ellitoral.com.ar

Sabado 17de Noviembre de 2018CORRIENTES25°Pronóstico Extendidoclima_parcial_noche

Dolar Compra:$35,10

Dolar Venta:$36,90

Por segundo día continúa el paro de choferes de ERSA:

8 de noviembre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1844... y nacía Plácido Martínez, en Santa Lucía. Su padre, Vicente Ignacio Martínez, había sido comandante militar de Esquina y en 1826 había representado a Misiones en el Congreso Constituyente.
Lo dijo J. Alfredo Ferreira: “Entre tantos varones conspicuos, Plácido es la figura más gloriosa de Corrientes en la segunda mitad del siglo XIX. Dio todo lo que pudo dar, con pasión viril y generosa, y no pidió ni quiso nada, sino la reacción natural de sus propias acciones. 
Y bien; ideales constitucionales agitaron la generación de Plácido, y se empeñó en un trabajo áspero y cruel, en que se jugaba a cada momento la vida, más que en los quehaceres de las minas o de la zafra primitiva. Aún estando su partido en el poder, se lo ha visto a Plácido con los botines rotos, sonriente y bueno como la aurora”.
A la escuela de Goya concurrió para aprender a leer y escribir con el maestro José Eusebio Gómez y más tarde continuó sus estudios en el Colegio de Concepción del Uruguay. Sin terminar sus estudios secundarios retornó a Goya, donde se había radicado su familia.
Iniciada la guerra con el Paraguay, Plácido Martínez se incorporó como cadete en el famoso Batallón 1º de Corrientes, creado por el coronel Desiderio Sosa, cuerpo que con sus actos heroicos enalteció el nombre de la provincia. 
Debutó en Yatay y enseguida participó de la recuperación de Uruguayana. Al pasar la contienda a suelo paraguayo, participó de todas las batallas y tuvo una descollante actuación. Una enfermedad contraída en la cruenta campaña hizo que volviera a Goya con el grado de Capitán a principios de 1869 y se entregó a las tareas rurales.
Participó activamente en la lucha contra Ricardo López Jordán y al efecto organizó el “Batallón Goya”. En la batalla del Tabaco, el 4 de marzo de 1872, actuó en las tropas comandadas por el coronel Santiago Baibiene.

¿Te gustó la nota?
Comentarios
Logo

8 de noviembre

Por Juan Carlos Raffo

Corría el año 1844... y nacía Plácido Martínez, en Santa Lucía. Su padre, Vicente Ignacio Martínez, había sido comandante militar de Esquina y en 1826 había representado a Misiones en el Congreso Constituyente.
Lo dijo J. Alfredo Ferreira: “Entre tantos varones conspicuos, Plácido es la figura más gloriosa de Corrientes en la segunda mitad del siglo XIX. Dio todo lo que pudo dar, con pasión viril y generosa, y no pidió ni quiso nada, sino la reacción natural de sus propias acciones. 
Y bien; ideales constitucionales agitaron la generación de Plácido, y se empeñó en un trabajo áspero y cruel, en que se jugaba a cada momento la vida, más que en los quehaceres de las minas o de la zafra primitiva. Aún estando su partido en el poder, se lo ha visto a Plácido con los botines rotos, sonriente y bueno como la aurora”.
A la escuela de Goya concurrió para aprender a leer y escribir con el maestro José Eusebio Gómez y más tarde continuó sus estudios en el Colegio de Concepción del Uruguay. Sin terminar sus estudios secundarios retornó a Goya, donde se había radicado su familia.
Iniciada la guerra con el Paraguay, Plácido Martínez se incorporó como cadete en el famoso Batallón 1º de Corrientes, creado por el coronel Desiderio Sosa, cuerpo que con sus actos heroicos enalteció el nombre de la provincia. 
Debutó en Yatay y enseguida participó de la recuperación de Uruguayana. Al pasar la contienda a suelo paraguayo, participó de todas las batallas y tuvo una descollante actuación. Una enfermedad contraída en la cruenta campaña hizo que volviera a Goya con el grado de Capitán a principios de 1869 y se entregó a las tareas rurales.
Participó activamente en la lucha contra Ricardo López Jordán y al efecto organizó el “Batallón Goya”. En la batalla del Tabaco, el 4 de marzo de 1872, actuó en las tropas comandadas por el coronel Santiago Baibiene.