. Así, ese es el nombre correcto. En junio hicimos dos actividades con el ministro Lombardi, uno en la Embajada Argentina en Francia y otro en la Unesco. En ese marco expusimos las razones por las que pretendemos y por las que postulamos al chamamé. El chamamé no es sólo música y danza, sino que también es algo muy profundo que enlaza diferentes aspectos de la cultura correntina.